sábado, 4 de agosto de 2012

Crítica: Alien: El Octavo Pasajero

Tras cumplir su última misión, la nave NOSTROMO regresa a la tierra. El silencio, junto con la tranquilidad y la oscuridad reinan en sus largos y solitarios pasillos, mientras sus siete tripulantes descansan en sus cápsulas criogénicas.

El ordenador de la nave, llamado MADRE, les despierta. Los siete pasajeros creen estar llegando a su planeta de origen, pero tras hacer unas breves comprobaciones, descubren que se hallan muy lejos de su destino.

MADRE, siguiendo las directrices de acción de la compañía WEYLAND YUTANI, se ha desviado de la ruta original al localizar una señal de auxilio desconocida para que los tripulantes vayan a investigarla.

Tras descender hasta el planeta, Dallas, Kane y Lambert, empiezan el reconocimiento del lugar, donde descubren una extraña nave alienígena.

Mientras sus compañeros investigan el descubrimiento y reconocen el perímetro, Ripley descubre que la señal que les ha llevado hasta allí, no es de socorro sino de advertencia… cuando se lo comunica a sus compañeros ya es demasiado tarde.

Al descubrir un gigante ser fosilizado con un extraño orificio en el pecho, Kane, resbala y cae en una especie de piscina llena de huevos… se acerca a uno de ellos, se dispone a examinarlo cuando algo salta de su interior y se adhiere a su casco.

Tras unos momentos de confusión, Dallas y Lambert consiguen llegar con Kane a cuestas hasta la NOSTROMO, donde se encuentran con la negativa de Ripley a dejarles entrar. Ash, el médico de la tripulación, desobedeciendo sus órdenes, los introduce en la nave.

Una vez Kane es llevado a la enfermería, el resto de tripulantes descubren horrorizados que el ser que porta su compañero, ha traspasado el casco y ahora está adherido a su cara.

Para sorpresa de la tripulación, la desconocida forma de vida mantiene con vida a Kane, pero al intentar separar al parásito de su huésped, descubren que la sangre de su invitado está compuesta por un fuerte ácido que hace imposible extirparlo. Asombrados y sin poder hacer nada, deciden esperar a ver cómo evoluciona el paciente.

Horas después, Kane despierta sin rastro del FACE HUGGER en su rostro. Se encuentra perfectamente y solo tiene ganas de comer algo antes volver al sueño criogénico.

Los siete tripulantes celebran un banquete por la recuperación de su compañero antes de volver a la tierra, donde las bromas se suceden y reina el buen ambiente… de pronto, Kane empieza a toser, después le siguen unas violentas convulsiones… sus compañeros intentan ayudarle, pero ya es tarde… el pecho de Kane explota y de su interior sale un enorme gusano que escapa rápidamente.

A partir de ese momento, la prioridad ya no es regresar a casa, sino acabar con el ALIEN antes de poder volver sin poner en peligro la vida del planeta tierra.

Pero los tripulantes desconocen un detalle muy importante respecto el ciclo vital del ALIEN, la nueva forma de vida se desarrolla a una gran velocidad y en escasas horas ya se ha convertido en un monstruo tan maduro como letal.

Uno a uno, irán muriendo lentamente en sus garras.

Mientras el caos se desata en el interior de la nave, Ripley, descubre que todo lo sucedido formaba parte del plan de la empresa WEYLAND YUTANI y que ellos solo son peones prescindibles dentro del programa.

Sorprendida por Ash, es perseguida por éste con la intención de asesinarla.

Su compañero Parker, consigue salvarla en el último momento al golpear a Ash en la cabeza brutalmente con un extintor.

En vez de herir o dejar inconsciente a su compañero, el impacto le arranca la cabeza y ambos descubren que Ash es un robot/ androide a las órdenes de WEYLAND YUTANI.

Una vez las intenciones de la compañía han sido completamente descubiertas, deciden activar la autodestrucción de la nave y escapar.

Lambert y Parker son sorprendidos por el Alien, por lo que Ripley deberá intentar llevar a cabo el plan en soledad.

Una vez lo consigue, Ripley escapa en la nave de salvamento mientras la NOSTROMO explota.

Todo parece haber acabado, pero el ALIEN, ha conseguido esconderse en la nave de salvamento para acabar con ella.

Pero Ripley tiene muy claro que no ha llegado hasta allí para morir, se pone su traje espacial y despresuriza la nave.

El ALIEN sale despedido de su escondite pero consigue agarrarse a la escotilla, Ripley le dispara un gancho y consigue que salga despedido, pero al cerrar el compartimento, el ALIEN queda enganchado a la nave.

En un último intento por acabar con Ripley, el ALIEN intenta introducirse en la nave por uno de los motores.

Ripley al verlo, activa los motores lanzando al ser a lo más profundo del espacio exterior… la pesadilla ha terminado… o ¿No ha hecho más que empezar?

Todo esto y mucho más, forma parte de ALIEN (1979), segunda película del que posiblemente sea el mejor director de ciencia ficción de la historia, Ridley Scott.

Muchos son los aspectos a nivel artístico y técnico que convirtieron esta película en un clásico instantáneo por derecho propio. Un clásico que, partiendo de un planteamiento propio de la serie B, consiguió no solo ser una película de primer nivel y un éxito de taquilla, sino crear un género en sí misma, el de la saga ALIEN.

Debemos buscar el origen del éxito y calidad fílmica de ALIEN, al igual que en la mayoría de las grandes obras maestras del cine, en una suma de factores, que bien combinados, dan como resultado una obra imperecedera dentro del género de monstruos espaciales o invasiones alienígenas, que no solo cambió sus reglas, sino que lo redefinió por completo, introduciendo nuevos elementos nunca vistos con anterioridad y que desde ese momento, serían imitados o parodiados hasta la saciedad sin la mitad de acierto o calidad que en la película que nos ocupa.

El primero de los factores lo encontramos en el guión escrito entre Ronald Shusset y Dan O´Bannon, basado en una idea original de éste último, donde una especie de camioneros espaciales llegaban a un planeta desconocido.

A diferencia del resto de películas del género, la historia no parte de la premisa “un extraterrestre ataca a los viajeros espaciales cuando estos llegan a su planeta”, bien es cierto que si hay un planeta desconocido y que en él los protagonistas descubren vida inteligente, pero no es hasta la llegada del FACE HUGGER y del huésped-parásito cuando arranca una película, cuyo desarrollo tiene lugar en el interior de la nave, no del planeta.

La forma de introducir al extraterrestre dentro de la nave y la posterior muerte de Kane, llamaron la atención de una nueva productora, BRANDYWINE PRODUCTIONS, formada por Walter Hill, Gordon Carroll y David Giller.

Con la aparición de estos tres cineastas, llegamos al segundo de los factores: unos productores, que a pesar de no estar contentos con el bruto del libreto, reconocen su potencial y son ellos mismos los que, a pesar de no ser fans de la ciencia ficción, llevan a cabo las diferentes reescrituras de la historia, cambiando los nombres de todos los personajes y aportando a la misma, la sub trama de la compañía WEYLAND YUTANI y el androide Ash. La cual se convertiría, a posteriori, en la espina dorsal de la saga.

El tercero de los factores, representa una auténtica revolución dentro del género, y es que la protagonista/ heroína sea una mujer. Algo muy común hoy en día, pero algo completamente novedoso para la época.

El siguiente factor, es junto al de tener un buen guión, uno de los más importantes y vitales para la película, la elección de un recién llegado Ridley Scott como director.

Y es que, a pesar de haber rodado tan solo una película con anterioridad titulada LOS DUELISTAS (1977), ya se puede apreciar la continua búsqueda por parte de Scott, de una belleza visual tan personal como única. Sin duda, uno de los puntos fuertes y señas de identidad de este primer ALIEN.

Scott no compone planos, dibuja diferentes óleos para introducirnos lentamente en un mundo completamente nuevo y aterrador.

Pero Scott no solo aporta poderío visual, sino que desde el primer momento otorga un realismo increíble a todo lo que sucede en pantalla y consigue generar una creciente sensación de claustrofobia conforme avanza el metraje.

Aunque si algo hay que agradecer a Scott en esta película es, que desde el primer minuto hasta el último, va directo al grano, sin perder tiempo con tonterías, en su afán por hacer que el espectador sienta o experimente verdadero terror.

El siguiente factor a tener en cuenta es un estupendo reparto que está sensacional.

Los personajes están bien definidos, cada uno es diferente al resto de sus compañeros, pero lucharán hasta la muerte por salvarse los unos a los otros.

Dentro de la tripulación existen conflictos de índole económica, ideológica y de mando, que quedan perfectamente plasmadas en los primeros minutos de metraje gracias a unas interpretaciones tan creíbles, como humanas y cercanas.

A pesar de tratarse de hombres y mujeres del futuro, sus problemas son atemporales y no dejan de ser vulnerables ante una amenaza externa como la del ALIEN por muchos aparatos sofisticados que tengan, lo cual facilita que el espectador se identifique rápidamente con ellos y se ganen su simpatía.

Si tuviese que quedarme solo con dos de los intérpretes, lo haría sin duda alguna con Sigourney Weaver, la gran protagonista/ heroína de la saga y con Ian Holm, quien aporta un siniestro toque marcado por la frialdad a su androide Ash desde el primer momento.

Ripley es una heroína que sufre y tiene miedo, pero como ocurrirá en los siguientes capítulos de su vida, es fuerte y luchadora.

Pero es en esta primera parte donde nos encontramos con la Ripley más inocente, que va perdiendo poco a poco a sus amigos, no como en las diferentes secuelas. La tripulación del NOSTROMO son sus compañeros y amigos, gente a la que conoce y con la que ha vivido muchas experiencias, no son solo compañeros de batalla como le ocurrirá en las sucesivas secuelas.

Puede que nuestra Ripley favorita sea la de ALIENS, pero es la protagonista de esta primera parte, la que nos sorprende por primera vez y puede que en mayor grado en comparación con las demás partes de la saga, puesto que hasta el final de la película, no somos conscientes de que el caballo ganador es el personaje por el que menos podríamos apostar al comienzo de la pesadilla que sucede a bordo de la NOSTROMO.

Otro factor importante es el cuidado y completamente inspirado diseño de producción, ya no solo en lo referente al aspecto sucio o el interior de las naves, donde predominan los largos y oscuros pasillos, sino en el acabado del planeta desconocido y el diseño del antagonista de la saga, realizado por H. R. Giger.

Hasta la llegada de ALIEN, los diferentes extraterrestres aparecidos en la pantalla grande resultaban completamente ridículos, es por ello, que Scott sabía que necesitaba un buen diseño y a la criatura definitiva ¿De qué serviría tener un arranque terrorífico si una vez apareciese el monstruo por primera vez el público se reía?

El ALIEN es deforme y terrorífico, pero a la vez hermoso. Es una mezcla de lo humano con lo mecánico, pero lo más importante era el hecho de ser algo que nunca antes se había visto en la gran pantalla.

Los majestuosos e impresionantes decorados junto con el magnífico trabajo de los equipos de arte, vestuario y maquillaje/ peluquería, son otros de los factores, que gracias a su fantástico acabado, hacen creíble esta historia de ciencia ficción.

El montaje es sencillamente impecable, alargando los momentos de máxima tensión todo lo imaginable, para que las rápidas apariciones de la bestia sean más efectivas.

La película tiene un ritmo muy pausado en su primer tercio, como LA MATANZA DE TEXAS (Tobe Hooper, 1974), pero al igual que en ésta, una vez comienza la acción, no hay descanso ni vuelta atrás hasta el final.

La fotografía está en perfecta sintonía con el tipo de película que se nos quiere contar y con la forma en la que ha de ser contada.

Un constante de luces y sombras, donde muchas veces creemos ver cosas que realmente no existen o donde no vemos lo que espera sigilosamente en la oscuridad… convirtiendo los largos pasillos y conductos de ventilación no solo en trampas mortales, sino en un personaje más de la trama.

La banda sonora que Jerry Goldsmith compuso para la película, es uno de sus mejores trabajos. La música no solo acompaña a la belleza de las imágenes e hipnotiza al espectador en los momentos en los que se nos muestran, el futuro, el interior de la nave y el nuevo planeta, sino que se clava como un cuchillo cada vez que aparece en pantalla la criatura o creemos verla…

En definitiva, ALIEN es una obra maestra del género porque todos y cada uno de los diferentes elementos que la componen están cuidados/ mimados al milímetro y han sido llevados a cabo por grandes profesionales.

Su impacto fue tal, que generó una de las franquicias más importantes y exitosas de los años 80 y 90, sirvió como referente para infinidad de copias cutres de menor calidad artística y técnica, pero sobre todo, demostró que una sola mujer, puede ser más fuerte que toda una flota de marines…

Pero eso, es otra historia que no me toca contarla a mí.

LO MEJOR: La muerte de Kane, sencillamente antológica.

LO PEOR: Tener que esperar para ver PROMETHEUS, la vuelta de su creador al universo ALIEN.

13 comentarios:

newzombie dijo...

primero coleguito te falta una estrella para esta obra maestra, porque no es perfecta. si scott no se junta con la cream de cream no consigue jamas llegar a la genialidad, como esta blade runner.

Blanch dijo...

Excelente película y el monstruo mejor diseñado y que da más miedo a hasta el día de hoy. Es entre sensual y temible, una mezcla que sabe imaginar HR GIGER.

Y no nos olvidemos de otro protagonista que parece que pasan de él incluso en el título: el gatito!!!

Ash dijo...

Posiblemente la película de ciencia ficción más importante de todos los tiempos junto a Bladerunner.

Darkotica dijo...

Una obra maestra, todo un referente que creó escuela, porque esta claro que hubo un antes y un después de Alien: El Octavo Pasajero. Supongo que en eso estaremos todos de acuerdo.

Desde que la vi de niña se convirtió en una de mis películas favoritas, y estoy segura que lo seguirá siendo por siempre. Adoro cada instante de la película, me encanta el rollito que me transmite, es una experiencia casi onírica, adoro cada rincón de la Nostromo, adoro la atmósfera y a la pringosa cría alien saliendo de Kane, adoro ese primer encuentro con la Teniente Ripley justo antes de terminar por convertirse en una de mis heroínas favoritas. Y por siempre adoraré y me aterrorizaré al ver al Alien, a mi me pasa como a Blanch, que me parece la criatura más terrorífica que hemos conocido hasta la fecha...jaja!.

Un saludo a toda la tripulación!!!

El Rector dijo...

Hablar de Alien:El Octavo Pasajero es hablar del barro elemental del que ha surgido buena parte de lo que hoy conocemos y entendemos como cine de terror.

No cabe duda de que el xenomorpho de Scott, es la criatura más terrorífica que se ha creado nunca.

Yo le pongo de mi bolsillo, esa estrellita que le tacañeó el Sr.Bates y luego resulta que yo soy el catalán :)

Saludos.

The Wrong Girl dijo...

Me encanta esta película, la cosa es que no he visto el resto de la saga. Yo soy así. De ahí que no vaya a leer el resto de críticas pero me propongo verlas todas antes de que termine el verano. OLE YO!

Vaya crítica más requetebuena. Si, tengo el día Ned Flanders xD

Algo mas que juegos dijo...

Por supuesto que es una obra maestra,para mi es una de las mejores peliculas de terror de toda la historia del cine

Alejandro Rentero dijo...

Para mi, y digo para mi "insisto", una de las obras maestras del gènero terror espacial, un punto de inflexiòn en el terror contemporaneo. Una de las pelìculas màs importantes de ùltimo cuarto de siglo. Y como no, un director Ridley Scott "visionario" se embarcò en el proyecto despues de dirigir su opera prima, una pelìcula notable como: Los duelistas (1977).
Alien es una pelìcula con un guiòn habil, ya que te prolonga el terror, confundiendolo con su naturaleza hìbrida, como por ser capaz de camuflarlo en su entorno. Es que en realidad es uno de los mejores guiones escritos de la època, y encima Ridley Scott la dota de una calidad y un estilo visual exhuberante, lo que le permite darle una visiòn màs realista.
En la primavera de 1979 Alien el 8 pasajero se estrenò y fue toda una revoluciòn. Ya nada fue igual en el mundo del terror. Lo dicho una obra maestra que hoy se puede disfrutar sin que haya perdido nada de frescura.
Es una pelìcula impecable.

Anónimo dijo...

ALIEN ES EL PARTEAGUAS DEL TERROR EN ESPACIO PROFUNDO YA DESPUES LLEGO GALAxy of terror con todo y gusanote violador--EVENT HORIZON.. THE THING DE 1982,MAGNIFICAAAAA DE JOHN CARPENTER,,LA SIGOURNEY W.SENSUAL EN ESOS PANTYS ,DE KIEROOOOO ANTES DE LANZAR AL ALIEN AL ESPACIO.ASI MATAMOS LOS FREGONES A LOS MONSTRUOS

Anónimo dijo...

la musica de alien y la atmosfera son formidables en serio miren al planeta lb426..parece de otro mundo...pronto saldra alien desolation para el xbox one,,sera la historia despues de lo ocurrido al nostromo sale la hija de ripley ,,se llama amanda--tea mo sigourney weaver ,jijijiji

Anónimo dijo...

ALIEN ...MMM PUES SE HA CREADO UNA NUEVA ESPECIE DE OTRO MUNDO CON ESTA PELCIULA, ALIENS SUPERO ALA PRIMERA ,,COMO OCURRIO CON TERMINATOR 2 --,YA LUEGO NOS LLEGO EL PREDATOR DE 1987 DE WALTER HILL,,OSEA LA PRIMERA NO LA MIERDAS QUE LE SIGIERON..ALIEN LA TENGO EN DVD ,,,

SABIUS dijo...

BEBER DEBES NO, SI ESCRIBIR QUIERES, joven padawan.

Bieitols dijo...

La película favorita de mi saga preferida.
En Domingos de Invierno, tirado y de resaca, suelo ponerme los 5 Director Cut del tirón.
Desayuno, como, sesteo y me pasa el día.
Y además este año tuve la suerte de ver su reedición en pantalla grande en VO.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.