martes, 26 de septiembre de 2017

Crítica: The Limehouse Golem

En el 1880, una serie de asesinatos en el barrio londinense de Limehouse mantiene en vilo a la ciudad. Ante la atrocidad de los crímenes, Scotland Yard asigna el caso al experimentado detective Kildare. La película está basada en el libro "Dan Lemo and the Limehouse Golem", escrito por Peter Ackroyd, autor habituado a repasar épocas pasadas en sus obras y últimamente dedicado a escribir biografías. Estamos ante una trama clásica muy en la línea de los crímenes de Jack el Destripador o de las investigaciones de Sherlock Holmes. El típico argumento de intriga con detective de Scotland Yard de fondo y hasta con un acompañante a lo Watson, pero con la introducción de escenas gore un poco más explícitas que la media, aunque en ocasiones un tanto descafeinadas. En mi opinión en este aspecto la película podría ser más atrevida, no en la cantidad de sangre, sino en los momentos previos que conducen a los asesinatos, aquí bastante carentes de preliminares y contextualización.

Limehouse Golem está bien hecha y bien ambientada, y ese mérito habría que atribuírselo a su director, Juan Carlos Medina, cuya primera película, Insensibles, también es de intriga y está ambientada en una época pasada, los años 30. En el caso de la película que hoy nos ocupa, el obstáculo es que el guion de Jane Goldman (Kick-Ass, Kingsman, X-Men) es bastante aburrido y por momentos uno se pierde entre bostezos, ya que no consigue mantener el interés en el desarrollo de una trama que ya de por sí es poco novedosa. La historia está repleta de flashbacks para explicar las situaciones, y también utiliza el recurso de la recreación de los crímenes a través de los ojos de Kildare, quien los imagina en manos de diferentes sospechosos, lo que no está mal. Como resultado era difícil esperar un material aburrido viniendo de las manos de una guionista experimentada y acostumbrada a escribir para entretener. Una decepción, eso que a diferencia de lo que me suelo encontrar, y como punto positivo a tener en cuenta, en la fase final de la película el ritmo mejora y la trama vuelve a captar ligeramente el interés.

Lo más destacado de la película es el elenco, contar con actores de la talla de Bill Nighy (Pride, The best Exotic Marigold Hotel) es un lujo, también están Olivia Cooke (Katie Says Goodbye, Me and Earl and the Dying Girl) la auténtica protagonista de la película encarnando a un personaje que se alza contra el machismo establecido, Douglas Booth (Great Expectations TV) o la española María Valverde (La Flaqueza del Bolchevique). Es un reparto bastante teatral en general, por la propia trama de la película, pero que está muy por encima de la mayoría de películas con este nivel de cuantía presupuestaria. Como curiosidad mencionar que el papel de Kildare iba a ser para el actor Alan Rickman (Harry Potter), pero que, tras el fallecimiento de éste, el papel pasó para Bill Nighy, al que también le va como anillo al dedo.

La búsqueda a contrarreloj del asesino, mientras que paralelamente tiene lugar el juicio a la principal sospechosa, Lizzie Cree, nos adentran en los suburbios del Londres de la época victoriana a través de sus calles mugrientas y oscuras, carruajes, bibliotecas y teatros. Pese a la buena puesta en escena, personalmente tengo que decir que las escenas de teatro burlesco tan frecuentes en esta película me parecen bastante aburridas, y creo que siendo una parte importante en esta obra (reflejaban la sordidez del momento), deberían haber modernizado más los chistes, porque son en su mayoría plomizos. Es curioso como uno de los problemas que podrían achacársele a la película es que tiene una duración un poco excesiva y, sin embargo, paradójicamente el final es algo apresurado.

Dando ya por hecho que es una película que no pasará a la historia por motivo alguno, lo más interesante de la misma es el hecho de que se sitúe en una época tan relevante como la victoriana (al igual que en la serie Penny Dreadful), que fue una edad de oro para Inglaterra desde muchos puntos de vista, pero que también tuvo como contrapartida episodios muy oscuros (para situarnos temporalmente, la película se centra en el Londres previo a Jack el Destripador). Un Londres nebuloso (por la combinación de estufas de carbón y la contaminación que emanaban las fábricas establecidas durante la revolución industrial), la proliferación de grandes escritores de novela gótica (Allan Poe, Bram Stoker, Conan Doyle), ladrones de cadáveres para los incipientes estudios de la medicina, exposiciones de rarezas (como el conocido caso del hombre elefante), hambrunas del eslabón más débil (el proletariado) y varios asesinos en serie, muchos reales y otros tantos de ficción (Sweeny Tood). De Todo esto lo que principalmente queda plasmado en la película son los musicales en el West End, que, aunque tuvieron su inicio siglos atrás, proliferaron en aquella época. Como curiosidad no podría dejar de mencionar que aparece Marx entre los personajes, lo que está bien documentado, ya que en esa época y hasta su muerte vivió en Londres.

A toda esta recreación ayudan la fotografía de Simon Dennis (Melanie, The Girl with All the Gifts) y la música del sueco Johan Soderqvist (Let the Right One In). Principalmente el primero se esfuerza por intentar transmitir las sensaciones por las que atraviesa cada fase de la película con una buena diferenciación de colores (en el juicio, en el teatro, etc.). Con todo, tengo que decir que un exceso de escenas interiores en detrimento de las exteriores, rompe el equilibrio que debería haber existido y queda la sensación de que se abusa de los decorados.

Concluyendo, la película es más o menos lo que cabría esperar, un tanto simple por momentos, lo que es un poco decepcionante ya que no acaba de utilizar una serie de elementos, premisas y personajes que aparentemente podría haber dado más juego, pero que en su conjunto deja entrever en su ambientación el trasfondo de una sociedad que estaba al límite, malviviendo en un mundo podrido en el que convergían violencia y perversión.

Lo mejor: Un reparto de actores de alto nivel y una ambientación acertada en la siempre oscura y misteriosa época victoriana londinense. 

Lo peor: El guion no es brillante y por momentos es bastante simple, lo que conduce irremediablemente al aburrimiento en la fase central de la película.


3 comentarios:

victor dijo...

Por fin leo una crítica que creo es acertada. Pienso igual, genial lo que la rodea, pero el meollo del asunto, guión y ritmo es aburrido. Lástima, porque tenía todos los ingredientes para hacer un film mas que recomendable.
Un saludo

RONETTE PULASKI dijo...

Víctor, gracias por el comentario. La sensación que queda es esa, que con los ingredientes que había podría haber dado más de sí. La película está bien hecha, bien actuada, pero es aburrida, el guión es demasiado plano y la historia en sí no es ninguna novedad. Me quedo con la recreación de la despiadada época victoriana que tantas historias de terror inspiró.
PS. Me gusta el póster de la película que aparece en la parte superior de la pantalla y que ilustra la curiosidad que menciono en la crítica, en él aparece el actor Rickman y no Nighy.
Un abrazo

Donnie Darko dijo...

Creo que el mayor problema de la película es la previsibilidad de la misma pero creo que esta cinta es una grata sorpresa. También creo que ese cambio que hay y que hace que el punto de vista del espectador pase de los crimenes de Limehouse para centrarse en el mundo del music hall puede resultar un tanto desconcertante pero a mi en lineas generales esta película me gustó bastante. No estoy de acuerdo en que se deberían haber modernizado mas los chistes ya que si se quiere reflejar una época hay que intentar ser riguroso o al menos intentarlo. Modernizar las los chistes sería como ver esos doblajes de películas americanas donde de repente se hacen referencias a personajes españoles o como el famoso 'Caraanchoa' de Guardianes de la galaxia 2

SPOILER SPOILER SPOILER
sobre la previsibilidad de la película. Es una lastima que casi desde el minuto uno el espectador sepa quién es el Golem ya que creo que es inevitable no pensar en la película que lanzó a la fama a Edward Norton. Al menos es lo que ocurrió en mi caso y aunque esperaba el sorprendente giro final, esté no acabó por llegar.. Una lastima,
FIN SPOILER FIN SPOILER FIN SPOILER

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.