lunes, 12 de agosto de 2013

Artículo: Hannibal, cuarto y mitad de brazo derecho

Antes de dejaros con este pequeño homenaje que hemos querido rendirle a una de esas figuras icónicas que corren por el mundo del terror, Nido de Enfermos... quiero decir, Nido de Cuervos, quiere dejar claro que pese a lo que pueda parecer, está totalmente en contra del canibalismo y hasta donde yo se, ninguno de sus integrantes lo aprueba o practica en la vida real. Por eso quiero pedir disculpas de antemano, por si alguna víctima de actos caníbales hacia su persona, se siente ofendida por el susodicho especial y decirle, por si queda alguna duda, que esto es FICCIÓN y que este es un blog dedicado al cine, donde SOLO se habla de cine y que no hace ni pretende hacer, ningún tipo de apología sobre la violencia, la muerte, el asesinato, la violación, el holocausto zombie, la pornografía infantil, adulta o animal, las posesiones demoníacas, los serial killers, los tarados, las brujas y cualquier otra temática de FICCIÓN que aquí se pueda llevar a debate. De la misma forma, y pese a este pequeño manifiesto aclaratorio, si a algún/a lector/a le escociese el ojete del culo, por alguno de nuestros contenidos, tan fácil como no leernos.
 
Saludos y felices vacaciones a todos.
 
Había mucha desconfianza con la serie Hannibal en un principio. Mientras que el material fuente eran los libros de Thomas Harris, las películas fueron las verdaderas protagonistas de la historia en las retinas del público. ¿Era buena idea entonces volver por la ruta de la precuela? No sólo esto nunca ha funcionado realmente en Hollywood de carácter general, sino que ya teníamos de hecho una decepcionante precuela en la franquicia de cine con Hannibal Rising.
 
Pero mira por donde, no sólo Hannibal ha resultado estar bien, sino que ha sido genial. Siempre hay una razón de peso para ser optimista, entre todos los detractores, y esa es Bryan Fuller. Una voz impresionantemente imaginativa y distinta en TV, sus otros trabajos previos como Wonderfalls y Pushing Daisies han demostrado que es alguien cuyo trabajo merece ser visto. Y resultó bastante claro que tenía una pasión verdadera por la historia que contaba con Hannibal, guardando semejanza con cómo Josh Friedman cogió Terminator: Las crónicas de Sarah Connor y lo convirtió en algo mucho más especial y notorio que lo que se esperaba cuando el proyecto fue anunciado.

Es una tarea sobrecogedora, actualmente; para cualquier actor interpretar a Hannibal Lecter, gracias a como el adorable y memorable Anthony Hopkins desarrolló su personaje. Pero Mad Mikkelsen ha demostrado ser un excelente Lecter, dándole al papel un carácter cool pero de comportamiento observacional que une muy bien su inteligencia y el peligro que entrama a la vez que evitando mostrarse como el verdadero villano que es con aquellos con los que interactúa.

Mientras que el verdadero protagonista de la serie, Hugh Dancy; es también perfecto como Will Graham, quién va mucho más allá del ‘listo pero excéntrico’ arquetipo de héroe en las series de género criminal para dar vida a alguien con problemas traumáticos genuinos – que van escalando a través de los episodios, hasta dar miedo. Dancy se las arregla como puede para mostrar las impresionantes habilidades de Will y su innata bondad mientras que también nos enseña que tiene unos problemas muy serios que habría bien a tenerlos en cuenta pues el muchacho se está volviendo regadera total. Si Hannibal iba a convencer al mundo y, seguramente a Will también; de largo que es un sociópata, teníamos que ver como esta química de dos iba a funcionar y la interpretación de Dancy es perfecta.

Cuando Hannibal se anunció por primera vez, parecía que la serie giraría sobre un dúo Hannibal y Will consultándose conjuntamente en cada caso semanal, y con Hannibal tratando de salvaguardar la verdad sobre quién es verdaderamente a ojos de Will a través de varias temporadas. Algo que para mí suena a puro aburrimiento. Pero Fuller rápidamente probó que no es un tipo que se dedique a jugar a estas mierdas. Si, el trabajo de Will le tiene ocupado en diferentes casos a través de toda la temporada, pero son historias de a uno. De hecho, algunos de los casos tienen repercusiones importantes en otros casos de episodios futuros; o incluso los asesinos mismos (como Gideon y Georgia) reaparecen. Los eventos en Hannibal nunca son autónomos. Will mata a Hobbs en la premiere y es un mega acontecimiento que persigue y da forma a Will a través de todos los episodios. El palo tótem en la playa podría no haber tenido ninguna conexión con la historia principal, pero continúa siempre resonando cuando Will empieza a sufrir alucinaciones. La temporada completa se siente como una historia muy bien construida donde la mayoría de los casos en los que Will trabaja contribuyen a un tapiz más grande y más completo.

Mientras la relación de Hannibal y Will es la más importante de la serie, Jack Crawford – un personaje integral en los libros de Harris – no defrauda ni un poco. Laurence Fishburne (Matrix), bastante más involucrado que en su corta aparición en CSI, está asombroso como Crawford que tiene su propia interacción con Hannibal a través de la temporada, mientras se enfrenta a problemas familiares. La historia de la nefasta suerte de Jack de utilizar la aprendiza del FBI Miriam Lass (Anna Chlumsky) para ayudarles a encontrar al Chesapeake Ripper nos ayudó a conocer realmente como es Jack y qué es lo que le motiva para hacer lo que hace.
 
Las taras de Hannibal son menores. La serie es conocida por su teatralidad, pero un par de asesinos se sacaron de la manga habilidades casi sobrehumanas para llevar a cabo el trabajo que tenían que hacer solos. También, cuando tenemos un par de momentos bonitos entre Will y Beverly (Hettienne Park) mientras la temporada avanza, Jimmy (Scott Thompson) y Brian (Aaron Abrams) aparecen para soltar cuatro frases divertidas pero que no aportan mucho a la historia. Muy de mear fuera de tiesto.

Por encima de todo esto, los actores secundarios son muy buenos. Caroline Dhavernas tiene un papel un poco delicado como protegida de Hannibal y amiga de Will cuyos lazos son tan fuertes que hacen difícil ver la hecatombe de lo que va a pasar, venir. La periodista Freddie Lounds (Lara Jean Chorostecki) es a la vez molesta y encantadora mientras entra y sale de la historia como Pedro por su casa – y en algún episodio siendo testigo de horribles actos en compañía del dr. Gideon (Eddie Izzard). También es una delicia ver a Gillian Anderson (Expediente X) como Dr. Bedelia Du Maurier; la analista de Hannibal; tratando de dejarnos ver que es lo que cada uno sabe del otro.

Lo mejor de todo fue Abigail Hobbs (Kacey Rohl), la hija del asesino en serie Garett Jacob Hobbs. En una menos procedimental serie criminal, Abigail hubiera sido un personaje de un episodio; la damisela en peligro que Will salva. Pero aquí, el daño psicológico que su padre le ha hecho pasar antes de morir, sin mencionar el terrorífico día en el que él muere (matando a su madre en el proceso) dura toda la temporada. Abigail tiene sus propios secretos y los lazos que la unen con Hannibal y Will crean una línea argumental lo suficientemente potente como para recorrer todos los episodios mientras ambos batallan por ser unos padres dedicados a protegerla y a darle forma como alguien que para asesinatos o los provoca. ESPOILER: si está realmente muerta (algo que, ridículamente; intento creer que no) será una gran pérdida para la serie.

A pesar de todo esto, Hannibal tiene todavía mucho fuelle para que las historias avancen. Como ya dije antes, Fuller no juega al gato y al ratón y desvela que Will descubre quién es realmente Hannibal al final de la primera temporada. Pero la magia del tema son las espectaculares condiciones en qué ocurre: Will desgraciado, en prisión y con una mirada culpable de múltiples asesinatos mientras que Hannibal camina libre. Una dinámica harto diferente al resto de series.

Más allá de la gran historia y de sus personajes, Hannibal también debe ser admirada por su tono, su estilo y sus visuales. Es una serie muy cuidada, con un estilo caprichoso, oscuro y muy, muy artístico que se estableció ya en el piloto que dirigió David Slade y que se mantiene a lo largo de la temporada. La manera en la que Will reconstruye las escenas del crimen o sus alucinaciones, es fascinante, original y muy imaginativa.

Y desde luego no puedo acabar sin mencionar los asesinatos y los cuadros que vemos en los episodios. Ángeles humanos. Tótems hechos con partes de personas. Instrumentos creados a partir de piel humana. Las cosas que se hacen aquí al cuerpo humano son terroríficas, depravadas y brillantemente macabras. Es horror en estado puro, que va a lugares perversos y retorcidos. Bryan Fuller está ido de la olla, radical. También comentar que ha sido muy selectivo a la hora de mostrar el acto de violencia por parte de Hannibal. Mucha parte de los mismos está implícita e insinuada, mientras Hannibal nos presenta sus suculentos platos, preciosamente preparados, presentados de una manera delicada y maravillosa. Pero rara vez vemos al Dr. Lecter atacar a alguien en pantalla. Pero cuando lo hace… MIEDO. Es impactante como Hannibal golpea la cabeza de Alana contra la pared, para matar a un colega, o – en una escena deliciosa – matar a un paciente para empezar una pelea brutal que acaba con la vida de un horrible psicópata.
 
 

13 comentarios:

El Rector dijo...

Tremendo artículo WG, si ya sentía curiosidad por la serie, ahora tengo los dientes listos para asaltar yugulares. Además, me mola como lo hace el tal Mikkelsen.

Esta va a mi agenda de pendientes desde ya.

Eso si, no comparto tu entusiasmo por Las Crónicas de Sarah Connor, como fanático de la franquicia, me pareció una broma de muy mal gusto (salvando episodios muy concretos).

Saludos.

thewronggirl dijo...

Yo creo que Mikkelsen está sublime como Hannibal, es un actorazo como la copa de un pino!
Tiene una estética preciosa como serie, es muy limpia, muy oscura. Y los asesinatos que se cometen a lo largo de la temporada son monstruosos, lo que nos gusta, vaya!

Damien Thorn dijo...

Estupendo tu artículo,aunque a mi me ha aburrido esta temporada muchiiiiisimo... El protagonista,que era el mayor reto de la adaptación está fabuloso,lo mejor con diferencia pero el ritmo tan pausado e introspectivo me pasó factura...
Enhorabuena!!!

thewronggirl dijo...

Yo es que creo que Hannibal sin Mikkelsen no sería nada, la serie ésta, quiero decir. Es indudable que le da toda la vida al personaje y la poca chicha de la temporada.
A ver qué tal la segunda!

Damien Thorn dijo...

Ya tenemos los cuatro primeros capis de la segunda en una calidad estupenda...
Por desgracia a mí me sigue aburriendo!!!!
Muy sesuda y estética, pero no sé, no le pillo el punto!
Aún así, a los que os gustó la primera temporada, id haciendo hueco e hincad diente mientras se pueda...
Yo acabo de ver el último de Mentes criminales y me he quedado simplemente sin palabras...alucinante!!!
Saludetes y feliz domingo!

May Dove dijo...

Le tengo una ganas locas a la segunda pero aún no me he puesto! Ahora me han entrado más ganas!

Damien Thorn dijo...

El asesino en serie de los dos primeros capítulos supera con creces al zumbao de las setas de la primera, que es lo que más me gustó... Así que seguro que te encanta!!!!!

Damien Thorn dijo...

Chicos, acabada ya la segunda temporada sólo tengo elogios para lo que en la primera critiqué hasta la saciedad. Esta segunda tiene un ritmo infinitamente más inteligente y unos personajes, que aunque sólo sea por traernos a la memoria la estupenda peli Hannibal, como la familia Verger (Mi adorada Katharine Isabelle está para comérsela, y no es una broma). Todo el aparataje artístico sigue igual de bueno, pero menos cansino.
Por poner una pega: desaprovechar esa belleza serena, ese saber estar y esa cinegenia de Gillian Anderson, menos presente de lo que merecía.
PD. ¿No sería la perfecta Clarice Starling después de la fantástica Moore?
Saludos!!!

El Rector dijo...

Completamente de acuerdo con el estupendo análisis de la srta.Wrong Girl. Hannibal, es sin duda, uno de los mayores hits televisivos de la temporada pese a que curiosamente, es la antítesis de la comercialidad, pues estamos ante una serie que sin duda, no ha sido concebida para todos los públicos. Y no lo digo por su desgarradora crudeza, sino más bien por su ritmo y aparente frialdad, que puede desesperar a todo aquel que esperase encontrar aquí la típica serie policiaca de crímenes. Nada más lejos de la realidad.

Preciosista, macabra y hermosa a partes iguales, Hannibal es un espectáculo visual constante que nos sorprende a cada secuencia, algunas de ellas, simplemente hipnóticas. De ritmo lento (incluso contemplativo en muchos pasajes), esta primera temporada resulta una experiencia muy satisfactoria gracias al mencionado apartado artístico y al buen trato que se le da a todos los personajes, si bien, la trama principal, no termina de enganchar y la resolución de los casos, resulta por lo general, abrupta. De todas formas, ese 8, no me parece una puntuación muy descabellada.

De momento, llevo seis episodios de la segunda temporada y las sensaciones no pueden ser mejores. Misma belleza, personajes aun más desarrollados y ahora si, una trama principal apasionante, por no hablar que el nivel de grafismo alcanza ya cotas incluso desagradables.

Saludos.

May Dove dijo...

Es una belleza de serie; desde las sombras tan bien encontradas hasta la interpretación de algunos actores que es sublime.
A mi me parece una revelación, una serie que se escaparía al público y que sin embargo ha enganchado a mucha gente por sus escenas desgarradoras.
Me alegro que te esté gustando, Rector. Me alegro mucho!
Además Mikkelsen <3

Missterror dijo...

Hannibal es, sin lugar a dudas, mi serie de este año, porque tiene todo para engancharme de una manera caníbal. Lo primero son sus personajes, que me tienen maravillada y a los que escucho atentamente en cada episodio. Sus paisajes son sublimes: los terrenales macabros y bellos, los oníricos exquisitamente aterradores. Los silencios, en los que no sabes cuál es la realidad, marcan el mejor de los ritmos, que aunque hablemos de pausa, es una pausa precisa, necesaria para el entramado. Me gustan las anti relaciones que se crean, las dependencias y las desconfianzas. Me encanta el guión, aunque a veces no entienda la rapidez en la conclusiones (pero claro, yo no soy Will Graham...)
Eso sí Mikkelsen lejos de parecerme cool, me parece de una caspa absoluta. Le veo y siento un halo de Julio Iglesias sobrevolando esa boca extraña. Ahora bien, ya le he cogido la mano como Hannibal y aunque le odie, ya no podría ver a otro Hannibla con esos trajes de cuadros y ese porte a lo Arturo Fernández.

Y si la primera temporada es grande, la segunda es grandiosa. Voy por la mitad y lo único en lo que pienso es en que lleguen pronto las vacaciones y en ponerme un capitulito más al llegar a casa...
Yo soy de Will forever and ever.

This is my design!!!

May Dove dijo...

Ufff, para mi Will es demasiado intenso. A veces me cuesta cogerle el punto porque parece que está comiendo limones... Pero Mikkelsen, desde La caza; me encanta.

Missterror dijo...

Vengo a retractarme publicamente de lo que he dicho del señor Mikkelsen y su Hannibal, en el último espisodio de la segunda temporada, este señor me ha parecido tan grande que debo pedirle disculpas por lo dicho de él anteriormente. Qué interpretación, dios santo!!! El momento de la puerta y la mirada que le dedica a Alana Bloom, la tengo ya para el recuerdo. Todo en ese último episodio me ha parecido glorioso, todo, y estuve los cuarenta minutos con la boca abierta sin parar.
Sólo puedo pensar ya en le tercera temporada---

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.