sábado, 4 de agosto de 2012

Crítica: Aliens, El Regreso

Muchas personas se llevan las manos a la cabeza cuando leen términos como “remake” o secuela, yo no soy una de esas personas. Si no se realizaran “remakes” y/o secuelas, nos habrían privado de joyas como ‘El Padrino. Parte II’ (‘The Godfather. Part II’ Francis Ford Coppola, 1974), ‘La Cosa’ (‘The Thing’, John Carpenter, 1982) o esta magnífica epopeya de ciencia ficción que es ‘Aliens, el regreso’ (‘Aliens’, James Cameron, 1986), a partir de ahora omitiré el sobrante y ridículo subtítulo que le colocaron en nuestro país.
Con la megalomanía que le caracteriza, James Cameron se propuso indagar más aún en el fantástico mundo creado por Dan O’Bannon (guionista) y Ridley Scott (director) en la primera entrega de las andanzas del alien con más (mala) baba de la galaxia.

Y en lugar de tirar por el previsible camino de la secuela anodina y sin sorpresas, Cameron se desmarca realizando una magna cinta bélica ambientada en el espacio.

Porque por encima de los aliens, de las naves espaciales, de las “siestas” criogénicas, del androide (magistralmente interpretado por Lance Henriksen)... la cinta de James Cameron es una historia bélica. Los militares (con sus enormes armas de fuego y sus uniformes), los vehículos (esa tanqueta que arrasa todo a su paso), la impresionante -y mítica- partitura musical de James Horner (ese recurrente tema castrense), o la cantidad de frases y chistes militaristas que acompañan la presentación de personajes.

Todos esos elementos logran darle una vuelta de tuerca al asunto y con ese inesperado giro, Cameron compone una sinfonía perfectamente orquestada, donde cada aspecto de la trama logra encontrar su hueco sin chirriar a pesar de la mixtura de géneros tan dispar que nos ofrece.

La película ofrece un crescendo digno de ser estudiado en las escuelas de cine, -recordemos que cuando los militares llegan a la colonia ha transcurrido aproximadamente... ¡Una hora de metraje!-.
A partir de ahí la película continúa (más si cabe) con un ritmo vertiginoso hasta llegar al clímax final -el enfrentamiento entre reinas resulta espléndido y espectacular-, un auténtico torbellino que no da respiro al espectador (y perfecto para provocar infartos).

El reparto resulta acertadísimo y carismático, todos, absolutamente todos, bordan sus papeles. Desde la magistral interpretación de Sigourney Weaver (merecidamente nominada al Óscar) hasta la pequeña Carrie Henn (impresionante composición la de esta niña), pasando por los habituales del cine de James Cameron, Michael Biehn (excelente actor infravalorado), Bill Paxton (acertadísimo como siempre), Lance Henriksen (inolvidable como el androide Bishop) o Jennette Goldstein (insuperable como la dura y agresiva Vasquez).

Todos ellos personajes atractivos, sugerentes, interesantes y con los que te puedes identificar -al contrario de lo que pasa hoy día en la mayoría de productos de este tipo-.

Pero si algo destaca en esta fenomenal película, es la creación de la Reina Alien y toda la imaginería que la rodea. Creada por el (tristemente fallecido) maestro Stan Winston, la mencionada criatura, -que desde su aparición entró a formar parte del colectivo popular y se convirtió en figura icónica-, fue todo un descubrimiento y resultó todo un triunfo.

Como si de un enjambre de abejas se tratara, la colonia de aliens con su reina a la cabeza, nos descubrió el escalofriante y fascinante mundo en el que se desenvuelven estos extraños seres, nos hizo ver de dónde provenían esos viscosos huevos, cómo se organizaban los aliens, sus reacciones... todo un cosmos que se ocultó -para crear misterio y suspense- en la primera parte y que en ésta hace acto de presencia en todo su esplendor.

La Reina Alien es una de las mejores creaciones jamás realizadas para una película de estas características, ideada por dos genios del celuloide (una verdadera lástima que uno de ellos ya no esté entre nosotros).

La cinta fue nominada en multitud de apartados para los Premios de la Academia, de los cuales se llevó un Óscar a los mejores efectos sonoros y otro a los mejores efectos visuales.

Grande, épica, gloriosa, ‘Aliens’ es todo un espectáculo que ha creado escuela y que no sólo no ha perdido calidad con los años, sino que ninguno de sus pupilos, imitaciones y/o sucedáneos ha logrado siquiera acercarse a su maestría.

Lo que más me ha gustado: todo.

Lo que menos me ha gustado: nada.

12 comentarios:

El Rector dijo...

Cuanta razón joder. Como fanático de la saga de Alien, tengo que reconocer que esta segunda parte es mi favorita, lo que no es moco de pavo teniendo en cuenta que El Octavo Pasajero es una obra de arte de la ciencia ficción y filme de referencia del género, que Alien 3 (pese a sus ridículos efectos especiales) es una muy buena película e injustamente maltratada y que la cuarta entrega (a la francesa), es una divertidísima vuelta de tuerca a la saga.

Ya lo has dicho todo macho. Creo que estamos ante la película soñada por cualquier fanático del terror y la ciencia ficción. No sería capaz de sacarle una sola pega. Entre sus muchísimas virtudes, a mi siempre me gustó mucho el personaje de Michael Biehn (el tío ya me flipó en Terminator, of course), no era el clásico soldado de acero sin sentimientos, era un tipo normal, que incluso llega a enamorarse de Ripley.. mientras esta era la que llevaba los pantalones en casa. Es un detalle tonto, pero me llamó mucho en su día y lo sigue haciendo, pues creo que la mayor virtud de Aliens, es su atemporalidad.

Secundo ese diez.

Darkotica dijo...

Pues yo también me uno al club de fans de Aliens. Estoy totalmente de acuerdo con vuestras opiniones...yo es que siento debilidad por todas las películas que forman esta fascinante saga (obviamente aquí no meto las de "AvP", eso ya es otro tema...), pero desde luego que si incluyo la 3 y la 4 (nunca entenderé porque la mayoría de la gente arremete contra éstas dos ¿?), siempre que veo "Alien: Resurrection" me lo paso pipa, hasta doy botes de diversión en el sofa...jaja!!!

PD. Adoro a la Teniente Ripley, es mi heroína...

Andr3s_Bixa dijo...

yo La vi hace poco en el cine, en una proyeccion especial que hicieron los del whiski jameson con performances y demas fue una noche magica.

A.Cedres dijo...

Con decir que es mi peli preferida lo digo todo.

Un detalle tonto del nivel de frikismo por la tecnología de Cameron es que para ser un film del 86, aun siendo de tubo, la mayoría de los monitores que aparecen en la película son panorámicos.

Anónimo dijo...

aliens el regreso es una pelicula de culto creo que la mejor pelicula que hizo james cameron
aliens el regreso es una pelicula magistral una de las mejores peliculas de la historia del cine

newzombie dijo...

digo que alien es terrorifica pero esta secuela es de mis preferidas

Blanch dijo...

También pienso que es la mejor de la saga. Recuerdo de pequeño al terminar de verla diciendole a mi madre que de grande quería ser Marine Espacial.

¿Como no puede ser buena estando Biehn, Henriksen y Paxton en el mismo meollo?

Ash dijo...

"Grande,épica,gloriosa".No podría estar más de acuerdo contigo!Y es que estamos hablando de una de las sagas más importantes del cine,en la que todas las entregas ponen el listón muy alto a su manera!

newzombie dijo...

bueno blanch repitio herinksen y paxton en los viajeros de la noche y es un peliculon. tambien esos tres actores son muy buenos

Blanch dijo...

Tienes razón newzombie. Los viajeros de la noche también fue espectacular y no me acordaba del tándem. Todo gracias a Cameron, por aquél entonces marido de ka Bigelow que le ofreció tres de sus actores de Aliens para esta peli de vampiros.

saludos.

Alejandro Rentero dijo...

No hay que olvidar que James Cameron es un artesano de la acciòn, su obra asì lo demuestra, tiende a los fìsico y a la acciòn desenfrenada, al gran despliegue de inmensos escenarios, efectos especiales y artefactos sofisticados.
El ademas acostumbra a ser su propio guionista, y sus personajes hierven en un mundo interior y mantienen elaboradas relaciones con los otros que influyen en las tensiones de la historia. Partiendo de la base que la pelìcula està vacià de contenido, no hay que olvidar que fue un èxito comercial y hay que reconocer que el producto es impecable en factura. Ademas mantiene elementos de la primera cinta, con un acertado tiempo del suspense, desplazando asì el terror hacia lo bèlico y hacia la pura acciòn y viceversa. La pelìcula parece màs cara de lo que es.
Es un festival de imaginacion y capacidad resolutiva ante los desafìos màs insòlitos, mediante un combinado de lo artesano y lo tegnològico. Cameron incrementa la sensaciòn fatìdica de lo postmoderno, un James Cameron que no hay que olvidar que tenìa 32 años cuando filmò esta pelìcula, esta claro que ya sabia lo que querìa.
La pelìcula se llevo dos Oscars: el de montaje de efectos sonoros y el de efectos visuales.

Bieitols dijo...

Aunque personalmente prefiero la de Scott. Peliculón!
Directors Cut gana muchísimo. Y como es buena, si dura más pues mejor. Como el buen sexo.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.