lunes, 17 de julio de 2017

Crítica: Vampires

Tras asistir a la proyección en el festival de cine fantástico de Sitges de la entretenida pero excesivamente alargada ‘What we do in the shadows’ (A la cinta de Jemaine Clement y Taika Waititi a pesar de durar poco mas de ochenta minutos le sobran por lo menos veinte. Su prometedor arranque y algunos chistes notables no justifican la manera en la que esta se desinfla dejando una parte final centrada en la fiesta que celebran los protagonistas y el encuentro de Vladislav con La Bestia realmente aburrida y que no está a la altura del resto de la película) me sorprendió no tanto el gran recibimiento de la película si no que muchos espectadores e incluso prensa especializada hablara de esta cinta calificándola de original.

Cuatro años antes en el mismo festival se proyectó la belga ‘Vampires’ de Vicent Landoo cuyo punto de partida resulta tremendamente similar al de ‘What we do in the shadows’: Un grupo de filmación a los que se les garantiza su total seguridad (En un caso tendrán que llevar crucifijos, en el otro tras ser devorados los dos equipos anteriores parece que por fin estos serán respetados) mostrará como es la realidad actual de los vampiros, se adentrará en su cultura para ahondar en la manera en la que estos se adaptan al entorno que los rodea, al paso del tiempo, la forma en la que se convirtieron en vampiros y sobre todo a las relaciones que se establecen entre ellos. Si bien Clement y Waititi mostraban por ejemplo los problemas de los tres protagonistas a la hora de compartir piso, Landoo enseña los conflictos de una familia con una hija que se niega a aceptar su realidad, que sustituye a su tan odiado color negro por el rosa y que sobre todo anhela volver a ser humana.

Es cierto que ‘Vampires’ no posee ese gran chiste, esa sucesión de gags que arrancan la carcajada del espectador pero la película de Vincent Landoo posee un guión realmente inteligente y por momentos brillante que sabe jugar perfectamente con muchas de las ideas que presenta (El colegio compartido, los motivos por los cuales la hija de la familia protagonista quiere volver a ser humana, los insultos que esta le dice a su hermano etc, etc…) A pesar de algún chiste que no funciona (El humor de ‘Vampires’ resulta por momentos un tanto sutil pero irregular) y de que esta sufre un claro bajón de ritmo del que le cuesta recuperarse, esta cinta resulta mucho mas compacta que la de Clement y Waititi.

La página web del festival de cine fantástico de Sitges se refiere a la cinta de Landoo con las siguientes palabras: “Orgullosa de su incorrección política y tan corrosiva como ‘Man Bites Dog’ (referente obligado) Vampires destaca tanto por su original perversión de la mitología vampírica como por el entusiasta trabajo de sus actores’. Como siempre ocurre, las palabras con las que nos intentan vender una película hay que ponerlas en cuarentena…

En 1992, una película belga titulada ‘Ocurrío cerca de su casa’ dirigida por Rémy Belvaux, André Bonzel y Benoït Poelvoorde se alzó con el galardón a la mejor película (Ese mismo año, Quentin Tarantino ganó el premio al mejor director y guión por ‘Reservoir Dogs’ y ‘Braindead, tu madre se ha comido a tu perro’ con el de los mejores efectos especiales). La cinta que tomaba elementos propios del mockumentary y del found footage se acercaba al día a día de un asesino en serie. La soberbia interpretación de Poelvoorde que también se llevó el premio al mejor actor, junto con el exceso, el humor negro y el sadismo hicieron de esta una cinta de referencia para muchos de los amantes al cine de género y como tal se puede decir que esta es una de esas películas que han marcado época e influenciado a muchos directores.

Tanto ‘Vampires’ como ‘Ocurrío cerca de su casa’ comparten nacionalidad, la presencia de unos protagonistas absolutamente brillantes en unos papeles tan excesivos como los que tienen que interpretar (Poelvoorde en un caso y Carlo Ferrante en el otro), el ataque a una casa en medio de la noche o chistes a costa de los inmigrantes (El humor de estas películas no es políticamente correcto), todo esto y algunos detalles mas hace que muchos espectadores puedan llegar a pensar que Landoo en su faceta de guionista junto con Frédérique Broos han tenido muy presente a ‘Ocurrió cerca de su casa’ a la hora de plantear tanto la idea de su película como ciertas escenas de la misma. La cinta de Belvaux, Bonzel y Poelvoorde como la de Landoo se acercan a seres extraños, excluidos de la sociedad tal y como la conocemos para mostrar su cotidianidad, su realidad y de alguna manera humanizar al monstruo.

Es una lastima que ‘Vampires’ posea algunos momentos que como espectador y aficionado al cine relacionado con los vampiros eclipse a algunas de las grandes ideas que los guionistas plantean. La manera en la que Landoo presenta a Bertha interpretada por Vera Van Dooren resulta tremendamente ridícula. He visto varias veces esta película y siempre que veo esa escena me planteo que llevó al director a rodar ese momento como lo hizo y por que no lo quitó en la sala de montaje, como tampoco entiendo la tranquilidad con la que uno de los vampiros está en una tienda de ambiente gótico llena de crucifijos pero realmente me da igual porque disfruto mucho con este acercamiento a la sociedad vampirica belga por parte de Vincent Landoo y la manera en la que este muestra los problemas diarios a los que estos se enfrentan.

Es cierto que no hay chistes a costa de ‘Crespúsculo’, es cierto que nadie ofrece fideos al estilo ‘Jóvenes ocultos’ pero ‘Vampires’ y a pesar de sus fallos (Las historias de los cuatro miembros de la familia o esa pareja que vive en el sótano de la casa resultan desiguales en interés. En el caso de estos últimos el espectador podrá pensar que se les podía haber sacado mucho mas juego) posee un inteligente guión que hará las delicias de los aficionados al género. Personalmente creo que es una cinta muy recomendable que se ve muy bien, que no arranca ninguna carcajada pero se ve con una sonrisa en la cara. Como nota final recalcar que ‘Vampires’ se alzó en el año 2010 con el premio a la mejor película, guión, actor protagonista y el del público en la vigésima edición del Fancine (Festival de cine fantastico Universidad de Málaga).


3 comentarios:

Alberto López Cordero dijo...

A mi me pareció una comedia con ese tinte de humor negro cojonuda, teniendo en cuenta lo que se ha adulterado el género vampírico en los últimos años, desde luego es de lo mejorcito. Saludos.

Jesús Haro dijo...

A ver si os enteráis de una vez que los Vampiros NO existen. Son los padres.

Donnie Darko dijo...

A mi me sorprendió gratamente aunque creo que avanzado el metraje esta pega un bajón. Es difícil mantener una premisa tan interesante y tan bien pensada como esta durante la casi hora y media que dura esta película, aunque eso si, sin llegar a esos 20-30 minutos que creo que le sobran a 'What we do in the shadows'.

'Vampires' es una propuesta muy estimulante que recomiendo abiertamente ya que tal y como dice Alberto, teniendo en cuenta lo adulterado que está el genero vampirico los últimos años esta es una cinta muy digna y que se disfruta mucho..

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.