domingo, 27 de marzo de 2011

Crítica: Sucker Punch

Si tuviera que citar a un director que realmente haya conseguido impactarme con su cine en estos últimos años, no hay duda alguna que el elegido sería Zack Snyder. Lo hizo con “Amanecer de los Muertos”, si no la mejor, una de las mejores películas de muertos vivientes de todos los tiempos y lo volvió a hacer con “Watchmen”, si no la mejor, una de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos. Ni siquiera la descafeinada “300” consiguió restarle un ápice de credibilidad a un tipo que incluso se permitió el lujo de rodar una película de tan distinto registro como “Ga´Hoole La Leyenda de los Guardianes” y ganarse los elogios de un público que poco o nada tenía que ver con el que lo había seguido desde su fantástico remake de Romero. Es por eso que no es de extrañar la gran expectación levantada con su nueva película, mas cuando el amigo (y para regocijo del sector masculino), descubrió que esta estaría íntegramente protagonizada por féminas. Una agresiva campaña de marketing acabó de convertir a “Sucker Punch” en el acontecimiento cinematográfico mas esperado del año y por supuesto, con El Rector (que no es de piedra pese a que solo se le haya visto llorar con la muerte de Boromir a brazos de Aragorn, con William Wallace motivando a sus tropas antes de la batalla y con alguna que otra canallada emocional perpetuada por el amigo Abrams en “Perdidos”), en primera línea de fuego el día de su estreno y nada tiene que ver el hecho de que la cinta, esté protagonizada por un selecto abanico de bellas mozas, no señor, sino por que posiblemente Zack Snyder, sea ahora mismo uno de mis fetiches fílmicos favoritos.

“Sucker Punch” es la trágica historia de Bayby Doll, una chica de veinte años que tras la muerte de su madre y posterior intento por parte de su padrastro por acabar con su vida y la de su hermana (esta segunda cosa la consigue) para hacerse con la herencia de la difunta, termina siendo acusada del asesinato y encerrada en un residencia mental. Una vez allí, conocerá a un grupo de internas junto a las que creará todo un mundo interior de ficción gracias al cual escapar de la dolorosa realidad que les ha tocado vivir al tiempo que trazan un retorcido plan para escapar del lugar.


Para alguien que no tiene ni idea de que trata “Sucker Punch” y que solo ha visto los doscientos mil posters promocionales que la han precedido, ponerse delante de la nueva película de Snyder puede ser una experiencia tan sorprendente como desconcertante, doy fe de ello. Yo esperaba una historia post apocalíptica y neo futurista donde un grupo de guerrilleras luchaban por salvar la tierra encharcadas en épicas batallas y tal… por el contrario, me encuentro con un dramón sentimentaloide a medio camino entre “Mujercitas” e “Inocencia Interrumpida”. ¿Me equivoqué de sala? Para nada. Snyder es demasiado grande para solo ofrecernos una película “palomitera” (supongo que aprendió bien la lección de “300”) y en “Sucker Punch” ha intentado ofrecer un producto con personalidad, algo mas profundo y con mas de contenido de lo que pudimos ver en las peripecias de los espartanos.

Esto se agradece. Las buenas intenciones siempre deben ser valoradas (ahí quedan cosas como “Amer” o La Casa Muda) siempre y cuando sean honestas. Y es que el principal problema que le veo a esta retorcida y onírica historia, es precisamente eso, su falta de honestidad, que en el fondo, lo que realmente intenta Snyder, es esconder lo que realmente es “Sucker Punch”, un antológico festival de fuegos artificiales y eso se nota, se nota por que en el fondo, la historia en si, es mucho mas sencilla de lo que parece, una mera excusa para justificar el "todo vale" de las secuencias oníricas y tiene menos interés que una retransmisión taurina (ahí por lo menos siempre queda la esperanza de que el inocente  animal consiga deshacerse de su cruel torturador), dejando en el paladar del espectador un sabor algo insípido y lo que es peor, algo artificial, nada que ver por ejemplo con las mil y una connotaciones sociales y filosóficas con las que nos deleitara en “Watchmen”.


A esto hay que sumar otro factor negativo, la marcada rigidez estructural del filme, chuleta que se nos proporciona en sus inicios y de la cual no se desvía un ápice a lo largo del mismo. Se define básicamente de la siguiente manera: quince minutos de relleno melodramático que siempre desembocan en la actuación estelar de Baby Doll (quien se supone baila como los ángeles aunque nunca llegue a verse), momento en el cual la joven entra en la fantasía dentro de la fantasía (esto Nolan lo habrá entendido mejor que nadie) y se nos deleita con quince minutos de espectáculo puro y duro. Así hasta completar las mas de dos horas de duración. Sin sorpresas y para casa.

¿Es pues un fiasco “Sucker Punch”?, bueno, si lo analizamos desde el punto de vista de aquel que espera una gran película, seguramente. Ahora bien, que nadie se lleve a engaños, por que las aventuras de Baby Doll y cia, es posiblemente uno de los mas conseguidos ejercicios de espectáculo audio visual que se ha parido en años y puedo asegurar que vale la pena pagar la entrada del cine para descubrir esto “in situ”, por que “Sucker Punch”, no se entiende lejos de una sala cinematográfica.

El derroche de imaginación y de recursos técnicos es casi inagotable, ver a las cinco chicas perfectamente integradas en el impresionante universo digital creado para la ocasión, es toda una gozada. Violencia gratuita en todo su esplendor (pese a que alguien se haya olvidado la sangre en casa) y genuino exploitation del siglo XXI. Todo aderezado además con una banda sonora de órdago, donde Snyder vuelve a demostrar, como ya hiciese en “Watchmen”, cuan importante es para el, este factor. En ella podemos encontrar grandes temas, versiones como la que se casca la propia Emily Browning (quien repite en varios cortes) del ya clásico “Sweet Dreams” de “Eurythmics”, que sorprende no solo por su calidad sino por la increíble simbiosis con las imágenes, en este caso de un emotivo prólogo que parece directamente sacado de alguna novela gráfica o remixes alucinantes como el del tema “Army of Me” que interpreta “Bjork” junto a “Skunk Anansie” o el duelo estilístico entre el “I Want It All” de “Armageddon Aka Geddy” y el “We Will Rock You” de “Queen”. Magistral.


La elección del reparto no podría haber sido mas acertada, Emiliy Browning (“Presencias Extrañas”) es la actriz idónea para dar vida a la desdichada Baby Doll, esa imagen de chica frágil, pequeñita, delicada e inocente le va perfecta a su personaje, enfrascado en mil y una batallas imposibles. A su lado todo un elenco de sexys compañeras de viaje, Abbie Cornish como “Sweat Pea”, Jena Malone como “Rocket”, Vanessa Hudgens como “Blondie” y Jamie Chung como “Amber”, todas ellas fantásticas para empapelar la habitación de cualquier aficionado con alguno de sus muchos y sugerentes posters personalizados (yo me pido el de “Sweat Pea”) y para rematar, la presencia de una despampanante Carla Gugino, “Alma Matter” interpretativa del filme amén de las curvas cuarentonas mas seductoras del cine actual y de un carismático Scott Glenn, único espécimen masculino que sale bien parado en la obra.

Conclusión, “Sucker Punch” es la experiencia definitiva en cuanto a lo que espectáculo se refiere, un producto concebido para dejarnos aplastados contra nuestra butaca mientras intentamos asimilar la fuerza de las imágenes, la infinidad de detalles y las excelencias técnicas y artísticas que desfilarán ante nuestros ojos a lo largo de los ciento veinte minutos que dura la broma. Una deliciosa estética gótico/punk futurista, una banda sonora de vicio perfectamente integrada con las imágenes, una colección de chicas guapas difícilmente igualable y una imaginería a base de samuráis fantasmagóricos, zombies nazis, orcos, dragones, engendros mecánicos y cualquier otra cosa que se os pueda pasar por la cabeza que hay que verlo para creerlo.

En su contra juega su mecánica y previsible estructura narrativa, el poco interés que despierta la trama argumental (el royo melodramático no termina de funcionar mas allá de un par de momentos de lágrima fácil), la nula idem de idem de las escenas de acción, inconexas y relegadas a meros videoclips independientes de quince minutos y un tramo final del que se podría haber sacado mucho mas suco. Pese a no estar a la altura de sus grandes obras, “Sucker Punch” es una experiencia digna de ser vista, y de ser disfrutada. Eso si señores (y señoras), háganse un favor y tengan la delicadeza de verla en el cine.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

no me ha gustado la peli me creia otra cosa y es una mierda

vepardesign dijo...

Ver un film por lo menos unas 5 veces, y en cada una de ellas encontrar un detalle distinto, resume la grandeza de un espectaculo audiovisual practicamente unico en su genero. Sublime Snyder!

El Rector dijo...

vepardesign, pocos directores en la actualidad, son capaces de transmitir tantísimo, con tan solo imágenes y sonido como lo hace Snyder. Sucker Punch es esto, elevado a su máximo exponente.

Aun y así, me parece su película más "floja".

Saludos.

Anónimo dijo...

Ya vale de pelotear al director. Esto es basura y punto.

El Rector dijo...

Anónimo, si hablar bien de uno de los actuales pesos pesados del género, es "pelotear", vamos apañados.

Respecto a "Sucker Punch", pese a los muchos "peros" que se le pueden sacar, de basura no tiene absolutamente nada, solo hay que entenderla como lo que es: una paja mental para los sentidos. Nada mas.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Tengo una especie de relación bipolar con Zack Snyder. Me encantan "El amanecer de los muertos" y "Watchmen". "300" me entretuvo una barbaridad.. pero lo de 'Sucker Punch' me parece de juzgado de guardia. Visualmente impresionante, con una banda sonora realmente brutal (Lo del "White Rabbit" de la Torrini no tiene nombre) pero en el fondo es una cinta que me aburrió profundamente. Fuegos artificiales, muy bonitos pero nada mas.

En 'El hombre de Acero' vi demasiadas tomas a lo Michael Bay cosa que me preocupó bastante (Espero que esto solo sea paranoia mía) y bueno.. tras ver el trailer de "Batman Vs Superman" tengo la sensación de que no deja de ser otro 'Watchmen'.. El poder total corrompe totalmente.. solo falta que digan claramente eso de ¿Quién vigila al vigilante?. Creo que Snyder esta en ese momento en el que el director puede acabar siendo devorado por su propio éxito, por su potencia visual.. Creo que el director empezó con mucha fuerza pero se va apagando con cada nuevo trabajo que hace..

Un Abrazo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, pues comparto al 100% tu análisis sobre la trayectoria de Snyder. Y al igual que tu, el tráiler de "Batman vs Superman", tiene toda la pinta de acercarse muy bastante, a esa obra maestra que es "Watchmen", así que aun hay tiempo para la redención para el bueno de Zack.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.