sábado, 4 de agosto de 2012

Crítica: Alien 3


MONTANDO UN RAJOY

¿Sabéis lo que pasa cuando se quiere dirigir el ataque de un ejército a través de las instrucciones que dicta un lorito, jartito de ron, al oído del general en cuyo hombro se encuentra tambaleante y cómodamente posado? ¿Que no lo sabéis? Pues ya os lo digo yo: Lo que pasa es Alien 3. Ni más ni menos. Vamos, que se monta un Rajoy con tós sus muetos canos. Ya entenderéis.
Esta historia empieza así. Un grupo de ambiciosos productores holliwoodenses deciden sacar algo de plata de aquella mina de oro que había supuesto la franquicia que fundara Ridley Scott. Sacar plata (de la que cagó la gata) de una mina de oro (del que no cagó ningún moro) ya parece un meridiano despropósito. Gastarse casi ocho millones de dólares en la construcción de siniestros decorados para una historia inexistente tampoco parece nada saludable. De hecho, decorar lo indecoroso viene a ser como vestir a la Duquesa de Alba de Princesa Leia. Y no es por ofender, señá Duquesa, que usté es de otra galaxia, de eso no hay duda. Pero de aquella... NO.

Ir pegando cambayás entre varios directores (Vincent Ward, quien fue despedido por sus abiertas discrepancias con la productora, Renny Harlin y Walter Hill fueron fueron algunos de los intentos fallidos) antes de apostar por un novato con menos tablas que una nave espacial, resulta a todas luces otra imprecisión grave.

Contratar al magnífico escritor William Gibson para hacer un guión del que sólo se aprovechan algunas ideas aisladas y superficiales, es otra singular metedura de pata. (Lo de los guionistas en esta película es de juzgado de guardia. Hasta tres cabezas ¿pensantes? se embarcaron en diferentes versiones y colaboraciones simultáneas de una historia que iba haciendose más confusa a cada paso que daba. Y aquel poderoso ejército que debía gobernar el general, bajo las órdenes de su lorito borrachuzo, se dirigía a marchas forzadas a su definitiva conversión en chatarra, un batiburrillo desordenado de lanzas y armaduras oxidadas sin ninguna batalla que ofrecer. Fincher iba pues filmando sobre la marcha, improvisando sobre unos guiones que se sostenían con pies de barro.

Este diálogo es verídico e ilustra perfectamente el clima del momento. Se produjo en un despacho durante el catastrófico montaje de la cinta:
-Esta historia se nos ha ido de las manos, se nos está convirtiendo en una ruína ¿Cómo vamos a sacar a Ripley de esto, Mat?
-Bueno. Digamos que se trata de una situación embarazosa.
-Hum, sí. Bueno, puede que un aborto a tiempo sea una victoria. Y así fue como se les ocurrió el final a estos lumbreras. Por cierto, que en las escuelas de cine, este final lo tendrían que poner como ejemplo de un fundido, jeje.

Entonces, si el Rajoy que se montó era tan mayúsculo... ¿Por qué carajo llegó a levantar vuelo esta chatarra espacial de alas mochas, motor averiado, cortita de gasofa y cabina de mandos ingobernable? Pues porque pilotando estaba David Fincher, señores, el novato inexperto con más pelotas de las 7 galaxias. El tipo se gusta más de lo recomendable, cierto. Es un sobrao de narices, con más chulería que Han Solo al timón de El Halcón Milenario. Pero es bueno, el cabrón. Echa el resto en cada toma, en cada plano, en cada secuencia. A menudo el resultado es desigual, se le ven los calzoncillos de algún soldado por aquí o por allá. Menudo ejército de mierda. Y luego está ese loro... Pero la película se salva con nota.

Y esto a pesar de que la historia sea más que patatera por momentos, a pesar de que la estupenda banda sonora, a cargo de un inspirado Eliott Goldenthal, no vaya acompañada de unos efectos de sonido en consonancia, a pesar de que el excelente plantel de actores quede tan desaprovechado como un mantel de seda y madreperlas en Casa Paco Tapas a Saco, a pesar de que el discurso religioso de los personajes parezca tan vacuo e impreciso como un discurso religioso, a pesar de que la estética y la trama estén tan quemadas como el reactor de la nave que una vez nos sirviera asado a la parrilla a nuestro común amigo de la eterna cabeza de nabo. ¿Xenomorfo novedoso o céfalo-falo-forme ramplón y morcillón? Pues esa es la cuestión.

REFLEXIONES FRENTE A UN ESPEJO

Veamos. Alien 3. ¿Otra de marcianos?. Pues sí. Pero no. Alien 3. Algún diseñador de carteles ocurrente y a tope de estupefacientes tuvo la feliz idea de poner el 3 de esta tercera parte como si el título de la película estuviera elevado a la tercera potencia. De modo que por estos lares se podía leer Alien al cubo.

Y es al cubo -pero de la basura- donde habría ido a parar esta película, directamente, si el proyecto no hubiera ido a recaer en las poderosas manos de un joven -e inexperto- David Fincher. Los estudios que habían decidido dar cuerpo a lo que parecía la tercera y refinitiva parte de esta saga apostaron por un incipiente y prometedor talento, forjado en la publicidad y los videoclips para que, debutando en la gran pantalla, tomara las riendas de lo que empezaba a ser un caballo loco. Lo que no sabían los que encargaron el trabajillo era que la soberbia y prepotencia de Fincher convertirían su empeño en un caballo loco gobernado por un jinete más loco todavía. Algo así como lo que acontece con este santo país. Y se montó un Rajoy de mil pelotas. Los directores de fotografía (Alex Thomson) se iban sin ton ni son, los presupuestos se disparaban 10 millones de dólares arriba, el director abandonaba la nave mientras se hundía... La crítica no dejó títere con cabeza, poniendo a parir un producto que evidenciaba una factura técnica muy por encima de la historia que contaba. Y eso, amigos..., hay que verlo.

Scott creó un mito que pone los pelos de punta a todo bicho viviente del universo. A todos menos uno. Y eso porque el alien es calvo.

Cameron siguió las huellas de su predecesor aunque calzando botas bien distintas, botas militares de la talla 46. Y creó una magnífica secuela bélica que continuaba la saga, ampliando y enriqueciendo el universo que la otra iniciara, y ello con un impecable sentido de la acción y del ritmo narrativo.

¿Y Fincher? Pues Fincher lió un Rajoy que te cagas. Salió airoso en lo técnico y la pifió en todo lo demás. Fincher, que abjura una y otra vez de su participación en esta película, se dió el piro como un vampiro cuando vió que todo aquello se le iba de las manos sin que sus exigencias fueran atendidas por la compañía cinematográfica. Así que puso pies en polvorosa, dejó que el caballo loco lo montaran otros, y dijo eso de "Yo no mandé mis naves a luchar contra los elementos". Una frase muy socorrida que ya utilizara Felipe II (cuando los cabronautas británicos,ayudados por las tormentas, nos dieron un varapalo considerable allá por 1588, demostrando que la Armada Invencible no lo era tanto) y que volvería a utilizar la teniente Ripley en el primer enfrentamiento de la Nostromo contra los alienígenas. (Aunque las fuentes dicen que lo que dijo exactamente fue: "Yo no mandé mi nave a luchar contra estos elementos", seguido de un estridente "¡Joder, que alguien calle a ese loro!".) Después, en el hizo un montaje del director, más acorde con su modo de entender la historia. Aunque de excesiva duración, el montaje de Fincher resulta ser muy superior a la versión que se estrenó en las salas. Yo lo recomiendo sin dudar. Tiene hallazgos maravillosos como la mayor participación en la historia del doctor (excepcional trabajo el de Charles Dance), o como ese alien naciendo de un buey mientras los reclusos despiden a los cadaveres de Newt y Hicks, hicks, hicks, hurra. Hay que ver esta versión extendida, diez veces mejor que el acelerado y esquizofrénico montaje de la primera versión, con tantos tijeretazos y parches por todas partes. Y más si se trata de una primera aproximación a esta entrega.

LA TRAMA

La teniente Ripley (Sigourney Weaver está soberbia en su papel, como siempre) viaja en compañía de demasiados seres extraños: un androide heróico con tendencia al desmembramiento, una niña que lleva una caja de gachas debajo de cada brazo y un marine con dos cojones y un palito. Y otro extraño más.

La teniente Ripley hace este viaje interestelar en su habitual estado de hibernación, ése que ella acostumbra a disfrutar. (Podría decirse, considerando lo habituales que son estas escenas de la Ripley en brazos de Morfeo, que los comienzos de Alien son soporíferos, aunque sólo sea por este motivo, tan recurrente en la saga, de los sueñecitos inducidos. Digo yo que con la valeriana pues que no será lo mismo.) De repente la flacucha se ve obligada a hacer escala en el planeta Fiorna 161, por motivos que obedecen a una mala gestión del sistema contra incendios de su nave. Básicamente. En otras palabras, Ripley tuvo que hacer un fiornizaje forzoso porque se le estaban quemando los pelos del chichi debido a las travesuras de cierto polizón a bordo, uno amante de la diversión. Esa es la causa de que luego se rape la cabeza; a las militares les gusta siempre ir mimetizadas con el entorno, sí, pero bien conjuntadas.

El planeta en cuestión no es un paraíso turístico, ni mucho menos. A mediados del siglo XX, unos arquitectos con lentes de montura cuadrada de pasta azul cobalto lo estuvieron valorando para levantar en él una ciudad de recreo. Pero lo desecharon porque estaban inmersos en la construcción de Benidorm. "Lo dejaremos para más adelante, colegas", se dijeron unos a otros los de las gafas de diseño, sacudiendo sus sesudos planos ante las narices de sus compañeros. Posteriormente les dió por hacer Marina d´Or y la cosa se postergó otra vez. Finalmente llegaron los recortes de un tal Rajoy y el asunto se demoró de nuevo. Este tipo debió terminar siendo el causante de la III GM o algo parecido, porque en el año 2127 todavía hay quien usa la expresión "se ha montado un Rajoy con tós sus muetos" para referirse a aquellas situaciones de difícil salida.

Al final fueron unos garrulos ciberespaciales de dentro de un par de siglos, unos catetos redomados de un satélite minero de Reifer Alley, en los aledaños de Betelgeuse, quienes, después de ingerir dos termotrones de setas warholcinógenas en el curso de un banquete en el que celebraban sus victorias con La Armada Roja sobre Port Brugal y Plastitalia, decidieron utilizar ese punto perdido del cosmos llamado Fiorna 161 para levantar una mina-prisión en la que recluír a todos los convictos de doble cromosoma (XYY) de las 7 galaxias. Tíos pelín chungos, debo aclarar. Y con un infinito amor a Dios, por añadidura. Lo cual es divinamente chungo. El argumento no es para tirar cohetes, vale. Pero la historia está llevada con bastante soltura, con cierto humor gamberro y buenas dosis de acción y violencia. Incluso hay algún plato indigesto, muy del gusto de los paladares gore más exigentes.

EL DOCTOR SÍ-VAGO

Sigourney se echa un noviete en esta entrega, se ve que necesitaba un poco de calor humano para paliar su fría soledad. El tipo es un médico expolitoxicómano y melancólico que purga sus culpas por negligencia profesional en ese lugar tan apartado que ni las enfermedades osan acercarse. Fue un poco perro al acometer sus tareas en el pasado; y lo condenaron por negligencia profesional a tan apartado reducto. Y por eso yo lo bautizo como Doctor Sí-vago. Hay una secuencia muy divertida en la que le coloca una banderilla a Ripley. En la chuta puede leerse en primerísimo plano MADE IN SWISS, lo que no deja de tener su gracia tratándose de una peli cuya acción transcurre en un futuro muy lejano. Los suizos son la caña de la montaña, cuando no ayudan a evadir impuestos a los confines más remotos del planeta, exportan jeringuillas a los confines más remotos del universo.

Otro personaje muy simpático es 85, al que todos van tomando el pelo: ¿cómo te llamas?, 85, pues por el c... Cosas así, propias de buenos muchachos.

DIÁLOGOS GUARRETES CON UNA NOSTROMÁUTA

-Querido, acabo de tener una pesadilla terrible.
-¿Mmmh? Todas las noches lo mismo, hija. Tienes que dejar de ver películas de miedo antes de acostarte, Ripley.
-¿Quieres que te lo cuente o no?
-¿Tengo algún modo de evitarlo?
-Bueno, déjame mañana la tarjeta de crédito, que me voy a comprar unas piezas de recambio para la Nostromo. Eso me daría mucho sueño.
-Está bien, está bien, cuentame esa jodida pesadilla tuya, va.
-Pues iba yo andando por los pasillos de la nave, en braguitas y camiseta de tirantes blancas, ya sabes, me gusta mucho ir así.
-Ya, a mí también me gusta, que vayas tú así digo, yo aún no he probado. A veces no puedo pensar en tí de otro modo.
-Ahora no, pesado, quitaaah. Yo iba en camiseta y braguitas, jijiji, y con un láser-fusil de asalto de desintegración atómica en multifrecuencia con seis cargadores y capacidad de disparo simultáneo de dieciseis proyectiles de cabeza explosiva, reiterador de detonación con percusión en paralelo de onda expansiva disuasoria y cámara incorporada de 16 megapíxels.
-¿Funcionaba la cámara?
-Pues mira, no.
-Pues vaya mierda de fusil.
-¿Cómo has sabido que la cámara no...? A veces pienso que eres brujo, jijiji.
-Intuición masculina. Eso y que me he visto Aliens de más de 15 veces. Venga, sigue, que te me pierdes y yo, imaginándo tu culo dentro de esas braguitas, con la única defensa de tu desintegrador atómico, me empiezo a perder también.
-¡Cariño!¡Mira allí!¡Hay un alien debajo de las sábanas!
-Querida, ejem, eso no es un alien. Continúa.
-Pero mira que eres cochinote. Pues iba yo haciendo la guardia por el sector 7 de la nave, comprobación rutinaria de las compuertas, sellado de fugas de las conducciones de vapor y revisión del termoreactor, básicamente. Y en estas que noto cómo una asquerosa cosa viscosa se enreda alrededor de mi vientre mientras un aliento fétido me llega por la espalda.
-Vaya. El cofrador del frac, supongo.
-No, idiota. Un alien. Y de los gordos. Utilizó el factor sorpresa. Y claro, me sorprendió. -Ya. Suele ocurrir.
-Mi fusil desintegrador cayó al suelo y yo me preparé a morir. Habia sido asaltada por la retaguardia por una criatura alienígena infernal. Y estaba desarmada. Pero la criatura infernal no.
-¿No? ¿Que no, qué? -Pues eso, tonto, que no estaba desarmada, jijiji.
-Claro que no, tenía dientes como sables con doble mandíbula batiente tracción 4x4, sangre ácida, alta movilidad y capacidad de resistencia y una cola larga y flexible de increíble capacidad de penetración.
-Casi. Porque esta criatura, tenía dos colas largas y flexibles de increible capacidad de penetración.
-Ah. Ya veo.
-Yo estaba increíblemente turbada por la tensión del momento. Le hice al alien una llave Allen tipo Ikea y le empotré una patada por donde mea.
-¿Increíblemente turbada? Tú lo que eres una cachonda, Ripley. La más turbada de la galaxia, no te fastidia. Y seguro que tu patada no produjo resultado inhibitorio alguno, ¿me equivoco?.
-Verás, mi brujo, sí que lo produjo. Pero no del tipo que imaginas. Lo que inhibió fue el ancestral recato que muestran los machos de todas las bestias del cosmos para mezclarse con las hembras de otras especies. Ya sabes que este tipo de alimañas se excitan con la violencia. Se ve que les va la marcha, ya sabes.
-Qué raritas son, ¿verdad? Me recuerdan a alguien.
-Sí, bueno. Al alien se le encendieron los ojos como dos antorchas. Lo que, unido a la poderosa energía que desprendía su otra (enooorme) antorcha, logró inquietarme lo bastante como para saber que la humedad que notaba en mis braguitas no se debía a que me hubiera olvidado de soldar el último conducto de vapor. En realidad era otro el conducto que me inquietaba entonces. Mira, hay otro alien bajo estas sábanas.
-Oh, Ripley, creo que te voy a devorar. Ya lo creo, ooooh, siiiií. Ven aquí. perra.
-Demonios, cariño, ahora no quiero jugar al gran asalto a la fortaleza infernal. Luego, cuando termine de planchar el traje espacial.
-Así, mi perrita, a cuatro patas. Auuuuu.
-Cariñooooh, nooooh,noh...

Ripley despertó con un sobresalto y se dijo que tenía que dejar de ver películas porno antes de acostarse en la hibernadora onírica. Mirando al techo, se le ocurrió que en su historia había ido evolucionando a paso firme. De venir de un sitio petados de armas y bichos hasta los techos, había pasado a un lugar donde sólo había un bicho y apenas un par de tirachinas. De mujer de aspecto vulnerable en un entorno hostil se había lanzado a la categoría de heroína de aspecto hostil (y con tendencias fóbicas de razonable justificación) en un entorno vulnerable.

Un suave susurro, parecido al crujido que hacen los élitros de las cucarachas al frotarse entre sí, la sacó de sus pensamientos y le hizo volver su rostro hacia la izquierda.Comprobó como la abominable criatura que yacía acostada a su lado, sudorosa y exahusta, se estaba fumando un cigarrito mientras le sonreía complaciente. Mientras una nube de cansancio y sopor invadía sus doloridos miembros y la arrastraban a un profundo sueño, pudo leer en la cajetilla de tabaco que el alienígena sostenía entre sus afiladas garras: FUMAR MATA.

MOMENTAZOS:

La autopsia de Newt, el cara a cara entre Sigourney y el padre de la criatura, el jeringazo made in Swiss después de la confesión del doctor Sí-vago, el parto del buey, la secuencia de la muerte del negro con las velitas.

MOMENTILLOS: La persecución "a vista de perro", el clima fundamentalista-supersticioso que se respira entre los reclusos, la reanimación del androide obsoleto, las arengas de papá pitufo.

ESPOILEREANDO EL PASTELITO (O REFLEXIONES ANTE UN TABLERO CON DEMASIADAS PIEZAS)

Aparte del detalle de la jeringuilla, (MADE IN SWISS, jajaja, vale,vale, ya sé que me gusta pinchar:)) hay unos cuantos errores e inconsistencias que merece la pena comentar.

En la versión extendida de Fincher, Ripley es hallada en una playa por el doctor. LLeva puestos pantalones y camisa. Lo que resulta muuuuy chocante si se piensa que en las cámaras de hibernación los tripulantes siempre se acuestan en ropa interior. Así que ¿cómo le dió tiempo a Ripley a salir del cubículo en pleno incendio, vestirse y, sólo después, arrojarse al mar? Parece ser que se nada mejor con ropa que sin ella. Probaré este verano.

¿Recordais al preso que quería ver al "dragón" al que él consideraba la encarnación del delmoño?¿ése tan majete que se llama Golic y que libera al alien (siseráioooputaa)? Pues a partir de ese momento, ese que llaman Dillon deja de aparecer con gafasen todas las escenas. Se ve que al ver un alien por primera vez te quedas bizco y si lo ves por segunda, se te cura la miopía. Algo bueno tenía que tener, animalito.

Lo de la entrada del intruso en la Sobaco, digo en la Sulaco, tampoco queda muy bien explicado. Si nos atenemos al final de la película de Cameron, de la que Fincher parte, no parece consistente la idea de que la reina de los caranabos pudiera poner un huevillo dentro de la nave, justo antes de que la saltearan con ajo y agua en el reactor trasero.

El ojo a la virulé que luce Ripley al comienzo (muy logrado ese maquillaje) se le cura en un tiempo récord. El doctor Sí-vago es una joya como oftalmólogo. Ah, pero claro, tal vez se le curó tan deprisa de ver al alien tantas veces seguidas.

¿Y cómo puede ser que los dos aliens, que hubieron de ser implantados en sus huéspedes prácticamente al mismo tiempo, tengan unos tiempos de incubación tan diferentes? Cuando el hermanillo mayor ya está en edad de procrear, la criaturilla que lleva Ripley en su interior aún no ha visto la luz. Raro.

En fin, ahí va eso. Abrazos, besos y vedla con pan y queso.


VERSIÓN EXTENDIDA

11 comentarios:

Blanch dijo...

Pues a mi me encantó. No sé, supongo que al ser fan de la saga no le veo estos fallos. Pero la historia y los personajes me engancharon de mala manera. La persecución final está muy bien.

Lo que en su día le eché en cara fue al Alien digital. Pero bueno...Vi su versión larga en Sitges ¿Alguien sabe donde puedo conseguirla? Free, of course.

Otra cosa. Antes de la tres, sacaron unos comics de Alien que eran de la serie Nostromo. Me faltan del 5 al 10. Si alguien los tiene y quiere desprenderse de ellos que me lo diga y llegaremos a un acuerdo. Pay of course.

Larga vida a Alien!!! Y a los abortos!!!!

Blanch dijo...

Mejor dicho me faltan del 6 al 10. El 5 lo tengo.

Ash dijo...

jajaja!muy buena crítica.Con todo no me imagino la saga sin esta entrega que podría haber sido muchísimo peor.Pero esto no podía terminar así,no podía...y por eso llegó Alien Resurrection

El Rector dijo...

Tremenda. La crítica digo. La película... bueno, siendo con diferencia la más flojita de todas (lo cual tampoco es que diga excesivas cosas malas sobre ella, pues el nivel de las otras es MUY alto), la tengo en alta estima, por supuesto, mucho mejor su versión extendida que el desastroso montaje a tijeretazos que se estrenó en cines.

A mi la historia no me desagrada, meter a una mujer en una cárcel de tíos chungos (no por convictos, por religiosos) y más salidos que el palo de un churrero, mola. El problema es que le versión cine, es sencillamente infumable, y la extendida, se hace más pesada que una vaca en brazos, sobretodo en su tramo final, en los san fermines digo... pero bueno, lo peor con diferencia, el Alien. Salvo contadas ocasiones, resulta patético. A veces es más grande, a veces más pequeño, otras parece exportado de un videojuego de 16 bits... a Gigger se le debieron caer sus gigerianas pelotas al suelo ante semejante espectáculo.

Me quedo con sus fantásticos decorados (interiores), con Ripley (que para mi alcanza todo su esplendor en esta entrega), con el personaje de Dillon (con o sin gafas) y con su desenlace, glorioso.

Saludos.

Darkotica dijo...

Sepulturero, pero que grande eres! hay que ver cuanto arte tienes jaja!

Veo que más o menos todos opinamos lo mismo y como ya dije por alguna parte de "Alien: Resurrection", a me "Alien 3" me gusta muuuucho, puede que sea un poquito inferior a sus hermanas, pero no deja de ser un peliculón. Lo malo? La pedazo de mutilación que sufrió y la gran cagada de variar un poco el diseño del alien que ya todos conocíamos, bueno, en realidad lo cambiaron bastante, hay momentos en los que parece un zurullete digital, que chapuza de CGI...

Al resto de la película no le encuentro nada malo, aunque obviamente hay que ver la versión extendida, sino entre tanto "trae las tijeras y corta, corta, mete aquí un poco de celo y vuelve a cortar" se asemeja a un resumen de "en capítulos anteriores", hay que verla enteríta y empaparse bien de ese clima casi irrespirable. Eso si, yo no recomiendo ver esta película con el calor que esta cayendo, porque te lleva directamente a los hornos del infierno. La Ripley? uuuuhh, la Ripley es una reina aunque la encierren en una cárcel de hombres y en un planeta infestado de piojos...da igual que le rapen la cabeza al cero o que un alien la acorrale contra la pared...esta mujer se los come a todos con o sin patatas...

Y vuelvo a repetirlo porque no me canso: excelente crítica Sepu!!! ;)

Saludos!

Anónimo dijo...

Genial critica! Da gusto reirse a la vez que lees una tan buena critica!!
Se que es un comentario simplesco,pero piensa que nunca comente y solo por tu reseña no pude callarmelo y vine a felicitare!

ana dijo...

Soy nueva en la saga alien. he visto recientemente las 2 primeras y esta tercera parte me ha dejado un poco desilusionada. Primero porque Ripley la veo cansada, agotada psicologicamente. ¿cómo ese estado animico despierta su deseo sexual tan pronto con el doctor? Luego, el principio es muy lento. Coincido en las criticas, q no se profundiza en los personajes. No termina de enganchar. Me encanta momento enchufar a Bishop. Y cierto q la peli se salva porque tiene unos planos muy buenos. El alien parece un dibujito y quita credibilidad. El médico muere muy pronto... mo humilde opinión es un aprobado justito. saludos!

El Sepulturero Torero dijo...

Perdonadme el retraso (el mental el inevitable, me refiero al retraso en las resuestas. las vacaciones me han impedido resonderos como mereceis (Bueno, a lo mejor no lo merecéis, pero eso no importa) Blanch, Ash, Rec, Darky: Gracias por vuestro apoyo, sólo espero que la hayais disfrutado tanto como yo haciendola. Como muy bien apuntais, las mutilaciones y el montaje de la primera versión son imperdonables Por lo demás un film destacable dentro del género, desde luego Pitch Black le debe algo a esta peli, también creo. En cuanto al alien cgi poco resultón, lo cierto es que los he visto peores, Lo raro es que se le deje ver tanto, normalmente cuando uno está tan mal hecho, lo lógico es no exponerlo a las miradas críticas más de lo necesario (yo por eso en casa no tengo espejos :)) En fin que me alegro de que os haya gustado. A mi ordenador le empieza a fallar la letra p ¿Sabéis qué es eso? Una gran utada. Eso es. Mi `próxima crítica sin letra p Saludos desde el ciberesacio Larga vida a la saga Alien
Anónimo, mis braguitas están húmedas, gracias or comentar
Ana tus braguitas están húmedas... perdón, estooo, es broma. Muchas gracias or comentar a tí también. Decirte que lo de no ser nueva en esta saga es algo que produce envidia, porque hay poco cine disfrutable de verdad hoy día. Y este lo es. Así que valor y al toro, digo al alien. El momento Bishop se queda grabado, sí, aunque su realización es de lo más barato en efectos, fíjate. Si ves la versión extendida probablemente tu nota mejore. Saludos y gracias nuevamente por visitarnos

Alejandro Rentero dijo...

Bueno aquì os dejo mi humilde crìtica, y digo humilde, porque vuestros conocimentos estan muy por encima de los mios. Me considero un simple aficionado al cine desde hace años.
Por eso digo que David Fincher es un director que ha ido aglutinando prestìgio cada vez màs a lo largo de estos veinte años desde la filmaciòn de Alien 3, tampoco hay que olvidar que fue su "òpera prima", por eso la pelìcula merece una revisiòn, màs alla de un mero ejercicio comparativo. Como sabeis la pelìcual fue recortada inexplicablemente en montajeen unos 40 mìnutos,lo que sin duda hubiera hecho mejor a esta cinta. Sin embargo es una producciòn que viene a unirse al malditismo o leyendas negras que suele acompañar a las terceras partes de tìtulos exitosos encuadrados dentro de la ciencia ficciòn y el terror; Superman III.Psicosis III. El exorcista III.La matanza de Texas 3... Y es que yo creo que Fincher pagò la novatada, ya que los productores querian repetir el èxito de las dos primeras entregas, pero incomprensiblemente echaron mano de las tijeras, bueno mejor que de las tijeras lo hicieron de la de podar los chopos de mi pueblo, porque vaya tela.
Eso si, la pelìcula ofrece una gran plasticidad y desarrollo visual, muy propio del mundo Fincher, que despliega una dimensiòn espacial, donde la degradaciòn moral de un individuo,de un colectivo, corre en paralelo a un tratamiento visual de aspecto lùgubre,fantasmagòrico, vacìo de vida...
La pelìcula es una realidad desnaturalizada que dibuja un universo decadente. Decir que en la versiòn extendida el pròlogo es subleme.
En definiva Alien 3 es un desasosegante relato de continuas referencias a la obra original,y a pesar de eso es una pelìcula imperfecta.





Bieitols dijo...

La más oscura y bruta de la saga. Sin lugar a dudas.
Eso sí, sí todas ganan en su versión extendida esta cambia por completo. A mejor, claro.

espacio muerto dijo...

Estimados, como dice bieitols la version extendida es un caso aparte en esta pelicula, no solo la mejora, la hace realmente buena, excepto en el final, que es casi lo mismo pero la version standard tiene ese detalle que lo hace mejor.

Hoy mientras veia alien por enesima vez, volvi a entender porque con el paso del tiempo la 1 se volvio para mi en la preferida, ya que alien la vi a los 11 aproximadamente, aliens a los 10(si, vi primero la 2 y a esa edad aliens me gusto mas, por la accion que de pequeño me llamaba mas la atencion) y alien3 a los 20 y pico. Entonces por una trama no solo de accion, sino que regresaba ese sentido de claustrofobia y aislamiento que tiene la 1 sin lograrlo del todo, la 3 estuvo de preferida por un tiempo, pero algo que se da con la 1, la 2, y hasta la 4(que realmente deteste cuando la vi y hasta ahora solo la he visto completa 2 veces, y esto porque me compre el anthology y si gaste en ella al menos la veo), es que envejecen mejor. Los efectos especiales de la 3 son horribles, en eso no hay duda, y hacen mella en el gusto de volver a verla.

Al dia de hoy, para mi mantienen la preferencia segun como salieron, aunque aliens volvio al segundo puesto, gracias a la version extendida. Y prometheus y covenant? para mi son caso aparte de esta 4 primeras, pero en cualquier caso, no importa que, resurrection bajaria al ultimo puesto.


Pasen bien!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.