domingo, 18 de diciembre de 2016

Crítica: Der Nachtmahr

Hace poco se publicó una noticia en la que se decía que una plataforma para ver películas online en España había retirado de su catálogo la cinta serbia ‘Klip’ para evitar problemas legales debido a ciertas escenas de alto contenido sexual (La sombra de lo ocurrido con ‘A Serbian Film’ y el festival de cine fantástico de Sitges sigue siendo demasiado alargada) La historia de Maja Milos era ante todo un muy interesante acercamiento a una juventud perdida en un país sin futuro y se beneficiaba del gran trabajo de su actriz protagonista, Isidora Simijon en el que fue su debut en la pantalla grande.

En 1981, Uli Edel dirigió la notable ‘Yo, Cristina F’ que adaptaba la novela de Kai Hermann y Horsto Rieck en la que en base a las experiencias reales de su protagonista, los autores mostraban el proceso de autodestrucción que sufrieron tanto ella como sus amigos, la manera en la que una familia desestructurada, un entorno no adecuado y el exceso de fiestas, alcohol y drogas fueron acabando con sus sueños llevándolos a un oscuro pozo del que muchos no pudieron salir.

Tanto la cinta de Milos como la de Edel son dos películas que me marcaron y me impactaron por la forma en la que los directores se acercaban a la realidad de una juventud incapaz de encontrar su sitio.

‘Der Nachtmahr’ lo tenía muy fácil para ganarme, para que esta fuera una película que me gustara. Puede que no estuviera a la altura de las cintas antes mencionadas, puede que la manera de acercarse y reflejar a su protagonista se acabara alejando de la forma en la que lo hicieron Milos y Edel pero por desgracia las únicas sensaciones que me transmitió la cinta de Achim Bornhak (Que firma la película como Akiz) fueron el miedo a sufrir un ataque de epilepsia (Se agradece que se avise igual que se hace con otras películas como ‘Science Team’ de Drew Bolduc. Hay otro aviso más al comienzo de la película y ese no es otro que el que hace referencia a que hay que ver esta película con el volumen al máximo. Que nadie se lleve a engaño. Por mucha fiesta que se puedan ver, por mucha música que se escuche, esta cinta no es ‘Velvet Goldmine’ de Todd Haynes donde se hace la misma advertencia o ‘Lost Highway’ de David Lynch donde la manera en la que el director juega con los silencios y la música hacen que ver esta película a todo volumen sea un autentico placer) y la búsqueda de todo tipo de referencias.

Entiendo que cuando escribo sobre alguna película y enumero las cintas que me han venido a la cabeza mientras la veía puede coincidir con la de los lectores o puede que no, pero lo de ‘Der Nachtmahr’ es excesivamente obvio, tanto que Bornhak no se corta, no intenta ocultarlas o hacer creer al espectador que es una simple coincidencia. En caso de que algún espectador tenga alguna duda sobre las intenciones del director y guionista, este coloca un muñeco de E.T en la mesilla de la protagonista. Tal es la cantidad de referentes que podemos encontrar en la cinta de Bornhak que la mejor manera de definir a ‘Der Nachtmahr’ es como un extraño y fallido cruce entre ‘Donnie Darko’ y ‘E.T. El extraterrestre’.

En el año 2001, Richard Kelly rodó una sorprendente y notable cinta que tenía como protagonista a un chico al que un conejo gigante no solo le salvaba de la muerte si no que además le avisaba del tiempo que quedaba para el fin del mundo. Ese chico de nombre Donnie Darko sufría de esquizofrenia y Kelly jugaba con la enfermedad del chico para mezclar fantasía con realidad. Aunque el director norteamericano se centró más en la parte fantástica de la historia, este no dejó de lado los problemas del chico, ni tampoco la difícil relación de este con su familia. Esta idea vuelve a estar presente en ‘Der Nachtmahr’; otra vez volvemos a encontrarnos con la protagonista acudiendo a la consulta de un psiquiatra, otra vez un extraño ser se muestra ante esta (Lastima.. por momentos es imposible no pensar en el episodio de ‘Los Simpsons’ donde se parodia a la saga de Harry Potter y la extraña criatura en la que Bart transforma una rana) y otra vez el director vuelve a indagar en las relaciones paterno-filiales y la dificultad de los padres de la protagonista para enfrentarse a la complicada situación en la que se encuentra su hija.

Pero la cinta de Bornhak falla estrepitosamente a la hora de presentar esta realidad, al acercarse a una chica con problemas y a como esta se relaciona con su entorno. ‘Der Nachtmahr’ no consigue transmitirnos la necesidad de la protagonista por formar parte de un grupo alejado de su familia que también se refleja tanto en el prólogo de la novela en la que se basa la película de Uli Edel como en la cinta que dirigió el director alemán, ni tampoco la dificultad de los padres para relacionarse con su hija. Llegados a este punto hay que reconocer que la película destroza sin ningún tipo de complejo la aparente coherencia de la historia. No hay manera de justificar que unos padres que están pensando en internar a su hija se vayan y dejen a esta sola en casa. Si, es cierto, la cinta tiene un claro componente fantástico, es cierto que ‘Der Nachtmahr’ quiere abarcar más de lo que realmente puede, pero ni aún así esa idea tienen la mínima justificación. ‘Der Nachtmahr’ tiene buenas intenciones pero un ritmo tedioso que acaba aburriendo al espectador mas entregado.

La lentitud con la que Bornhak narra la historia de Tina, la cantidad de momentos en los que parece que la historia se estanca y no va a avanzar hacen que todo aquello bueno que apuntaba la película acabe en tierra de nadie. ‘Der Nachtmahr’ no funciona ni como cinta que se acerca a una joven que no encuentra su sitio, a una joven con una profunda depresión, a una familia incapaz de abordar lo que ocurre ni como cinta fantástica. Por mucho esfuerzo que ponga su protagonista, Tina no es Alicia y su realidad dista mucho de ser el país de las maravillas, la película de Bornhak acaba por bordear casi lo ridículo con su acercamiento a la película ‘E.T. El extraterrestre’ y sobre todo con su parte final. Si el director y guionista se hubiera centrado en la protagonista y su enfermedad, en la representación física de la misma y su caída en picado tras la fiesta con la que se abre la película, ‘Der Nachtmahr’ hubiera sido una, al menos, interesante cinta pero su parte final malogra todo aquello sobre lo que Bornhak había construido los pilares de la misma.

Hay una idea en ‘Der Nachtmahr’ que me llamó la atención y no fue otra cosa que la manera elegida por Bornhak para que el espectador no se pierda ningún dialogo entre los protagonistas debido al volumen de la música en las fiestas donde acuden. Para ello el director y guionista opta por la decisión más simple y sencilla: Subtitular los diálogos.

No sé si al lector esto le resultará novedoso o no, pero un año antes el director mejicano Artemio Narro usó exactamente el mismo recurso en su película ‘Me quedo contigo’, cinta estrenada en España en la sección panorama fantastic del festival de cine fantastico de Sitges en el 2015.

En resumen, ‘Der Nachtmahr’ es una película decepcionante donde su mezcla de referencias llevan a la cinta al mas absoluto de los naufragios y el intento del director para acercarse a una chica con problemas se aleja mucho, demasiado de lo que hicieron Milos y Edel en sus películas, lo que nos lleva a tener la sensación de que esta cinta es una gran oportunidad perdida. El ritmo lento y ciertas escenas hacen que pensemos que esta película se estanca y no avanza lo que deriva en que el sopor se vaya apoderando del espectador. Una lastima.


5 comentarios:

Jesús Haro dijo...

Buenas fiestas a todos Cuervos. Felicidad y Salud.

El Rector dijo...

Donnie, no se me ocurre mejor definición para "Der Nachtmahr" que la citada mezcla entre "Donnie Darko" y "E.T". Añádele si quieres unas gotitas del Henenlotter más onírico y obtendremos este extraño experimento sobre las miserias de la adolescencia y las siempre complicadas relaciones familiares.

Como apuntas, mucha buena intención, pero con muy poco resultado. Sobretodo, con ese tramo final que a mi me ha llegado a parecer bochornoso en muchos momentos.

Una película de más a menos, que empieza enganchando y termina desesperando al más pintado. Además de que a uno le queda al final la sensación, de que le han estado tomando el pelo durante hora y media.

Saludos.

P.D: No conocía la tal "Klip". Habrá que echarle un vistazo.

P.D 2: Buenas fiestas también para ti Jesús. Felicidad, salud y buen cine ;)

Donnie Darko dijo...

Feliz Navidad a vosotros también!!!

Efectivamente, el final de esta película es bochornoso y ridículo. Me viene a la cabeza 'rupture' por el hecho de estar ante dos cintas con dos finales bastante flojitos, pero en el caso de la cinta de Steven Shainberg este nos deja, como bien dice el rector, 80 minutos muy entretenidos, pero Akiz en cambio no. 'Der Nachtmahr' no consigue arrancar, nos deja momentos que parece que no vayan hacía ningún sitio y la criatura hace que pensemos eso de 'WTF!!!'

Igual hasta he sido muy bueno poniendo tres estrellas. Se que los gustos son muy personales, que cada uno tenemos diferentes sensaciones al ver una misma película pero realmente me cuesta entender que a día de hoy, 'Der Nachtmahr' tenga en imdb una puntuación de 6,8 tras 1054 votos...

Sobre 'klip'. A mi me encantó. La recomiendo abiertamente a todo el mundo.

Un Saludo

Missterror dijo...

Decepción total! Otra de las que tenía apuntada como fija para ver en el festival de Sitges de este año y menudo fail!
Como comentas tiene una falta de coherencia tal en casi todas las situaciones, que deja en bastante mal lugar el recurso de la extravagancia o la irrealidad vs realidad. Cuando no se sabe cómo contar las cosas, no se puede apelar siempre a las paranoias porque lo convertimos en un cajón desastre donde van a parar las mediocridades. Esto es lo que hace Achim Bornhak, simple.
A mi me duele más que no se haya sabido explorar bien en la relación entre Tina y el monstruo, en favor de la relación de Tina con el mundo, que poco importa, más que el hecho de que esta película cuente con otro de los finales bochornosos de este año.

En fin, que mucho ruido y pocas nueces, y nunca mejor dicho.

Saludos

PD- Qué grande es "Yo, Cristina F"

PD2- Qué absolutamente grandísima y maravillosa es "Velvet Goldmine" :)

Donnie Darko dijo...

Es que el final es tan patético... las intenciones podían ser buenas pero Bornhak las tira por el suelo de una manera increíble.. Es cierto que la película podía haber mejorado si este hubiera profundizado mas en la relación entre la chica y el monstruo pero no en plan 'E.T' como lo hace el director porque a mi por lo menos esa forma de relacionarnos no me gustó en absoluto. Es una lastima que veamos a Tina sentada en su cama mientras el bicho come o como esta le lleva comida... son escenas que no aportan mucho..si el director hubiera trabajado mas el guión probablemente otro gallo cantaría.. pero como bien dices 'Der Nachtmahr' es una grandisima decepción..

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.