jueves, 17 de octubre de 2013

Crítica: The Rambler

Dos opciones.

Por regla general suelen existir dos opciones para todo, dos opciones que suelen ser totalmente opuestas entre sí, y que obligan a que inclines la balanza hacia posiciones completamente diferentes, con consecuencias completamente diferentes.

Se intenta que el mundo sea un lugar de grises, que el blanco y negro no estén tan sumamente definidos, pero , por lo normal, no se suele conseguir, y al final, solo nos podemos decantar por uno de estos dos colores. Todo, al final, se decide entre el blanco o el negro, entre el sí o el no, entre el me gusta o el no me gusta.Eso es exactamente lo que le pasa a propuestas como "The Rambler", lo que le lleva pasando al cine de Calvin Reeder desde que comenzó a dirigir su peculiar cine: o es sí, o es no.
 
Partimos de ideas y concluimos con ideas, lo complejo es precisamente darle forma a esas ideas...pues claro , esa es la misión del director, pensareis....sí y no (yo es que me muevo entre grises, bieeeenn!!!). Aquí es donde me gustaría desarrollar mi planteamiento inicial. Películas como las que hace el sr. Reeder, ya no es cuestión de que te gusten o no, de que las entiendas o no, yo creo que es un tema del significado que cada uno le quiera dar, aquí, el éxito o el fracaso depende de lo que nosotros podamos desprender de ellas, me explico, propuestas tan surrealistas, tan oníricas como las que nos regala Reeder, basan su aceptación, en las particulares premisas de las ganas de implicación personal y montaje de una historia y un significado (TU significado), para poder llegar a algún tipo de conclusión que te permita encajar y cerrar la película satisfactoriamente. Ya lo hizo con la maravillosa "The Oregonian" (2011), y ahora repite en "The Rambler".
 
No, a Calvin Reeder no le gusta ponerlo fácil, nada fácil, y yo, desde aquí se lo agradezco, porque un poco de ejercicio mental viene la mar de bien, y en esta película nos obliga a hacer ese ejercicio hasta que tenemos agujetas en el cerebro.

De entrada os diré, que "The Rambler" es la idea ampliada de un corto de su autoría del 2008, en el que él mismo interpretaba al caminante (desde ahora me referiré a él como el rambler). La historia parece sencilla, un hombre que sale de prisión e inicia un extraño camino hasta llegar a la casa de su hermano, quien le ofrece la posibilidad de una vida tranquila y rehabilitadora. Por supuesto, en ese camino confluirán un sin fin de personajes de todo pelaje y situaciones totalmente inesperadas e inverosímiles.

"The Rambler" es un western moderno, con un antihéroe moderno, de los que tienen tirón, un tipo duro, hecho a sí mismo, que a base de golpes de la vida (y nunca mejor dicho), va sobreviviendo como puede, en la cárcel y fuera de ella, viviendo la carretera como un caminante profesional, ya que su modo de vida se centra y se basa en caminar hacia ninguna parte y vivir las experiencias que ese camino pone a su alcance. Como podéis imaginar el rambler es un tío de pocas palabras, un hombre que no es capaz de sentir empatía, y que afronta su destino sin inmutarse, lo que hay es lo que hay, no es necesario darle mas vueltas. Por supuesto, nadie mejor para interpretarle que Dermot Mulroney, que hace el mayor papelón de su carrera.

En la carretera, el rambler, conoce cíclicamente a una chica rubia (the girl), que no es otra que Lindsay Pulsipher (actriz fetiche de Calvin Reeder), y es cuando se inician una serie de situaciones grotescas en las que ambos se ven implicados y en las que la chica siempre termina muriendo, una vez detrás de otra, en un simbolismo sobre la incapacidad del caminante de sentir algún tipo de sentimiento positivo hacia alguna persona, haya sido como haya sido su relación con la misma hacia el momento (todo termina, porque realmente nunca empezó). También se topa con una científico al que le encantan los experimentos humanos ambulantes, que resultará del todo inquietante y letal, aunque extrañamente entrañable. Con este personaje, Reeder deja claro que las influencias son las influencias y que quieras o no, estas terminan por salir, y más cuando experimentas con las imágenes de la forma en la que él lo hace. Es así como el personaje del científico, se convierte en un homenaje por los cuatro costados a Cronenberg y su "Scanners".

Los personajes van y vienen, el rambler se ve involucrado en un mundo de peleas amañadas, al rambler la parten la cara mil veces, pero continua estoico en un mundo que le parece ajeno del todo, él ya no pertenece al mundo, él se mueve en otras tesituras, en unas que son incomprensibles para el público, pues en este viaje, en el que parece que David Lynch podría asomar la cabeza por cualquier rincón, nada es lo que parece y el sentido es el arma que el espectador tiene debajo de su silla mientras ve esta película.

Si os preguntáis por qué digo esto, cuando así contado, no parece una locura de considerables proporciones, os diré que es porque tengo que volver al inicio de mi disertación (aunque sea escrita), y deciros que en "The Rambler" no hay una lógica única, y es el espectador el que debe encontrar un nexo a la inconexión, y un significado al caos, para terminar con alguna conclusión que le valga y que le convenza para cerrar una película, que aparentemente no tiene fin, vamos, que o consigues explicarte el argumento a tu manera, o no tendrá sentido nada de lo que hayas visto, por muy impactante que haya podido ser. En mi caso fue fácil, yo lo logré, yo le di el sentido que YO le quería dar, yo lo encajé de la forma en la que quería encajarlo, que desconozco si es la idea que quería presentar Calvin Reeder cuando hizo la película (y poco me importa , la verdad), pero que tan "generosamente" me ha cedido, para permitirme tener la mía propia, y eso es fantástico, por mucha aberración cinematográfica que algunos vean.

Conclusión uno, si yo armando MI propio sentido quedo satisfecha, porque entiendo que así todo encaja (como me encajaba en "The Oregonian"), un trabajo tan supuestamente caótico, queda en un excepcional ejercicio de implicación (como explicaba al principio) que seduce mucho y te deja rendido (en todos los aspectos), y suene como suene, yo soy de las que aplauden estos imaginarios de terceros, que se terminan convirtiendo en el mío propio. Si alguien quiere saber MI significado de "The Rambler", que lea mas abajo (después del spoiler).

Obviamente nada de lo mencionado tendría sentido si la película no atrajera en otros ámbitos, como son el visual y el sonoro. Y os aseguro que la atracción en ambos sentidos es alta, es magnética. Negaría la mayor, si no dijera que al principio cuesta un poco seguir los pasos, paisajes áridos, actitudes desconcertantes, visiones repetitivas, pero una vez que Reeder nos mete en faena y empieza el baile de escenas, cuesta apartar los ojos de la pantalla, cuesta no buscar el sonido que anuncia la desgracia, cuesta no dejarse sorprender con lo que llega luego...y la sangre a sus anchas cuando tiene que salir, como un personaje más que se ha preparado bien su papel.

Conclusión dos, "The Rambler" es una película que no es fácil, que exige mucho, pero a mi modo de ver, también da mucho. Para los valientes cinefagos o los que no se conforman con las convenciones va muy bien, para el resto, una curiosidad o una tomadura de pelo, no habrá más.
 
SPOILER- MI explicación es que realmente lo que está viviendo el rambler es su camino hacia la muerte, su propia preparación hacia lo desconocido, que ni empieza ni termina, solo sigue una carretera en la que él ya no está y los que están ya no importan. La dimensión desconocida que separa la vida de la muerte. Esta es la que me encaja, la que me gusta y la que quiero. No hay mas.
 
 

11 comentarios:

Max Cady dijo...

Muy buena reseña Missterror (aunque seguimos en caminos diametralmente opuestos). Es una lástima que olvidara tomarme mi dosis de ácido lisérgico (LSD) antes de ver este delirio visual y hemorragia argumental, porque a pesar de haberlo intentado de todas las maneras esta propuesta (extremadamente) rara y surrealista me ha dejado exhausto e indignado. Calvin Reeder sólo ha conseguido mantenerme estoico viendo sus disparates para saber si llevaban a algún sitio (aunque fuera polvoriento, vacío y en mitad del desierto) pero desgraciadamente han naufragado en mitad del océano. Además, en todo momento he tenido la sensación de que el señor Reeder pretendía ser el más “lyncheano” de este planeta, cuando se ha quedado en un imitador mediocre. Sin duda el WTF (en el sentido negativo) más importante en muchos años.

Saludos!!!!!!!!!!!

P.D. Y eso que venía de ver Upstream Color que había requerido de todo mi esfuerzo metal, pero es que una cosa es realizar un relato alegórico o metafórico y otra plasmas las imágenes más extrañas y oníricas que se me ocurran y quien quiera que les ponga un lazo.

El Rector dijo...

Yo me he quedado en un punto intermedio del camino entre vuestras dos posturas. Por un lado, comparto la postura de Max y soy de los que prefieren que el lazo venga puesto o en su defecto, si he de ponerlo yo (que tampoco se me caen los anillos), que haya algo dentro del paquete. Y en propuestas como ésta o A Field In England por poner ejemplos recientes, pienso que la libre interpretación del espectador, no es otra cosa que una escusa por parte del realizador, de dar rienda suelta a sus pajas mentales sin necesidad de armar una historia con sentido. Yo no veo el mérito en este tipo de ejercicios.

Por otro lado, no voy a negar que a diferencia de la película de los barbudos en la campiña, The Rambler ha conseguido mantenerme enganchado a la travesía de ese señor de principio a fin y además, me ha regalado un buen puñado de locuras demenciales que son esas, como podían ser otras (con estas reglas todo vale), pero que me han resultado llamativas. Por lo tanto, ni tomadura de pelo ni genialidad, le doy el aprobado y la catalogo de curiosidad a disfrutar (o no), según paladar.

Saludos.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Hola: Considerando la calidad de tu página y cuánto ha llegado a gustarme, más el aporte que considero que presta tu labor al universo bloguero, te he considerado para el Premio Liebster Award, una iniciativa entre blogueros. Más información en el siguiente en mi propio blog. Si accedes aceptar el premio y seguir esta cadena, te pido por favor respondas que has hecho tu entrada respectiva dejando comentario desde el post de mi blog dedicado a este premio. Gracias.

Machete dijo...

La he descartado en el Festival por incompatibilidad horaria, aunque la opinión es favorable, por lo que comentas creo que he hecho bien. No creo que me guste.

pd. A este paso, cuando llegué el festival no os quedará nada por ver.

Missterror dijo...

Max- yo es que el LSD me lo pongo en el té todos los días como si fuera azúcar ;)
Está claro que para ti Calvin Reeder es NO.(Jamás se te ocurra acercarte a "The Oregonian")

A mi es que me gusta ponerle el lazo a las pelis, no lo puedo evitar, y cuanto mas grande, mejor (que soy un poco cursi)
Realmente este tipo de películas requieren un esfuerzo titánico, pero si te llegan se ve tremendamente recompensado. Si no logran hacerte sentir nada, el cabreo es entendible.

Rector- pues un poco igual, entiendo que estas propuestas no te resulten atractivas. Al menos me doy con un canto en los dientes con que te resultara atractiva visualmente y la catalogues como curiosa.

Elwin Álvarez Fuentes- Muchísimas gracias por el premio y por los elogios de parte de todo el equipo de Nido de Cuervos

Machete-Si la habías descartado desde el principio, es que nunca te atrajo, por lo que tú que sabes tus gustos mejor que nadie, supongo que no te gusten este tipo de experiencias aparentemente "vacías" (entrecomillo porque para mi tienen un significado brutal).

Nuestra intención es que , en la medida de lo posible, cuando llegue el festival, el que quiera pueda tener una opinión de cada película según los cuervos :)
Lamentablemente este año yo no podré ir, y esto me acerca un poco al gran festival que vais a disfrutar.
Eso sí, no te pierdas la cobertura que nuestro compañero Ted Bundyse ha propuesto hacer, porque va a ser sensacional. Esto sólo es el avance


saloudos

Machete dijo...

No del todo, pero hay otras que me interesan más. Está bien, pero a mí me emociona más verlas allí, que en casa. Claro que, si no se puede ir por el motivo que sea, entonces es lógico. También es aplicable después del certamen, para cosas que hayan quedado pendientes. Me iré pasando, pero yo también realizo cobertura, no sé si tendré tiempo en el mismo festival, seguramente lo haré a posteriori.

thewronggirl dijo...

Me chifla toda la parte de los colores, mogollón! Se estila mucho todo el tema de western modernos, ahora, no?
Muy buena crítica, MissTerror

Missterror dijo...

The Wrong Girl- Pues sí que es cierto que se lleva bastante el western moderno, ya sabes, el pasado siempre vuelve, y lo vintage con toques modernos, siempre es chic!!!
Los colores en esta película son una constante, mírala y nos dices.

Gracias!!!!

Weaze dijo...

Pregunta: Eres la misma de almasoscuras???

Soy fiel seguidor de ese blog y recuerdo haber visto ese nickname ahi.

Saludos.

Missterror dijo...

Weaze-Tienes buena memoria, soy la misma, aunque ya hace mas de un año y medio que estoy con los cuervos.
Desde aquí un saludo inmenso a mis antiguos compañeros de Almas Oscuras.

Espero que ahora también compartas esa fidelidad con nosotros :)

saludos

El Rector dijo...

Weaze, Y Missterror no hay más que una, por lo tanto, somos unos privilegiados.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.