Crítica: Un Lugar Tranquilo (John Krasinski, 2018) Crítica: Hidden: Terror en Kingsville (The Duffer Brothers, 2015) Crítica: Repo Man (Alex Cox, 1984) Crítica: Wildling (Fritz Böhm, 2018) Crítica: Reeker (Dave Payne, 2005)

sábado, 25 de noviembre de 2017

Crítica: La Reina de los Condenados

Un domingo de lluvia en la mesa de saldos del videoclub me encontré con esta película de 2002. Desde entonces la vi tantas veces que perdí la cuenta. A pesar de que en un principio la pensaba como una expresión de todo lo que me gustaba (Vampiros, música Metal y erotismo), después de leer los libros de “Crónicas Vampíricas” me dejó un poco decepcionada. Es bien sabido el ritmo vertiginoso que puede tener una película para quien ha leído el libro en que se basa. Este caso es aún peor ya que hablamos de dos volúmenes de la saga escrita por Anne Rice. “Queen of the damned” además de llevar el nombre del tercer tomo, también nos muestra partes de “Lestat, el Vampiro”, el segundo de ellos.

Personalmente recomiendo aquél para cualquier interesado en saber más sobre el vampiro “enfant terrible” de Lestat: es un libro CLASSIC Anne Rice. O sea que los vampiros con dones como leer mentes, quemar otras personas y demás están asegurados. También el saber más sobre la familia de vampiros, sus dudas sobre su razón de ser (y van…) o humanos queriendo convertirse en vampiros y éstos despreciando su vida eterna. A pesar de que no estoy hablando de Crepúsculo, las “Crónicas vampíricas” pueden llegar a resultar un poco tediosas a partir de que en el tercer libro la autora haya comprendido de qué iba la autorreferencia y no la deje afuera en casi ninguna página.En la peli muchas cosas quedan afuera, cosas que leyendo el libro hacen de nuestro Lestat un personaje mucho más querible. Por eso es probable que terminemos viendo a Stuart Townsend un poco falto de ganas interpretándolo (y aquí prefiero apenas mencionar a Tom Cruise, que le ha dado alma a un Lestat inolvidable- y mucho más carismático-).

“Queen of the damned” tiene un comienzo bastante acertado, apostando a lo gótico aunque luego lo vaya dejando de lado. La frase que da inicio y dice “La inmortalidad parece una buena idea, hasta darte cuenta de que la vas a pasar solo”, nos advierte de la diferencia entre libro y película. En el primero, Lestat busca sentido a su existencia como vampiro mientras que en el film lo que más anhela es compañía. Por eso, el vampiro despierta tras años de descanso para formar parte de la escena gótica, convirtiéndose en un rockstar e incitando a los demás vampiros a salir: “Come out, come out, wherever you are” reitera, buscando no se sabe bien qué. Por otro lado, conocemos a Jesse, que en su infancia tuvo una familia y ahora no sabe bien quién es. Ve en Lestat y sus canciones una chance para conocer sobre lo oculto, los vampiros y otra forma de vida.

Si bien el personaje de Marguerite Moreau no es tan impactante como el de Akasha- interpretado por la fallecida cantante Aaliyah-, cumple un rol esencial: Si al principio esperábamos que la película sea sobre vampiros, luego comprendemos que éstos son una excusa para contar la historia de amor entre Lestat y Jesse. (Relación que citando una vez más el libro, no existe de tal manera, pero aquí funciona según la norma heterosexual que solemos ver en casi todas las películas).

A partir de casi exactamente la segunda mitad, aparece la “Reina de los condenados”, madre de todos los vampiros, Akasha. Personaje que lleva el nombre de la película, y al que lamentablemente apenas vemos desarrollarse. Aunque al principio puede llegar a resultar sobreactuado, es necesario recordar que el personaje proviene del Antiguo Egipto, y gracias a su sensualidad y vanidad, éste termina saliendo airoso. En relación con la historia de Jesse y Lestat, Akasha podría bien ser la tercera en discordia.

A continuación, aparecen algunos SPOILERS:

La escena central de la película transcurre en el concierto de Lestat, que para quien ha asistido alguna vez a recitales del género metal o gótico, éste se ve algo infantil. Especialmente me refiero a los vampiros volando por el aire, convocados por un Lestat que prefería estar “Antes muerto que solo”, mientras los fans continúan como si estos vuelos fueran parte del show. En cuanto aparece la Reina, seducida por la música de Lestat, ambos se elevan y desaparecen. Lestat entonces se convierte en consorte y rey de Akasha, saciando su sed de sangre con playas enteras de humanos. “El mundo es nuestro jardín” le dice ella, ante la perplejidad de Lestat (o lo que se denomina en cualquier relación como el “comienzo del fin”). Advierte que a pesar de que los favores de la Reina le convienen, ella es egoísta y sus ansias no tienen límite. Mientras tanto el resto de los vampiros antiguos y poderosos planean matar a Akasha, ya que si sigue saciando su apetito, la Gran Familia-los mortales descendientes de ellos, y lo que los conecta con el mundo de los vivos- corre peligro.

Akasha irrumpe en esta situación casi como si llegara un pariente no deseado a una reunión familiar. Todos los vampiros que creían en el secreto de su especie para coexistir con los humanos, y no que éstos sean usados como mera carne, terminan atacando y destruyendo a Akasha. Lo peor de esta secuencia final, así como todas las anteriores escenas de inmolación o vuelos, son los FX. Incluso con las mejores intenciones, resultan nefastos para tan sólo quince años atrás- con el presupuesto que sea-. Una mención especial merece la desintegración de Akasha. Simplemente evitable.

El gran punto a favor de la película es el soundtrack. Compuesto por el Gran Jonathan Davis, tiene varias canciones originales y cada una de ellas vale la pena. El “blood, sex and nü metal” que transmiten es lo más destacable de la película, incluyendo videos a lo “Gabinete del Dr Caligari”. En cuanto al final, si bien es muy diferente al del libro- en el cual Lestat se reencuentra con Louis-, el del film funciona. Todo lo que Lestat buscaba era compañía, y en Jesse la encontró. A pesar de las varias falencias que tiene visualmente y en el guión, la película logra trasmitir una atmósfera gótica y de melancolía.


5 comentarios:

El Rector dijo...

Muy de acuerdo con todo lo que comentas en tu interesante análisis, Fleur. A mi me parece una película para aprobar, pese a su clara naturaleza "teenager". Algo que la perjudicó mucho, evidentemente, es lo grande que es "Entrevista con el Vampiro", una película de vampiros, de "verdad", que es uno de los grandes hits que ha dado nunca el subgénero y cinta que transgrede al mismo. Es imposible no entrar en comparaciones con la película de Neil Jordan (por cierto, con el tiempo y los revisionados, he sabido encontrarle el gustillo a "Byzantium") y por supuesto, con el Lestat de ambas cintas... Cruise clava uno de los grandes papeles de su carrera y Townsend... bueno, pues hace lo que puede, un actor que tuvo su efímero momento de gloria entre las adolescentes y forró alguna que otra carpeta de colegio.

La película entretiene, pero no pasa de la mediocridad de otras cintas vampíricas del momento, como aquella "Drácula 2001" y alguna otra. En este caso, la presencia de Vincent Perez dando (no)vida a Marius, le hace ganar muchos enteros, es un actor con mucha personalidad y carisma, algo de lo que "La Reina de los Condenados" no va sobrada precisamente. La banda sonora también tiene su gancho y aunque no soy nada fan de este tipo de sonidos rockeros americanos, reconozco que integrados en la película, los temas compuestos por el señor Korn quedan bastante bien. Destaco también el pequeño papel de una de mis actrices fetiche de juventud, Claudia Black, que tiene aquí su momento de gloria fuera del universo de "Farscape". No entiendo porque esta señora no hizo carrera en la gran pantalla, siendo todo un icono del género en la televisión.

Saludos.

Missterror dijo...

Fleur- Yo también soy de la raza de noche que en los primeros años de este siglo se dejó seducir por esta mezcla de vampiros, nu metal y seducción y confieso que desde que vi "La Reina de los condenados" en el cine, la he revisionado en múltiples ocasiones y en todas ellas he disfrutado como una campeona.
Está claro que "La Reina de los condenados" es un videoclip largo que utiliza la música como soporto y no como aporte, algo que me encanta y más si viene de la mano de mi querido Jonathan Davis. Confieso que me gusta más la banda sonora (tanto la que se ve en pantalla, como la que salió a la venta con todos esos artistas invitados que tanto me gustaban...) que la propia película y supongo que eso no hable muy bien de esta adaptación, pero mi parte teenager no puede hacer otra cosa que recomendar verla sin prejuicios y olvidándonos, por supuesto, de "Entrevista con el vampiro", que son palabras mayores.
A mi el guión me parece muy pasable, supongo que en aquella época yo también soñaba con ser una rock star y siempre he odiado la soledad con todas mis fuerzas, así que era inevitable que esta película me gustara y me hiciera olvidar que este es uno de los peores castings que he visto nunca. Stuart Townsed?? En serio? Marguerite Moreau, Aaliyah y Vincent Perez?? ayyyyyyyyyyy!!! Eran los mejores?? Y aun odiando todas las actuaciones, esta película me sigue gustando. ¡Que no muera nunca la teenager gótica que habita en mi! :)

Saludos.

Fleur Du Mal dijo...

Miss terror: Tu comentario es exactamente como me siento jaja. El soundtrack realmente hace que la película tenga esa onda que tanto nos gusta(ba).

Y Rector: no quise profundizar ni comparar con la otra peli porque entonces no quedaba crítica para hacerle a esta... Creo que apenas una mención basta para decir que Tom Cruise realmente cumplió como Lestat, y coincido en que es de los mejores papeles que hizo.
En lo personal, cuando vi "queen of the damned" por primera vez, bien podría haber forrado la carpeta con sus fotos, como decís. Pero después de años y muchas pelis de vampiros, Stuart se me hace pura imagen y poca alma.

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fleur Du Mal dijo...

Hola "Unknown" jaja, me encantó tu comentario y en casi todo lo que mencionas estoy de acuerdo. Me encantaría una versión de Lestat el vampiro, y si no hice demasiada alusión a los textos es porque sino me iba a extender muchísimo. Como dije y dijiste también, la peli se queda muy corta en cuanto a eso. De hecho, luego de leer los textos el visionado de la misma parece un videoclip(Con todo lo que queda afuera, además).
Por otro lado, el nü metal aunque haya pasado de "moda" siempre está y estará en nuestros corazones... Por eso quizás la película sume un par de puntos
;)
PD: En mi versión Argentina el DVD no trae esas escenas que mencionas, me encantaría verlas, ya que en el film apenas aparece Maharet y de Mekare, bueno...parece que iba a tomar mucho metraje el solo mencionarla, je.
Saludos
FDM

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.