miércoles, 26 de abril de 2017

Crítica: Get Out

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y pesa, pesa porque nosotros somos grandes también aunque a veces intentemos hacernos pequeños. La piel nos protege, es lo primero que se arriesga ante una agresión, lo que nos envuelve en una cápsula que intenta ser más fuerte de lo que es y que se rasga en jirones ante el más mínimo roce, lo que en realidad nos da cuenta de lo traidora que es. La piel es mi prisión, y lo digo porque tengo la piel extremadamente sensible, lo que no representa ningún escudo sino todo lo contrario, una diana inmensa para todo tipo de heridas. Siempre he querido tener otro tipo de piel porque sé que la piel me trae muchos problemas, no le puede dar el sol y se revela ante casi todas las sustancias químicas que entran en contacto con ella y eso me hace tener claro que no es algo de lo que me pueda fiar. Y aún no hemos empezado a hablar del color...

lunes, 24 de abril de 2017

Crítica: I Am A Hero

En la cuadragésima octava edición del festival de cine fantástico de Sitges se presentó con gran éxito la adaptación del manga ‘I am a hero’ de Kengo Hanazawa que dirigió Shinsuke Sato (‘Gantz’, ‘Death Note. El nuevo mundo’). La cinta recibida con todo tipo de elogios (Se llegó a hablar de ella como la mejor adaptación que se había hecho de un manga hasta ese momento) ganó tanto el premio a los efectos especiales como el premio del público. Hay que destacar que la cinta de Sato también se alzó con el mismo premio en el Fantasporto y en el SXSW film festival.

viernes, 21 de abril de 2017

Crítica: Sam Was Here

Se habla mucho de la soledad en diferentes ámbitos de nuestra sociedad, como la que se presupone que vive un escritor, un artista, un outsider o incluso un delantero centro, pero poco se habla de la soledad del comercial. Los que algún día trabajamos (ya sea en el presente o en algún momento pasado) de comerciales, sabemos los miles de kilómetros de carreteras secundarias que quedan a nuestras espaldas cargados de cafés en compañía de caras desconocidas.

miércoles, 19 de abril de 2017

Crítica: Los Parecidos

Hay películas donde la estética y las intenciones están por encima del resultado final. Hay películas que dejan en el espectador una muy extraña sensación por culpa de una historia que teniendo suficientes elementos interesantes es alargada hasta la saciedad. Hay películas que pasado el sopor y aburrimiento inicial consiguen alzar el vuelo llegando incluso a resultar simpáticas por momentos. Estas tres frases (y alguna más) pueden definir sin ningún tipo de problemas a ‘Los parecidos de Isaac Ezban (Director de ‘El incidente’ o el cortometraje ‘La cosa mas preciada’ que forma parte de la antología ‘Mexico Bárbaro’).

lunes, 17 de abril de 2017

Crítica: Bedeviled

El cine de terror no solo es y ha sido un mero divertimento para mentes “enfermas”. En ocasiones, también ha sido y es, una útil herramienta para denunciar las miserias del ser humano. Sin ir más lejos, el propio George A. Romero siempre se ha vanagloriado de la fuerte carga de denuncia social contenida en las películas de su saga de los muertos vivientes. Pero no ha sido el único (mal le pese) y la realidad es que en la actualidad, el cine de terror aboga cada vez más por transgredir al simple entretenimiento para intentar trasmitir el mensaje de turno. Películas como “Contracted” (Eric England, 2013) o “It Follows” (David Robert Mitchell, 2014), nos han intentado concienciar de los peligros de determinadas actitudes sexuales, si bien en el cine de terror siempre se ha regido por una norma no escrita pero bien conocida por todos: si follas, mueres.

domingo, 16 de abril de 2017

Crítica: Peacock

Michael Lander debutó como director en 2010 con Peacock, un thriller de corte psicológico que fue traducido en nuestras tierras como El misterio de Peacock. De eso hace ya siete años, y nada más se ha vuelto a saber del bueno de Lander. Supongo que la película de Lander tuvo una tibia acogida entre el público. Ciertamente, Peacock tiene elementos suficientes para ello, a favor y en contra. Un extraño equilibrio que nos impulsa a seguir viendo el film, pero que no deja un gran poso en el espectador.