martes, 31 de octubre de 2017

Crítica: Muse

Dicen que cuando uno no tiene inspiración para hacer algo y necesita forzarse a ello, sobre todo en lo relativo a las artes, tiene que invocar a sus musas. Ardua tarea esto de las musas, principalmente porque no sabemos la forma en la que se esconden y pese a que todos intentamos personificar cada musa individual en forma del ser amado, la realidad es que no somos nosotros los que decidimos cómo se presenta la musa y si algún día se va a presentar. El talento es innato, no hay más que hablar. Es la habilidad lo que vamos adquiriendo con la experiencia y no hay musa que valga si no tienes algo especial dentro que intente salir cada segundo, partiéndonos por la mitad. Sin esa necesidad de tener que liberar eso que te pesa dentro como un estómago lleno de piedras, las musas tienen un gran trabajo por delante y si consigues que lo hagan, ten por seguro que vas a tener que pagar un caro precio.

Las musas sobre las que nos habla Jaume Balagueró no son aquellas que amablemente nos gustaría que nos dieran inspiración, sino que son de las que hacen todo el trabajo pero que tienen una marcada parte oscura y macabra que las hace absolutamente letales. Esta es la novedad en cuanto a estos seres fantásticos y como decía al inicio, como somos muy de personificar a las musas en forma de ser amado, esto será lo que nos llame la atención de la película por contradicción con lo que nosotros pensamos. En realidad este elemento novedoso no es mérito de Balagueró, sino de Jose Carlos Somoza con su novela “La Dama número trece”, quien ya desveló en 2003 la verdadera naturaleza de estos seres.

Personalmente encuentro muy gratificante este tipo de tramas donde siempre hay que sobreleer lo leído y donde el uso de las palabras va mucho más allá de lo aparente. Siempre he sido consciente del poder de la palabra escrita como arma con la que poder expresar una cosa y la contraria dependiendo de la persona que lo lea. Está claro que para salir indemne de un experimento literario de tal índole hay que ser muy hábil y saber jugar muy bien con las palabras, los significados y la ambigüedad y esto es algo que no está a la altura de todos los que en algún momento nos ha dado por tentar a la suerte en esto de las letras e intentar provocar a esas musas que nos hagan de guía. Lamentablemente las musas a mi no me han hecho pagar ningún alto precio, pero en “Muse” lo que se nos desvelará será el nombre de algunos ilustres que revolucionaron el arte de la escritura con obras que escondían mucho más de lo que incluso los estudiosos podían imaginar.

Si el párrafo anterior no te ha interesado lo más mínimo, definitivamente “Muse” no es tu película y significará un tropiezo en la carrera de Balagueró. Si por el contrario, tienes curiosidad por ir un paso más allá de lo evidente narrativamente hablando, encontrarás en “Muse” un thriller interesante, que pese a sus oscuridades (de las que hablaré más adelante), mantiene el tipo. Si lo que vas buscando es una película de terror, adios y que vaya bien. “Muse” tiene momentos de tensión pero en ningún momento se sale del thriller sobrenatural para dejar paso al terror.

“Muse” nos traslada al Trinity College en Irlanda, donde el profesor Samuel Salomon tendrá que enfrentarse a una serie de pesadillas hechas realidad tras la trágica muerte de su novia. Diferentes realidades entremezcladas, llevarán al profesor a un límite difícil de comprender, pues las averiguaciones que vaya haciendo, cada vez enmañarán más el entendimiento del pasado, del presente y del futuro. Veréis en esta sinopsis que pocas pistas os he dado de lo que se va a tratar en la película y más o menos también esto es lo que os explicarán en “Muse”, pues pocos detalles se nos ofrece sobre el origen, la naturaleza y objetivo de las musas, así como de la conexión con otra subtrama de la que se podría haber prescindido por completo por no aportar ningún añadido a la trama principal y que despista más que aclara.

El guión se empeña en explicar en detalle elementos de fácil comprensión y deja en el aire aquellos que requieren de más imaginación y que son los determinantes para decidir si la trama es o no coherente, o si es o no interesante. Personalmente, poder mezclar todas estas fantasías con textos de Milton, Dante o Yeats a mi ya me interesa de por sí, pero entiendo que llega un punto de la trama donde te pierdes y desconectas porque se enredan en argumentos que no se hilan con facilidad por todo lo que queda en el aire y se distraen con temas que intentan tener profundidad pero que no aportan nada sobre lo que “Muse” quiere expresar, y me refiero a todo el tema de trata de blancas que sólo desvía la atención y te saca de contexto.

Respecto a la manera de tratar la imagen, debo decir que yo la encuentro muy al estilo Balagueró, con predominio de zonas poco iluminadas y de aspecto anacrónico. La manera de narrar a través del uso de los flashbacks para dar luz sobre la historia es un recurso que no le viene mal a “Muse”, pero no termina por afrontar toda la potencia de la trama y explotar ese reverso tenebroso de las que inspiran. Es cierto que Balagueró entiende que hay que dar una de cal y otra de arena y por eso, entre ese argumento lleno de secretos que desvelar, va dejando caer escenas truculentas para volver a llamar la atención del espectador y es ahí cuando la historia se viene más arriba. Encontramos el casting en un estado natural armónico, donde no destacan unos sobre otros y aunque siempre es agradable ver a Christopher Lloyd, los actores están correctos y poco más. Echo en falta la pasión que necesita una historia tan enrevesada. Destaco a Franka Potente y por mencionar a alguien.

Está claro que Balagueró es un director que conoce bien el cine y las herramientas necesarias para hacer las cosas bien, pero considero que dentro de su irregularidad hay veces que se esfuerza mucho más que otras y se nota en los resultados finales. En esta ocasión creo que se ha visto superado por una adaptación que una vez leída la novela debió parecer mucho más agradecida de lo que la realidad terminó mostrando. Desconozco la densidad o habilidad de dicha novela para enganchar al lector porque reconozco que no la he leído, pero la musa de Jaume Balagueró, pese a que defiendo que es una película correcta, tengo claro que decepcionará a aquellos fans con expectativas altas.

Hay momentos donde las musas no tienen lugar al que ir, donde no encuentran el sito en el que alojarse y se tienen que quedar en algún lugar apartado esperando la llamada. Esto ocurre porque el artista, el pensador o cualquiera de nosotros somos capaces de mirar dentro de eso que tenemos y que se llama entusiasmo o vehemencia y necesitamos expresarlo en soledad, porque las musas son sólo necesarias cuando no tenemos motivación y os diré mis estimados cuervos, que el ligamen de la motivación lo es casi todo en esta vida, pero eso os lo contaré con detalle en otro capítulo.


5 comentarios:

El Rector dijo...

A mi me ha gustado. Balagueró es siempre un valor seguro, un cineasta que sabe como enganchar al espectador y esta "Muse" no es una excepción, ofreciendo un nuevo thriller de impecable factura técnica que te atrapa desde el inicio y ya no te suelta, aunque el guion tenga sus pequeños "peros" y en clave de terror, le falte algo de punch.

Missterror, muy de acuerdo con tu análisis y para nada comparto las malas críticas que tuvo en el festival por un sector del público. Puede que algunos esperasen una película de terror al uso y no terminasen de conectar con la propuesta.

Muy bien ambientada, una idea interesante (la de mostrar la otra cara del mito de las musas), correctamente interpretada y con algún que otro giro curioso. Evidentemente, muy lejos de la excelencia de esa obra maestra que es "REC", pero claro, esta es una "losa" que perseguirá al director para los restos.

En lo negativo, pienso que la figura de las musas está muy desaprovechada y como comentas, Missterror, la subtrama de la trata de blancas, sobra. Mejor se habría empleado todo ese metraje en profundizar en los personajes y de paso, ofrecer un poquito más de truculencia en clave de terror más gráfico. Por no hablar de inevitable pérdida de personalidad resultante de rodar en otro idioma y con actores extranjeros. Ni que decir tiene que el mejor Balagueró se ve cuando rueda en casa y con los de casa.

Por cierto, destacar también la notable banda sonora de Stephen Rennicks.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Estamos bastante de acuerdo. Cierto que determinados éxitos apabullantes en las carreras de los directores en ocasiones pesan de una forma desmedida y se le exige siempre la misma intensidad es sus trabajos. En este caso "REC" le acompañará toda la vida, pero Balagueró no solo es "REC", también es "Darkness" o "Mientras duermes" o películas como "Frágiles" y entendiendo esas películas, tampoco comprendo bien todas las críticas que le llovieron por "Musa" en el festival de Sitges, cuando la película es correcta.

Me alegra que hayas destacado la banda sonora, que es algo que no debería haber pasado por alto, ya que es un complemento perfecto para la historia.

Saludos.

Jesús Haro dijo...

Os recomiendo el cortometraje "El aleteo del colibrí" de Meritxell A. Valls, joven cineasta de la ESCAC relacionada con "Musa".

"Nuestro cerebro tiene unos 60.000 pensamientos al día. Eso significa más o menos unos 2500 a la hora. Y, más de un 90% de esos pensamientos, los dedicamos a imaginar nuestro futuro..."

¿Qué pasaría si te dieran la oportunidad de volver a elegir tu pasado? ¿Lo cambiarías?

Missterror dijo...

Jesús- Pues cuando podamos le echaremos un vistazo! Puedes decirle a Meritxell que te debe una cervecita ;)

Creo que aunque lo neguemos e intentemos aceptar todos nuestros errores, si nos dieran la oportunidad de cambiar el pasado seguro que algo haríamos. Yo iba a correr en dirección contraria para evitar conocer a determinadas personas...

Saludos

Jesús Haro dijo...

Es muy corto Missterror. Menos de un cuarto de hora. Os gustará. Meritxell tiene talento. Aunque no la conozco, más que una cerveza la invitaría a un café, en mi mansión, donde tengo unas fantásticas vistas a las montañas que vigilan la costa catalana.

Con respecto a lo de correr, me parece genial que hagas deporte. Yo te acompaño. Si vas en moto mejor que no sea en dirección contraria, no vaya a ser que tengamos un disgusto. Saludos.

P.D.: Por favor, si os gusta hacerle una crítica.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.