viernes, 14 de febrero de 2014

Crítica: The Hidden

El cine de género, como el que solemos comentar en este blog, suele causar un mayor impacto y sorpresa (al menos es el caso de quien escribe) cuando uno contempla historias de asesinos sanguinarios, monstruos abisales o muertos vivientes, siendo un chaval o adolescente que supura hormonas por cada poro de la piel, que siendo casi un cuarentón (cascarrabias, según algunos) que hace tiempo perdió su melena. Por ello, en muchas ocasiones, me niego a revisar aquellos títulos que me impactaron en la niñez y siguen siendo brillantes en el recuerdo. Prefiero evitar echar por tierra aquellas gratas sensaciones, con toneladas de cruda realidad (aquel film que nos parecía fabuloso es en realidad una memez). Es lo malo de hacerse mayor, aquellas salpicaduras de sangre, monstruos babosos o psicópatas despiadados se vuelven tipos insulsos o estupideces sin sentido. No obstante, también sucede que aquella vieja película que se visionó al alquilarla del videoclub de al lado de casa o al emitirla en algún programa nocturno dedicado al alucinante mundo del terror (entiéndase, el estupendo, Noche de Lobos), sigue conservando todo el impacto y fascinación del primer momento. Lo cual es un goce mayúsculo. 

La producción de 1987 The Hidden pertenece a este segundo grupo, a ese selecto grupo de cintas que el tiempo trata con benevolencia (o incluso mejora), a pesar de que lo lógico fuera lo contrario. 

The Hidden (aquí bautizada: Lo Oculto) narra los esfuerzos de dos policías muy diferentes, un expeditivo y veterano detective de homicidios de Los Ángeles, Tom Beck (Michael Nouri), y un joven enigmático agente del FBI, Lloyd Gallagher (Kyle MacLachlan), que se ven forzados a trabajar juntos para intentar detener, por todos los medios, la ola de actos violentos y asesinatos que están llevando a cabo personas sin antecedentes delictivos y sin aparente conexión entre sí, pero que de alguna forma están relacionadas con el pasado oculto del agente Lloyd. 

El guión que escribe Jim Kouf es una extraña, pero muy hábil, disfrutable y gamberra, mezcla de géneros cinematográficos, donde lo que a priori podría parecer descabellado cobra coherencia con una naturalidad pasmosa y veracidad tangible. El sorprendente cóctel lo forman, las películas de alienígenas invasores (son claras las influencias de la obra The Thing de Christian Nyby o John Carpenter), las películas de pareja de policías antagónicos que deben resolver un caso pese a sus discrepancias (ese mismo año, 1987, vio la luz una de las películas más importantes de dicho subgénero policial, la estupenda Arma Letal), las violentas cintas de acción de aquellos demenciales 80 donde chusma armada hasta los dientes, sin escrúpulos y sin razón alguna lanzaba cantidades ingentes de plomo contra todo el que transitara por los suburbios de las grandes ciudades americanas, y como aderezado imprescindible, estupendas (y en este caso bien utilizadas) dosis de humor negro y macarra tan de moda en la época. 

A la (loca) idea de partida, hay que sumar un modesto presupuesto (esta cinta es el clásico producto de serie b ochentero), un director desconocido (Jack Sholder) que además venía de pinchar en hueso con la secuela de la mítica Pesadilla en Elm Street y unos actores sin excesivo carisma y forjados en su mayoría en la televisión (sólo Kyle MacLachlan venía de protagonizar dos films bastante notorios y comentados como fueron la irregular adaptación de Dune y el enigmático, turbador y excelente thriller Blue Velvet, ambas del amigo David Lynch). Pues he aquí que todos estos elementos que deberían de dar una mediocre producción, logran obrar el milagro, consiguiendo transformar en virtudes los posibles defectos y sacar el máximo rendimiento de todos los elementos mencionados. 

Diría que fundamentalmente el gran acierto y responsable de los buenos resultados obtenidos es un inspiradísimo Jack Sholder que firma aquí con muchísima diferencia su mejor película (el resto de su filmografía es un continuo cúmulo de despropósitos) y también un montaje endiablo que no da un minuto de tregua al espectador (¡una verdadera montaña rusa de acción, sangre y humor!). Ejemplos de la gran labor tras la cámara y en la sala de montaje se aprecian en: un inicio demoledor donde observamos a través de una cámara de seguridad de un banco el violento atraco que sufre este, unas frenéticas y trepidantes persecuciones (muy de la “vieja escuela”) por las calles de Los Ángeles (sin necesidad de mostrar miles de planos por minuto tan utilizado últimamente por Hollywood, que básicamente lo que consiguen es marear y que no veamos nada. Debería más de uno visionar las persecuciones de cintas como Bullitt, The French Connection o To Live and Die in L.A., para saber cómo rodar estas secuencias), o el gran asalto a la comisaria para intentar acabar con el agente Lloyd. 

Aunque he mencionado lo poco conocidos en la gran pantalla de los actores integrantes del film, hay que mencionar, pese a que todos cubren con solvencia su cometido, a los actores principales (Nouri y MacLachlan) que transmiten buena química y veracidad en sus personajes y también la labor de la actriz Claudia Christian (sin duda, lo que más se me grabó en la mente cuando vi la cinta por primera vez con escasos 13 años) que interpreta a la stripper mutada en pseudo-Terminator, Brenda. 

Es evidente que no estamos ante ninguna obra maestra y todo no son aciertos, pero las posibles deficiencias del film quedan muy eclipsadas por sus hábiles bondades. En el lado negativo, encontraríamos una partitura compuesta para la ocasión por Michael Convertino que soporta muy mal el paso del tiempo (¡ay esos horribles sonidos de sintetizador tan usados en la época!), unos efectos digitales incipientes que hoy día resultan irrisorios (curiosamente los efectos de maquillaje y de la criatura, muy del estilo cronenbergiano, siguen siendo estupendos), un desenlace apresurado donde todo resulta atropellado y forzado (supongo que el presupuesto no daba para más) y en mi caso, un final edulcorado que rompe con el tono oscuro, macarra y bastardo que había imperado en la película a lo largo de todo el metraje. 

Así que aquellos que hace tiempo no la revisáis, id tranquilos que no os va a decepcionar y la vais a disfrutar como la primera vez, y a todos los que aún no la han visto, les aconsejo le echen un ojo, porque esta joyita de culto del cine de acción con toques de terror y ciencia-ficción es endiabladamente entretenida y recomendable para pasar una sesión de cine un sábado por la tarde-noche con los colegas. 

Nota 1: A pesar de obtener buenas críticas y varios galardones en Festivales de Cine Fantástico y Terror como el de Avoriaz, FantasPorto y Sitges, la película fue un fracaso de taquilla. 

Nota 2: Seis años después de su estreno, en el año 1993, y una vez convertida en pequeña obra de veneración, se realizó una infecta secuela, The Hidden 2, que fue directa al mercado video y que es mejor mantenerse alejado de ella lo máximo posible para no sufrir trastornos en la vista.


11 comentarios:

El Rector dijo...

Max, completamente de acuerdo con tu estupenda crítica. The Hidden sigue siendo ha día de hoy, un validísimo chute de serie b a caballo entre el thriller, el terror y la ciencia ficción, tan característico de la época.

No deja de ser curioso lo de Jack Sholder, que después de dirigir la secuela de Pesadilla en Elm Street (la cual, no me ha parecido tan horrible después de varios revisionados posteriores, si en su momento) y una cinta considerada cuasi de culto como The Hidden, se perdiese dirigiendo morralla para la televisión.

Al igual que a ti, la secuencia de Claudia Christian se me quedó guardada en el recuerdo y siempre me acuerdo de ella al recordar la película. Le tengo un cariño especial a esa actriz, que para mi siempre será Susan Ivanova de la estupenda serie de ciencia ficción Babylon 5.

Y si hablamos de parejas de policías y de alienígenas, no nos olvidemos de otro clásico de la época: Alien Nation, a mi juicio, incluso un peldaño por encima de The Hidden.

Saludos.

PD: La secuela tremenda... de mala digo ;)

Max Cady dijo...

Gracias por tú comentario Rector. Muy de acuerdo con casi todo lo que comentas, la discrepancia vendría con Alien Nation. Apenas la recuerdo (hace una eternidad que no la he visto), pero la sensación que tengo es que era una película con mucho potencial pero que desperdiciaba la oportunidad y sólo se quedaba en un intento. Será cuestión de volverla a revisar (gracias por traérmela a la mente).

Saludos!!!!!!!!!!!!!

P.D. Siempre he pensado que The Hidden es de esos productos que tienen todas las papeletas para ser un bodrio y sin embargo las estrellas se alinean y el resultado es diametralmente opuesto. Pequeños milagros que suceden de vez en cuando.

May Dove dijo...

Peliculón de culto muy acorde a tu crítica, que es genial; como siempre. Yo la vi más tarde de su estreno, por supuesto; que soy un yogurín. Pero la pillé un día por la tarde en televisión española y la vi con mi padre, que siempre disfruta con este tiempo de cintas. Nos lo pasamos genial. Todas estas películas de acción/ciencia-ficción/x ochenteras lo clavaban. O soy yo, que les tengo un cariño especial por haberme dado las mejores tardes de fin de semana que se podían tener cuando eras un crío sin oficio ni beneficio.
Magistrales las secuencias de acción... TENGO QUE VOLVER A VERLA

Capitán Rábano dijo...

Me encantó esta película, que además de ser ciencia-ficción y mucha acción, tenía un extraterrestre parásito que gustaba de conducir Ferraris, jejeje.. curiosmante recuerdo haber visto sólo unos días antes "Y vinieron de dentro de..." del gran Cronenberg y claro, quieras que no, algo tienen en común.

Te he conocido a través de los premios 20Blogs. Me gusta esta oportunidad de descubrir espacios como éste, aquí me quedo de seguidor!.

El Rector dijo...

Capitán Rábano, por la parte que me toca, muchas gracias por tus amables palabras hacia el blog. Un placer que nos sigas y nos leas... tanto, que te prometo en breve una crítica de "Y Vinieron de Dentro de..." :)

Saludos.

Max Cady dijo...

May Dove, muchísimas gracias por tú comentario (tan generoso como siempre). Desde luego esta película es una de las muchas que realizaban combinaciones extrañas de géneros en los 80 y que dio un resultado estupendo, ahora generalizar es algo aventurado. Yo las que he ido revisando aguantan muy mal el paso del tiempo (supongo que es uno de los motivos por los que The Hidden aún destaca más).

Capitán Rábano, esta cinta presenta (a mi juicio) una crítica de fondo a lo alocado del modo de vida americano de los desenfrenados 80 muy irónica. Es curioso cómo al alienígena de marras le gusten los coches caros (fundamentalmente deportivos), las mujeres espectaculares y los hombres con poder. En cuanto a seguir acercándote a Nido de Cuervos para disfrutar de noticias y reseñas de esta locura del cine de género, por la parte que me toca, gracias.

Saludos!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

No vi la pelicula pero por Dios que he visto a la actriz. Nunca nadie ha calzado tan bien un traje de baño. Ya estoy buscando la pelicula, pero primero iré por Claudia C., acatando el orden de mis instintos.Saludos.Adrian Bentos.

Max Cady dijo...

Anónimo (Adrian Bentos), la trayectoria de Claudia Christian básicamente se circunscribe al mundo de la televisión, ya que en el cine sólo se le ha podido ver en papeles secundarios en poco más de una veintena de films de serie b o z, de la que The Hidden es con mucha diferencia su mejor película. Una vez saciados tus instintos no dudes en ver esta estupenda mezcla de acción y ciencia-ficción que seguro disfrutarás enormemente y no sólo por el baile en plan stripper de Claudia.

Saludos!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Ya conseguí la película. Gracias Max por estar atento y por compartir. En los poquísimos años que llevo navegando me crucé con su página alguna vez, leí lo que buscaba y seguí mi camino, recién me detuve cuando vi que no solo debatían entre ustedes sino que permitían a los de afuera como yo acercarse al fogón y compartir el calor de las películas. Eso es, para mi, lo mas atrayente de este lugar por favor no lo cambien. Que bueno es acercarse a un amigo y decirle: mira lo que he visto!.
Saludos. Adrian Bentos

Max Cady dijo...

Gracias a ti Adrian por seguir Nido de Cuervos y ahora en cuanto veas The Hidden ya sabes lo que te toca… dejarnos tus impresiones.

Saludos y espero que la disfrutes!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

La acabo de ver y estoy a favor. Estoy de acuerdo con lo de la musica, especialmente en la escena de las terrazas, cuando persiguen a C. Christian, en donde es la musicalizacion es insólita casi paródica (Convertino parece gritarnos que está presente). Y muy graciosa una de las escenas anteriores en donde detrás de los protagonistas en segundo plano un paramédico trata de subirle los pantalones a un muerto ¿porque?,creo que se trataba de un actor comprometido en con su papel. Y por último los dos segundos en pantalla de Danny Trejo (alias Machete) en una celda de la comisaría ¿que edad tiene ese hombre?. Estoy satisfecho.
Saludos. Adrian Bentos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.