lunes, 26 de octubre de 2015

Crítica: The Hallow

El imaginario del ser humano para bien o para mal, no tiene límites. A lo largo de los años, hemos inventado mil y una historias con mil y un propósitos que han ido transmitiéndose de generación en generación con variopintas consecuencias. En algunas ocasiones, para adoctrinar (controlar) al rebaño y manipular a las masas cual zombies (véase la religión) en otras, para fines algo menos despreciables y lucrativos, por ejemplo, hacer que los niños se porten bien o se vayan a la cama (véase el folclore popular). Pues es de esto segundo, de lo que se nutre “The Hallow” para enfrentarnos una vez más, a uno de los mayores terrores del ser humano, su propia imaginación.

El folclore siempre ha sido fuente inagotable de historias y por extensión, el arte siempre se ha nutrido de él. Cine y literatura han puesto palabras e imágenes a todas esas historias ancestrales que una vez, surgieron de la mente de alguien y que con el paso del tiempo, se fueron extendiendo y perdurando en el tiempo. Uno de los folclores más ricos y explotados en el mundo del cine, ha sido el irlandés, legado de algún celta que un día cualquiera no se le ocurrió otra forma de matar el tiempo que ponerse a inventar historias y criaturas fantásticas. A dicha invención, hay que sumar otras características innatas del ser humano como su extrema curiosidad o el miedo a los desconocido, para entender la fácil propagación del virus. 

Cineastas como Guillermo del Toro, han basado gran parte de su filmografía en dicho folclore. “El Laberinto del Fauno” (“Pan´s Labyrinth”, 2006) o las dos entregas de “Hellboy”, en especial la fantástica secuela de 2008 “Hellboy 2: El Ejército Dorado” (“Hellboy 2: The Golden Army”) están completamente basadas en la fantasía celta. Pero si indagamos un poco más en su haber, veremos que todas sus películas, beben de imaginerías populares como bien pueden ser “Cronos” (1993) del vampirismo o “Pacific Rim” de la cultura nipona. Podríamos hacer una lista interminable de títulos que han sido en mayor o menor medida, influenciados por el folclore popular. 

Corin Hardy, de quien dicen será el encargado de dirigir el infausto remake de “El Cuervo” (“The Crow”, Alex Proyas, 1994) que ya parece estar gestando el útero de esa, infernal en ocasiones madre que es Hollywood, se adentra una vez más en la cultura popular irlandesa para llevarnos de la mano a los más profundo del bosque en este su debut de largo “The Hallow”. En él, vuelve a poner sobre la mesa la no siempre simbiótica relación entre el hombre y la naturaleza. La madre tierra, explotada a lo largo de la historia por la más destructiva de las criaturas que en ella habita, traza aquí la linea cuando en una recóndita región de irlanda, una empresa privada quiere utilizar los bosques, una vez más, en su propio beneficio. 

“The Hallow” no destaca especialmente por su originalidad, más allá de las influencias expuestas por su propio director al referirse a cintas como “La Cosa” (“The Thing, John Carpenter, 1982), “Posesión Infernal” (“Evil Dead”, Sam Raimi, 1981) o “La Mosca” (“The Fly”, David Cronenberg, 1986), podríamos definir su debut como una típica monster movie a medio camino entre “No Tengas Miedo a la Oscuridad” (“Don´t Be Afraid of the Dark”, Troy Nixey, 2010), producida curiosamente por el propio Guillermo del Toro y “La Tutora” (“The Guardian”, William Friedkin, 1990). Películas ambas que guardan otra importante similitud con “The Hallow”, pues en todas ellas, las fuerzas sobrenaturales, sienten un voraz apetito hacia uno de los mayores tesoros del hombre: sus hijos. 

La trama de la película no dista en exceso de las de los dos filmes citados. En esta ocasión, el trasfondo ecológico sirve de excusa para colocar las piezas en el tablero. Luego las reglas del juego son por todos conocidas. Hay ciertas licencias nuevas, eso si. A la postre, terminan jugando a dos bandas y es que en “The Hallow” podemos aplicar aquello de “quien mucho abarca, poco aprieta”. Lo cual es una lástima, pues no tengo ninguna duda de que el elemento científico, era una estupenda idea de haberse desarrollado correctamente. No se hace. Se plantea la idea. Se nos sitúa en un escenario a caballo entre la mística y la ciencia pero a la postre, lo segundo termina siendo anecdótico, cuando sin duda, hubiera sido ese punto diferencial que hubiera necesitado una película tan correcta a todos los niveles, pero que tan poco de cosecha propia ofrece. 

Aislada de la ecuación la interesante variante científica, lo que nos queda es el enésimo cuento oscuro sobre fuerzas no menos oscuras que acechan en las profundidades del bosque con el único afán de llevarse a nuestros niños. Un matrimonio a su merced y una lucha por la supervivencia a base de situaciones tópicas y poco sorprendentes que en ningún momento llegan a estimular al espectador como debieran, por mucho, como digo, que poco o nada se le puede achacar a la cinta en todo lo referente a su apartado técnico y sobretodo, artístico, donde brillan aquí con luz propia, el diseño de las criaturas, muy al estilo de lo visto en las películas de Del Toro. 

Una lástima que tanto recurso visual, le venga tan grande a una historia simplona y de repetitivo desarrollo que sabe a intrascendencia en más ocasiones de las deseadas y que por culpa de ello, termina bordeando incluso la fina barrera que en ocasiones, separa a la serie B (a la cual debería haber pertenecido sin tapujos) del cine de terror de corte más comercial como puedan ser la mentada película de Troy Nixey u otros títulos recientes para todos los públicos como puedan ser “La Otra Hija” (“The New Daughter”, Luiso Berdejo, 2009) o similares terrores mainstream. 

Una lástima, pues “The Hallow” tenía mimbres para ser una de las cintas de terror de la temporada. Grandes efectos especiales, un escenario idílico e interesantes ideas prestadas de otros sub-géneros para reescribir a gusto el ADN de la típica monster movie que por desgracia, terminan quedando en anécdotas y pequeños guiños a clásicos del género. No obstante, estamos ante una película que entra por los ojos y que aunque tan solo consigue acercarse en cuentagotas a la grandeza que se le podía presuponer en su fase embrionaria, ofrece lo suficiente como para pasar un rato entretenido, por más que su esperanza de vida en nuestro recuerdo, sea más bien poca. 

Lo mejor: El diseño de las criaturas y alguna secuencia puntual bastante grimosa. 

Lo peor: Su incapacidad por desarrollar la parte más interesante de la trama en pos de apostar por la misma fórmula de siempre y el desenlace, horriblemente edulcorado y otro buen ejemplo de como tirar por la borda otra gran idea.


4 comentarios:

Chanpoo dijo...

A mí me la has vendido. El tema y las referencias son de mis favoritas, así es que cae hoy mismo.

Missterror dijo...

Pues vamos con otra con la que coincidimos!!! Un tema que tenía un potencial estupendo, y una puesta en escena que a mi me gustó mucho, pero que se desaprovechó dejando unos huecos muy grandes en el guión y terminando por explotar la misma historia de siempre, sin profundizar en algo novedoso. Aun así, nada que objetar tecnicamente y oye, que al final cumple con su cometido!!!
Como monster movie creo que se lleva perfectamente ese 6 que les ha dado, y aunque podría haber llegado al notable con otro final (que es el que nos merecíamos), como dices, "The Hallow" entra por los ojos, es innegable.

Si es que, adentrarse en los bosques, siempre ha sido peligroso...

damien thorn dijo...

Amigo Rec,acabas de cambiar mis planes de martes marciano(q si,iba a ver the martian),pero con ese si pero no,me has puesto los dientes cual perraco,y voy a devorarla a la de ya.
Tengo q seguir dandote una y mil veces las gracias x deathsgasm,q no m llamaba nada,fue leerte,verla y caer rendido al power of metaaaaal.
Grande,rectorazo,grande.

El Rector dijo...

Missterror, una lástima el intentar abarcar más de lo que uno buenamente puede y una lástima doble, al terminar decantándote por la opción más convencional en lugar de explorar la que a priori tenía más potencial.

De todas formas, visualmente es muy atractiva y a pesar de terminar siendo excesivamente "comercial" (no me extrañaría nada que esta la viéramos en cines españoles), si es cierto que entretiene y te mantiene enganchado en todo momento... lástima del mal sabor de boca que te deja ese desenlace... por el amor de satanás, un poco de mala baba nunca está de más y aquí se pedía a gritos. De haberse cerrado de otra forma, me habría atrevido con alguna estrellita más.

De todas formas, por lo que me ha comentado Donnie del "Tag" de Sono, creo que "The hallow" no fue del todo una mala elección.

Damien, si es que la ambigüedad te puede... :) La verdad es que pese a sus "peros", es una película muy fácil de recomendar, pues es potencialmente disfrutable por un gran abanico de público. Estoy seguro que sabrás encontrarle el puntillo. Espero no haberte estropeado mucho tu noche de martes marciano ;)

Sobre "Deathgasm"... pues yo te hacía más escuchando a Pink Floyd mientras fumas en pipa y te tomas una copa de jerez... pero vaya, loco de alegría me deja tu inesperado amor metalero. Si es que el que no cae rendido a los pies de "Deathgasm", es porque no quiere.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.