miércoles, 3 de junio de 2015

Crítica: Insidious 3

Queridos cuervos, tirando de enchufes, situaciones extrañas y favorcetes, he tenido el inmenso gozo (me mordía las uñas ya) de ver el tercer capi de una de mis sagas de terror predilectas, la inmensa INSIDIOUS. Y como en el nido nos gusta de vez en cuando adelantarnos al resto, ahí tienen mis impresiones, en las que evito spoilers, no se preocupen...

Ya saben todos ustedes el amor incondicional y devoto que le guardo a ese maestrazo de la dirección que es James Wan y que ha sabido pillarle tán asombrosamente bien el punto a esto del terror netamente occidental, modificando, para siempre, como pocos, sólo los grandes saben hacer, el acervo de temores culturales, inmediatos y cinematográficos de una vez por todas. 

A diferencia de lo que sucedía en dos de mis cintas de terror preferidas de los últimos años (caray, la tercera también es obra de Wan), Insidious (2011) e Insidious: Capítulo 2 (2013), este Capítulo 3 ya no está a cargo de la maestría del joven genio postpúber de James Wan - que esta vez prefirió simplemente guardarse el papel de productor cediendo su asiento y batuta a un experto guionista con quien ya trabajó, Leigh Whannell. 

Pues bien, con Wan dirigiendo Fast & Furious VII, en realidad no había nadie mejor para tomar las riendas de la saga que Whannell, debutante que acudió también, ojo al dato, a William Friedkin para que le orientase en su nueva andadura como director. 

En Insidious: Capítulo 3, también dejamos de lado los personajes de la familia Lambert que ya conocemos más que de sobra y que eran el foco esencial de la narración de las anteriores, con lo que la 3 pasa a ser una precuela de Insidious en la que sí aparece el personaje de Elise Rainier, la psícica casi protagonista de las anteriores (Lin Shaye) que aquí toma si cabe más protagonismo. 

En un principio la idea no puede pintar mejor, francamente, pues esperamos conocer todo lo que rodea la historia de ese ser malvado que aparece como demonio prota de la 1 y quizás de la malvada madre de la 2, pero por desgracia, con estos cambios, relativamente no demasiados sustanciales, Insidious: Capítulo 3 parte de un punto bastante superficial, carente de la mayoría de los brillantes elementos narrativos, argumentrales y aterradores , que tan bien explotaron ambas pelis convirtiéndose en las delicias de los amantes del terror inteligente y con aire clasicón. 

Precuela que revela la verdadera atmósfera y la estética de la franquicia; arriesgando un poco del nivel de calidad del guión, y dando como resultado un producto dedicado sin duda principalmente a los aficionados a la saga que encontrarán que los escalofríos de las anteriores aquí son un pelín difíciles de hallar. 

En Insidious:Capítulo 3 la historia arranca cuando una adolescente llamado Quinn Brenner, interpretada por Stefanie Scott, ha perdido a su madre, y mantiene una incómoda relación problemática con su padre, obligado a cuidar de sí mismo, de Quinni y su hermano Alex. La chica,convencida de que su madre todavía está a su lado y que está tratando de comunicarle algo desde el otro lado, se pone en contacto con Elise Rainer,(Shaye) para pedirle ayuda en sus intentos de contacto. 

Ya sabemos lo poco partidaria que es nuestra Elise en el tema ouija y conversación con los muertos, por lo que al principio se muestra reticente y se niega, temiendo por la joven, pero finalmente tiene que ayudarle al ser incapaz de cubrir un espacio sobrenatural entre los vivos y los muertos. Pocos días después de que algunas actividades paranormales ya comenzaron y los feroces demonios comienzan a horroriza a la Quinn y a su padre padre. Así, el verdadero drama y el horror comienza. Y así, desafortunadamente, los intentos por contactar con la madre de Quinn, fracasan y en lugar de ello, no logran traer y comunicarse con la madre muerta de Quinn, sino que Elise asistió a una figura negra y maligna de los malos espíritus que habitan en el mundo de la oscuridad. 

Elise entonces exige a Quinn que ni se le ocurra volver a intentar comunicarse con el espíritu de la madre, ya que las figuras oscuras de los malos espíritus la acechan, y esperan poder venir a este plano de realidad si es invocado y la puerta se abre. Pero ya es demasiado tarde y el demonio convocado, poderoso, capaz de arrastrar a la niña fuera de la cama y partirle una pierna o arrastrarla arrancándola de su silla de ruedas... 

Para ser honesto, Insidious es una de mis cintas de terror favoritas de los últimos años, y la calidad superior de su terrorífica narrativa, si bien se mantuvo magnífica en Insidious 2, es prácticamente irrepetible. Si bien es cierto que poniendo al relevo de James Wan a Leigh Whannell, enamorado de las dos cintas de Wan, que ha buscado exhaustivamente nuevas formas de tensión para agradar a una audiencia fiel de la trama de la película. 

Pero Insidious: Capítulo 3, por desgracia, no puede alardear no ya de superar lo insuperable, sino de siquiera rozarlo. 

En lugar de presentar un fuerte argumento narrativo que nos atrape y nos agarre de los huevos, con un toque de terror escalofriante, acude a algunas escenas de tensión, que evidencian que Whannell se pierde en la grandilocuencia de la obra maestra para ofrecernos tan sólo un horror económico y no demasiado innovador, que si bien resulta convincente, aprobado y con algunos reflejos de gran calidad, entretendrán al público, pero muy por debajo de la absoluta perfección y giros argumentales de las predecesoras, (o sus secuelas en el tiempo). 

El fuerte enfoque de los personajes, sus historias cotidianas y recuerdos y de la historia, sin flecos, contada como sólo los grandes saben, se abandona aquí por una forma más plana y sencilla de introducir personajes e historia. 

Y es que a Whannell, que de seguro le espera un futuro más que aceptable, la saga Insidious, por desgracia, le viene un pelín grande y parece a ratos que se siente confundido a la hora de plantear narrativas, retratos y meter historias, dividido como está en resaltar los conflictos personales propiedad de Elise Rainier o los familiares de Quinn Brenner, tejiendo su historia, su trama, como una mera presentación de lo que ha de venir en Insidious 2 y 3. 

Se mantiene, como nota positiva en mi opinión, el Horror que transmiten las fabulosas creaciones musicales de Joseph Bishara, que aunque no firma la partitura es sin duda autor de referencia e inspiración absoluta, si bien esas desgarradoras y desquiciantes notas de violín que se convirtieron en uno de los puntos reconocibles e identificadores, fuertes, de las partes anteriores no aparecen en todo el metraje, excepto en la apertura y los créditos finales. Brian Pearson pone todo en el asador en cuanto a la cámara y los actores, dándonos unas estupendas imágenes oscuras que a pesar de sobrar a ratos, a mí me parecen deliciosas y un gran trabajo de fotografía. 

Lin Shaye, una vez más, lejos de defraudar es capaz de convertir el personaje de Elise Rainier en una mujer de carne y hueso, quizás en la mejor de sus tres interpretaciones para la saga. Del mismo modo, Angus Sampson y Leigh Whannell mantienen un toque de comedia en el fabuloso dúo de Tucker y Specs. 

Los nombres del nuevo elenco son absolutamente espectaculares, en un casting que se ha respetado y trabajado mucho, pero mucho, mucho. Así, Stefanie Scott, el personaje principal de Quinn Brenner está muy por encima del notable y el guapísimo Dermot Mulroney como su padre es bastante convincente si bien su personaje es un pelín más plano. También tenemos a Alisha, hermana de Quinn, y que juega un papel importante al abrir el camino para una entidad poderosa y maligna que pretende, entre otras cosas, controlar los espíritus de las hermanas, algo que ya es familiar en la saga... 

El éxito de Insidious 2 convenció a los productores en continuar con la saga, esta vez con un acercamiento a una nueva historia, y finalmente optaron por la precuela. La historia central, el trasfondo de los personajes, normales y paranormales, en especial el de Elise Reiner (Shaye) antes de que tuviera que ayudar a la familia Lambert en las dos películas anteriores, que transcurren después en el tiempo. 

A pesar de funcionar como precuela, su argumento no está lejano del de las dos pelis anteriores, lo cual juega en su contra, pues es bastante fácil adivinar y olerse la tostada... Desde el comienzo, la historia funciona a un ritmo excesivamente lento y plano, con muy pocas sorpresas realmente significativas. La tensión comienza y crece gracias al personaje de Quinn y su incapacidad de salir de la habitación, volviendo poco a poco la trama un poco más angustiosa e interesante. 

Sin embargo, el gran aliciente y marca de la casa de esta saga es la naturaleza de esa galería de fantasmas malvados y retorcidos que a mí tantísimo me acojonaron en su momento y a día de hoy lo siguen haciendo. Y en esta precuela se opta, erróneamente por no inventar demasiado y no salirse de lo marcado, triunfalmente por sus compañeras de saga. Por tanto, en cuanto al pretendido suspense y el elemento sorpresa del horror, el temor inconfesable, el respingo y la angustia, diré que hay pocas manifestaciones, aunque sí, las que hay, indudablemente son más que notables. Pero es evidente y notorio que las pretensiones fundamentales del director es convertir su cinta en esencialmente una máquina de escalofríos, si bien en las dos películas anteriores, estos escalofríos procedían más de las misteriosas entidades, con una narrativa fuerte y poderosa, muy bien diseñada y estructurada, con extraños puntos de partida que no siempre triunfan en cine, como el "viaje astral", sugerencia tan inusual y fructífera en su resultado, que se convierte en seña de identidad también.

Este 3 Insidious , sin embargo, ahora parece pretender normalizarlo todo un poco, sin alardes. Si Whannell (quien también actuó en las tres películas, en el personaje de Specs) no resulta ser tan cabal como su predecesor en la construcción y ejecución de la secuencia del miedo, y si bien repite fielmente todos los recursos visuales y narrativos de la saga , muy poco nos dice sobre la entidad demoniaca en este caso, sus orígenes y sus "razones", quizás para no pillarse demasiado los dedos. Este Insidious 3 nace con la "clara intención de revelar un poco más” de los tres investigadores paranormales que ya hemos conocido en los dos capítulos anteriores, mucho antes de que sean imprescindibles para resolver los problemas de los Lambert. 

Sus intentos de asustar a la audiencia a través de inmediatas sorpresas fuera de plano, con la pantalla casi a oscuras y la música a punto de convertire en riesgo acústico, desgraciadamente no valen una mierda, son vulgares, obsoletos, caducos y en absoluto efectivos. Una lástima a la hora de compararlos con los de sus fabulosas predecesoras. 

Aún así, el innegable toque de James Wan (ahora productor), del director de fotografía de las dos anteriores como director y ese fabuloso terror alcanzado se conjuran y si bien no aparecen de nuevo y no se solucionan todos los niveles en los que incurre en fallos, en gran parte, sirve como anticipo y recordatorio de lo buenas que son ambas pelis y saca la cabeza adelante, aunque no es capaz de experimentar y alcanzar el concepto y la fórmula de Wan y poco nuevo interesante ofrece, aunque su buena dosis de escalofríos, que una vez más hacen, gracias a una fórmula ya probada y eficaz, que parte de una estética absolutamente videojueguil, que aunque pierde un poco de impacto y la capacidad de despertar la ansiedad y el desconcierto de la saga, gracias a una estupenda factura técnica, convierte a la peli en un producto muy disfrutable, inferior a los anteriores, a los que complementa y hace aún mejores. 

Al igual que ya sucedía en el primer capítulo, Whannell utiliza un protagonista desafortunado, triste y hundido por la muerte de un ser querido en este caso, para atraer las simpatías de la audiencia; y en aquella era Dalton, el niño en estado de coma, mientras que en esta tercera entrega es claramente Quinn,en silla de ruedas, por cuya vida tememos aquí. 

Partiendo un poco del papel de Patrick Wilson, el padre de familia impotente es aquí Delmot Mulroney, y aunque a diferencia del personaje de Wilson, Sean (Mulroney) no está dotado - o maldito, según se mire - para entrar al otro lado, Whannell le otorga el “honor” de ser el primero en hacer conexión con las apariciones. 

Francamente, hay muy poco novedoso evocado aquí por Whannell, y lógicamente las comparaciones en este caso son muy, pero que muy odiosas. 

Aún así, Whannell muestra buenas facultades en su debut como director, basándose en gran medida en las señales que marca la banda sonora para crear momentos tensos. Sí, mientras que sus predecesores eran magistrales a la hora de transmitir verdadero terror y suspense, en este último capítulo casi no se nos va a poner la piel de gallina, por mucho que se respeten esas coreografías del terror marcadas por Wan. 

Whannel es como cabía esperar, menos original, menos cabrón, y en el fondo mucho menos genio que Wan, pero es que talentos como el de este tipo no son lo que se dice muy habituales. En definitiva, muchos verán este Insidious 3 como poco más que un tibio recauchutado, algo aburrido y con poca inspiración de las dos primeras y magistrales pelis-capítulos, rozando la mediocridad. Pero en mi caso, partiré una lanza en su honor, considerándola una peli convincente, con una fotografía y banda sonora perfectas, unas interpretaciones muy convincentes y algunas soluciones bastante inteligentes. También he de decir que no hay ni punto de comparación con las anteriores Insidious, infinitamente mejores, más profundas y mágicas y con un ingenio sobresaliente que aquí, por desgracia, escasea. 

Lo peor: Su horrible cartel, espantoso, el más feo de los tres. Quizás los chistosos parapsicólogos... Que no nos cuenten muuuuucho más del diablo y los seres de ese otro lado. 

Lo mejor: Alguno de los sustos, currados y eficaces. Y que ya se oye a Wan volviendo a dirigir la cuarta entrega después de Expediente Warren 2: The Einfeld Poltergeist. 

En el Festival Palm Springs International Film de este 2015, la peli ganó el premio al Director a tener en cuenta. 

Momento Freak: Tucker ( Angus Sampson ) luciendo una camiseta idéntica a la mía (jejeje) con Dolph Lundgren haciendo de He-Man.


20 comentarios:

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

Felicidades por las críticas y el trabajo Qué hacéis todos.
Damien Thorn me ha gustado la crítica de Insudious 3.
Y el trailer que suspense mmmmm.
Un saludos.

Damien Thorn dijo...

Gracias a tí, Agus, por seguirnos, que es lo que más nos satisface!!!!
un saludete!

Marcos ESTÉBANEZ VALLINA dijo...

GRACIAS CRACK POR TU GRAN CRÍTICA!! HABRA QUE VERLA, PESE AL BAJÓN DE NIVEL...

Damien Thorn dijo...

Gracias a tí, como siempre, Marco!
Bajón, el mío! Que luego igual la véis y os gusta más que Wan, aunque mira tu por donde, lo dudo, jejeje. Pero sí, la peli tiene-bastantes- cosas más que salvables!
Echadle un ojo y me contáis!
Gracias
Saludetes

Damien Thorn dijo...

Popr cierto, chicos, oí en la radio a un "crítico" de cine cuyo nombre me reservo, porque se me hincha la vena como al zimerio, decir que esta tercera parte era la mejor de la trilogía (que no va a ser tal), y casi mejor que Annabelle... PERDONA!!!!!!
Mejor que Annabelle?
Como si la peli de la muñeca horrenda tuviera algo medianamente destacable...
Insidious 3 es una MUY DECENTE cinta de terror, mucho mejor a spin ofs y mierder a remolque, pero desgraciadamente la mano sobria, cabrona y tétrica de Wan no controla todo como en las anteriores y si comparamos, pues sale perdiendo, pero porque Insidious 1 ha supuesto una revolución total del terror y la segunda, Insidious 2, un ejercicio de filigrana y reconstrucción de puzzles imposibles como sólo un maestro puede hacer de cuando en cuando.
Eso sí, la cinta no desmerece en absoluto la imaginería terrorífica, los sustos más que asegurados y las interpretaciones más que convincentes, así que en mi opinión, si, es peor a las anteriores, pero mucho mejor que el bodrio aquel, y de hecho, si estuviéramos en otras situaciones sin conocer antecedentes, la cinta sería casi sobresaliente, porque sólo pierde fuelle en las comparaciones.
Le he dado un 7, no un 2. Y vale, es que soy muuuuy exagerado, pero la cinta queda recomendada sobre todo a fans de la serie de pelis que mi Wan inició hace unos años.
Una lástima es que no se centren en las presencias del más allá. Me encanta toda la imaginería que Wan nos regala en los extras de sus ediciones especiales y en los que aprendemos siempre un poco más de esos malos malísimos.
Aquí se echa en falta.
Pero coño, ID AL CINE, que hoy se estrena, y disfrutadla a saco!!!!
Un saludo,
vuestro Damien

El Rector dijo...

Pues vista y pese al escepticismo inicial, disfrutada como un cerdo.

En trazos generales, estoy bastante de acuerdo con tu crítica, Damien, aunque como solía decir el gran Sr.Cady, "con matices".

Vaya por delante que esta tercera parte, si entramos en el odioso terreno de las comparaciones, me parece la más "floja" de las tres, pero claro, partimos de la excelencia, por lo que el resultado final de esta primera andadura de franquicia sin Wan en la dirección, raya el notable sin despeinarse.

El principal problema de esta tercera parte, como ya se ha comentado, es que no la dirige Wan. Aquí se echa en falta y de manera muy evidente, el virtuosismo de aquel detrás de la cámara y su aterradora facilidad para manejar los espacios y otorgarles mil y una dimensión. Whannell esto no lo sabe hacer, evidentemente, pero al menos, no cae en aquello del "si no sabes torear pa que te metes" y ni lo intenta, lo cual se agradece. En este sentido, "Insidious 3", es con mucha diferencia, la entrega menos personal de la saga.

Dicho lo cual (y era previsible), hay que hablar también del descenso de profundidad del guión, sobretodo en relación a la segunda entrega. En "Insidious 3" hay muy pocos secretos a descubrir y en este sentido, gran parte del interés se centra más en la subtrama de Elise, que en la propia trama principal.

Pero vayamos a lo bueno, que también lo tiene. De entrada, se agradece que se haya "innovado" al menos, en lo que al escenario se refiere. La acción ya no transcurre en la típica casa familiar de las dos anteriores entregas y opta por un viejo edificio en plena urbe (tal y como ya se hizo en la tercera parta de "Poltergeist"). Se agradece.

Luego tenemos el que posiblemente sea el relato más oscuro de las tres películas y posiblemente el más aterrador, más que nada por que aquí se huye del recurso fácil de los odiosos estruendos sonoros para generar el susto de turno y se opta por hacerlo con las imágenes. Se consigue, vaya si se consigue. "Insidious 3" contiene algunos de los momentos más aterradores que haya visto la franquicia y algunos de ellos (me vienen a la cabeza tres o cuatro), rozan la genialidad (lo que pasa en la habitación de esa muchacha en determinado momento del filme, es para enmarcarlo), hurgando en muchos de nuestros terrores infantiles.

"Insidious 3" también brilla a l ahora de magnificar la franquicia, introduciendo elementos nuevos a la mitología de la misma que hacen aun más grandes las dos entregas anteriores (o posteriores). Descubrir el inicio del "idilio" entre nuestra heroína y su vieja amiga es una gozada. En este sentido, la película funciona a la perfección como precuela.

No deja de ser digno de aplauso la perfecta conductividad existente entre los tres filmes, los cuales pueden disfrutarse perfectamente en ambas direcciones sin mostrar ni un solo agujero argumental. Algo que no siempre suele ocurrir cuando se hablamos de franquicias continuistas.

El reparto muy bien también, con un casting de lo más acertado (perfecta la muchacha en el difícil papel principal).

El Rector dijo...

En conclusión, esta tercera entrega se encuentra un peldaño por debajo de sus predecesoras, pero por contra, contiene al mejor villano de la franquicia y pese al descenso de calidad del guión, contiene los suficientes ingredientes terroríficos como para mantenerte (una vez más), pegado a la butaca del cine. Manejando nuevamente el suspense como ninguna otra película de terror sobrenatural, este tercer capítulo vuelve a manejar con éxito los tópicos del terror de hoy y de ayer y nos regala algunas secuencias para el recuerdo.

Muy pero que MUY recomendable.

Sin duda, estamos ante la mejor franquicia de terror que hay en la actualidad. "Insidious" es ya, después de tres entregas, patrimonio del género.

Saludos.

P.D: SPOILER Damien, lo que se me escapa por completo, es la aparición del demonio rojo. ¿Podrías darme luz en ese aspecto? FIN SPOILER

P.D: Viendo la secuencia final, queda claro ese acercamiento del director a la figura de Friedkin :)

Damien Thorn dijo...

Querido Rector,
SPOILER: Supongo que te refieres a ese final con susto marca de la casa en la que un ser de rostro rojizo grita tras Elise. Pues bien, mera licencia del dire, porque nada tiene que ver con la historia. Aquí, y es lo que si os fijáis en mi reseña más critico, el malo es el tal "Hombre que no respira", del que apenas se nos cuenta nada. La verdad es que la estructura de la cinta aún siendo muy sencilla, no se entiende bien por todo el mundo, y menos si Insidious dos no está más que revisitada, porque precuela, lo que se dice precuela tampoco es. El parásito que persigue a nuestra parapsicóloga todoterreno es el de la vieja maligna de la primera parte, pero no el demonio rojo del gramófono, por lo que su presencia aquí es innecesaria. Y la persigue porque eliminó (en la dos se nos muestra en un fabuloso flashback) la capacidad del nene para tener sueños lúcidos y realizar viajes astrales (que luego hereda su hijo y tiene que devolverle para ponerle a salvo), así que sí, esa inclusión del demonio rojo más que homenajear y contentar, confunde y sobra, máxime cuando el maquillaje ni siquiera es parecido...
FIN DE SPOILER
Y os preguntaréis, ¿Por qué este fricazo se conoce taaaan bien el maquillaje?
Os haré una revelación tipo "lecturas": Fascinado como andaba con Wan, y con su Insidious, bueno, y con unos cuantos vodka redbull de más, tuve la brillante idea de tatuarme al demonio rojo de ojos amarillos en plena zona epidural y casi a tamaño natural.... Esto, cuando además las cuatro últimas copas te las has tomado con el tatuador, os aseguro que de buena idea no tiene nada. Eso sí, si alguna vez Wan me ve el ojete estará súper contento y fijo que se siente halagado...Yo de momento, sigo quitándome la camiseta en la playa al borde y entro casi de espaldas al agua, ejem...

Missterror dijo...

Después de ver esta misma semana Insidious 1 y 2 casi seguidas, por segunda vez, tengo que confesar que me han gustado mucho más de lo que lo hicieron en un primer visionado, porque he sido capaz de entender, sin las mil interrupciones de los chonis maleducados que acostumbran a ir a las sesiones de cine a las que voy yo, la grandeza del guión y la gran capacidad de Wan para generar tensión, miedo y un tipo de terror que mola mucho y que tiene marca inconfundible.
Con las pilas insidiosas cargadas, fuimos al cine a ver el tercer capítulo, pero, en esa misma sala, había alguien más, entes que se ve que habíamos traído de algún viaje a otra dimensión involuntario: una familia de gitanos de todas las edades de lo más escalofriante, que no paraban de gritar, reírse, hablar como si se hubieran tragado un megáfono y, basicamente, jodernos la película. Una vez asimilado que ese es nuestro destino en las grandes salas, intenté desconectar y centrarme. como podía en la película. Esta precuela, que como bien dices, no funciona demasiado como precuela, al menos a mi modo de ver, no me ha gustado tanto como a vosotros, pues está por debajo de lo que Wan ofrece. La historia no me ha enganchado, ni me ha generado la tensión que debería teniendo en cuenta la condición de la protagonista. La historia no atrae, el rollo aterrorizado de Elise no me convence y las referencia a las otras dos Insidious me parecen metidas con calzador para que haya conexión. Si bien Whannell maneja bien los sustos, y ha creado al ente más terrorífico de la saga, con diferencia, pierde una baza increíble al no hablar muuuucho más de ese ente, al no darle todo el protagonismo, y al hacer tan sencillos los viajes a otras dimensiones.
Desde luego, no se puede negar, que aquí los sustos los provocan las imágenes, y nos la subida exagerada del volumen que acostumbra a hacer Wan, pero yo echo de menos ese bote en el sillón que provocaba la 1 y la 2. Algo que siempre he creído que perjudicaba a todas las películas de Insidious es la excesiva carnalidad de los entes, y en esta tercera, pasa lo mismo, pero a diferencia de as otra dos, Wahnell, y he aquí su mayor punto positivo, sí ha sabido provocar el terror con esa carnalidad, y como dice El Rector, la escena de la habitación, con el ente cerrando cortinas y puertas ante la desesperada mirada de Quinn es brillante, pero más allá de todo eso, y aprobando esta tercera parte, para mi se queda en un intento más que en un resultado.
Damien, hablas de Alisha, la hermana de Quinn, y necesito que me lo expliques, porque o yo me perdí, o en la película que yo vi, no había ninguna Alisha...

Resumiendo, para mi ha sido una pequeña decepción, que es resultona pero se aleja de la genialidad de Wan (que cada vez aprecio más). Eso sí, la escena final, justo antes del susto final que no viene a cuento, la de la cara...esa sí que me dio mal cuerpo...sólo podía pensar en Pazuzu y eso ya es una provocación en toda regla.

Saludos

P.D- Todavía sigo en shock con tu historia del demonio rojo tatuado donde la espalda pierde casi su nombre...eso es para película por sí mismo!!!

Mel dijo...

Fantástica crítica! Una pregunta....dónde puedo encontrar la camiseta que comentas en el momento freak? Gracias!

damien thorn dijo...

Misst, no sabes la ilu que me hace que te guste un pelín más la saga...Ya sabes que soy wanófilo...
Mel, yo la compré en Les Camisetes, pero hay como tres o cuatro páginas web que la comercializan (y cosas muuuuucho mas freaks), así que paciencia!
Un saludo y gracias a todosssss!
Por cierto, CONFIRMADO INSIDIOUS 4 en Tweet de Wan
Y CONFIRMADO demonio rojo
Arriba ese Pazuzu!
Saludetes

damien thorn dijo...

Habréis leído que han detenido en Gijón a uno de los mayores subidores uploaders de pelis de calidad de la red, no propondré día de luto, porque me veo enchironado, pero casualmente, a las pocas horas mi pc petó, así que he cambiado cuenta google, confirmadme que sigo apareciendo aún con nueva foto yt tal...Aghhhhhh!

damien thorn dijo...

http://www.elcomercio.es/gijon/201506/05/detenido-gijon-maximos-expertos-20150605124823.html

Y la Pantoja a la calle...Y Rato y su pasta tratados como lores, y los valencianos arrasados, y las princesas echando mano a la caja...
Esto si que es terror, compañeros!!!!

MABUSE dijo...

Bastante de acuerdo en general con tu crítica, Damien. Obviamente más flojita que las primeras, pero muy muy disfrutable, sobre todo para los fans de la saga, entre los que también me encuentro. A mí el bronquítico cabrón me tuvo bastante tenso toda la peli, la verdad.
Sólo hay una cosa que no he pillado, lo que dices de Alisha, la hermana de Quinn... ?? O yo me he perdido algo, o hay metraje cortado que nos han birlado una vez más.. ya me dirás.
Gracias, y un saludo!!

damien thorn dijo...

Amigo Mabuse (rico nick), todo tiene su explicación, que inevitable me hace quedar bastante paleto... Pero después de revelaros donde tengo tatuado al Red Demon ya no creo que mi nivel de frikismo pueda subir más alto...
Ejem... Esta peli tuve el HONOR de verla tres días antes de su estreno mundial, en la versión entregada a la distribuidora, o sea, la misma que tu has visto en cine y yo volví a ver el mismo viernes.
Pero la vi con subtítulos en algo así como ruso y con un inglés bastante malejo. Así que el personaje de Maggie, interpretado por Hayley Kiyoko, amiga de Quinn, a la que constantemente se refiere como "SIS" o "LILL SIS", junto al hecho de que pase bastante del pequeño Alex y que al padre no le llame "Señor Brenner" sino Daddyyyyy, prolongando mucho la y en tono irónico, me llevó al equívoco. Mi C1 inglés, mis años (unos cuantos al final) fuera de España y la cago en una nimiedad...Pero bueno, todo sea por traer primicias antes que nadie, y al César lo que es del César, nuestra crítica ha sido, como muchas otras veces, la primera.
Gracias a tí, por leernos y por ser parte de este, tu nido.
Un saludete!
feliz findeeeee

MABUSE dijo...

Ok Damien, entendido. Pensaba que había sido yo el que no había pillado algo. Muy comprensible el error viendo la peli en esas condiciones, y totalmente insignificante si se trata de comentar primicias antes que nadie, por supuesto.
Lo de tu tatuaje..... creo que seguimos todos estupefactos. Déjanos un tiempo para asimilarlo...
Saludos!!!!

damien thorn dijo...

Gracias por tu comprensión, Mabuse!!
Algún día os revelaré donde tengo mis otros tesorillos tatuados, jejejeje
Saludetes!

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

Damien Thorn
Y pasado tres días mirando Insidious 1, 2 y 3 A ver cuando salga el Insidious capítulo 4 . Formidable crítica me a gustado lo que pones.
Un saludo...

Donnie Darko dijo...

A mi esta tercera parte de "Insidious" me pareció mas cercana a "Annabelle" que a las dos cintas de Wan (Y eso que la primera no me parece la gran película que mucha gente dice que es y que la segunda me aburrió sobremanera) Pero al igual que en la película de John R. Leonetti tengo la sensación de que aquí no pasa nada, que la cinta cuenta una historia que no me interesa demasiado porque ya le he visto antes millones de veces, porque la vida de la pobre medium me interesa mas bien poco y la de la pobre niña aún menos.. En definitiva "Insidious: Capítulo 3" me parece que debería ser el punto y final de una saga que con cada nueva entrega nos deja una película mas floja que la anterior.. ¿Que es lo que mas me gustó de la cinta de Whannell? Sus guiños a "El resplandor" algo con lo que un servidor disfrutó enormemente.. el resto.. prescindible..

Un Saludo

Donnie

baruk dijo...

No estoy muy deacuerdo damien a mi me parece la mejor de las tres,muy equilibrada y oscura,terrorifica felicidades

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.