lunes, 17 de enero de 2011

Crítica: The Taint

Cuando uno creía que ya se había hecho todo en lo que a películas de infectados se refiere, llega el dúo formado por los señores Drew Bolduc (también productor y guionista) y Dan Nelson, y apenas sirviéndose de un puñado de dólares y de sus enfermizas mentes, nos presentan su debut cinematográfico (si bien es cierto que Bolduc había rodado un par de cortos con anterioridad), “The Taint”, premiada en el Minneapolis Underground Film Festival 2010 como mejor película, en el Syracuse International Horror Film Festival 2010 a la mejor banda sonora y en el Dark Carnival Film Festival 2010 a los mejores efectos especiales, además de presentarse como un filme potencialmente polémico, pues trata un tema tan delicado y actual como es el de la violencia de género, como ya hiciese hace unos años Joe Dante en la segunda temporada de “Masters of Horror” con aquella “The Screwfly Solution”, donde la población masculina era infectada por un extraño virus que les hacia odiar irracionalmente a las mujeres, siendo perseguidas y exterminadas. “The Taint” nos propone algo similar, aunque desde un punto de vista muy diferente, el de la comedia de terror gore, otorgándole además, todo el protagonismo, a un personaje que ya ha hecho sus pinitos en el cine en títulos como “One Eye Monster”, “Bad Biology” o “Someone´s Knocking At The Door”, por supuesto hablamos, del miembro viril masculino (véase también, polla, rabo, tranca, pito, pene, minga o cipote).

“The Taint” nos cuenta la historia de una nueva infección, en esta ocasión de un virus creado por unos científicos con el fin de mejorar la potencia sexual masculina que termina descontrolándose y se vierte en el agua de una población estadounidense, excitando hasta límites insospechados a cualquier hombre que se infecta, el cual desde ese mismo instante, pasa a andar con tres piernas además de sentir la irrefutable necesidad de asesinar violentamente a cualquier espécimen del sexo contrario que se cruce en su camino, es decir, a las mujeres. En medio de este caos, Phil, un joven estudiante que se encuentra en medio de una romántica cita con su enamorada en una cabaña del bosque, tiene que salir huyendo del lugar cuando un loco les ataca con una guadaña, tropezándose en el bosque con Misandra, una chica de fuerte carácter y armada con una escopeta, que ha sufrido en primera persona las consecuencias de la infección. Juntos, intentarán sobrevivir a la pesadilla.


Tengo que reconocer que no me reía tanto con una película de este tipo desde la genial “The Rage” y eso que al lado de esta “The Taint”, la cinta de Robert Kurtzman era una auténtica superproducción de Hollywood, lo que no quiere decir que nos encontremos ante un producto cutre, nada mas lejos de la realidad, pues si en una cosa destaca “The Taint”, a pesar de su naturaleza “amateur”·, es en su impecable apartado técnico (incluso ha sido filmada en HD), algo que tiene especial valor en un caso como el que nos ocupa y que queda muy patente desde los fantásticos créditos iniciales, muy divertidos y que ya dejan entrever por un lado, la gran imaginación de los autores, y por el otro, uno de los aspectos que mas me han entusiasmado, la orgásmica banda sonora compuesta por el propio Drew Bolduc,  para quitarse el sombrero y que además impregna el filme de una atmósfera muy particular y dota a algunas secuencias de un “feeling videoclipero” la mar de cachondo.

Pero no solo brilla la música, también los efectos especiales rayan a un gran nivel, un festín de cine gore de altos vuelos que no tiene absolutamente nada que envidiar a lo que por ejemplo solemos ver en esta nueva ola de películas asiáticas gore, además, sin echar mano a recursos digitales (o por lo menos en muy poca medida), todo artesanal y rebosante de imaginación, donde tan solo dan “el cante” algunos pequeños detalles, como por ejemplo, las pollas de goma (diría que han hecho servir el mismo modelo que utilizaba el bueno de Till Lindemann en los conciertos de “Rammstein” en los cuales eyaculaba en su propia boca, tal y como también sucede en algunos momentos de la película), pero que aun y así, no desentonan en el desproporcionado y dantesco conjunto visual.


A esto hay que añadir también, unas interpretaciones que sin ser para tirar cohetes, pues se nota mucho la inexperiencia de muchos de los actores, si que están muy por encima de lo que se suele ver en un producto de este tipo, destacando al propio Bolduc en el papel protagonista del apático pero carismático Phil y sobretodo a Cody Crenshaw, quien interpreta a un musculoso profesor de gimnasia de dudosas tendencias sexuales al mas puro estilo del mejor Ben Stiller que copa los momentos cómicos mas grandes del filme… para mearse de risa.

Por supuesto, “The Taint” no es perfecta, y lo mas flojo lo encontramos no tanto en su guión (que pese a todo, resulta mínimamente coherente), dolencia que suele venir de fábrica en casi todas las películas gore y a la que todo sea dicho, no creo que haya que dar mucha importancia, si no en su desarrollo, pues no hay una línea argumental que seguir, la historia se nos cuenta a partir de flashbacks de los personajes y además desordenados cronológicamente, lo que hace bastante difícil seguir el hilo de la historia, amén de convertir a esta en una experiencia algo plana a nivel narrativo (¿inicio, nudo y desenlace…?), se hecha en falta una introducción que nos ponga en antecedentes (pese a que los créditos iniciales van encaminados por ahí) y sobretodo un “in crescendo” de la acción a medida que avanza la historia que desemboque en la tan ansiada traca final, algo que no termina de suceder.

También llama la atención que en una película con tanta carga sexual como esta, (y no lo comento como algo negativo, sino como curiosidad) apenas aparezcan desnudos femeninos o secuencias de sexo, todo se reduce a pollas, pollas y mas pollas, así como a litros de esperma lloviendo de todas direcciones, detalle por el cual algunos le han puesto la etiqueta de “terror gay”, si es que existe tal cosa.

Conclusión, “The Taint” es un visionado obligado para todos los amantes del cine gore y bizarro, una propuesta única y personal que pese a sus obvias limitaciones, brilla tanto a nivel técnico como artístico (atención al fantástico segmento de animación), ofreciendo una experiencia divertida y realmente… diferente. Lo mejor, sus grandes dosis de casquería (con algunos momentos para el recuerdo como el tipo corriendo con la cara despellajada en la mano y otros tan desagradables como el aborto casero), su magnífica banda sonora y la gran valentía de sus autores por abordar un tema tan delicado y actual como es el de la violencia de género y conseguir desdramatizarlo y transformarlo en algo divertido aunque tan solo sea durante sesenta y cinco minutos.

Lo peor, su caótica estructura narrativa, su falta de carne femenina (¡ojo!,  como curiosidad) y que algunas mentes limitadas, puedan ver en ella, apología a la violencia de género y demonizarla por ello o simplemente encontrarla de mal gusto.

En adelante, habrá que seguirles la pista muy de cerca a los señores Bolduc (desde aquí, un agradecimiento muy especial para el amigo Drew por darnos la posibilidad de disfrutar la película) y Nelson, pues su debut no puede ser mas prometedor.


4 comentarios:

Dani dijo...

La adquiri hace cosa de un mes y es sensacional, divertida y sanguinaria, con unos efectos especiales mas que correctos y un tronchante argumento.

El Rector dijo...

Con los años, película de culto para los amantes del gore, sin duda. Además los directores son dos tipos la mar de simpáticos. Que NADIE se la pierda.

Donnie Darko dijo...

Una joya gore y gamberra. Si tu sentido del humor coincide con el de Drew Bolduc y compañía esta es tu película.

Tuve la suerte de intercambiar varios mails con Bolduc y preguntarle acerca de su película, influencias y demás. Recuerdo haberle preguntado si "Enter the void" les había influenciado porque ambas comparten una escena desde el interior de una vagina y Bolduc comentó que no, que su verdadera inspiración para dicha escena fue "Hanzo the razor and the sword of justice" película que si no hubiera sido por Bolduc no hubiera visto y que recomiendo abiertamente!!!

Y si la peli es genial, Bolduc es majisimo!

Un Saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, sin duda. Todo un homenaje a aquellas viejas películas que veíamos con los colegas, un buen puñado de cervezas y que luego, recordábamos como algo mucho mejor de lo que realmente eran :)

Desde Nido también tuvimos oportunidad de tratar tanto con Drew como con Dan y fue un auténtico placer. Interesantísima la entrevista que nos concedieron.

Deseando que caiga en nuestras manos "Science Team".

Por cierto, me apunto la película que comentas ;)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.