domingo, 16 de mayo de 2010

Crítica: Mutants

Innovar dentro del subgénero de los muertos vivientes o cualquiera de sus variantes (véase infectados o mutantes) es mas difícil que el infeliz de Enrique Iglesias emane una sola nota afinada de esa garganta suya, y pocas son las ocasiones donde el género ha conseguido ofrecer algo realmente innovador al espectador desde que George A. Romero sentara las bases del mismo con "La Noche de los Muertos Vivientes". Por suerte para nosotros, entre tanto producto clónico, hemos podido disfrutar en momentos muy concretos, de productos que han hecho evolucionar el género y me vienen a la cabeza cosas como "El Regreso de los Muertos Vivientes", que nos enseñó que con los zombies podíamos, además de pasar miedo, pasar un rato divertido; "Amanecer de los Muertos" que proclamó a los cuatro vientos que los zombies lentos y torpes imaginados por Romero, estaban desfasados y que rápidos y ágiles podían resultar mucho mas amenazadores; "Land of the Dead" (quizá el último momento de lucidez del "gafotas") introdujo la figura del zombie pensante con capacidad de aprendizaje y demostró que no eran tan tontos como nos los habían pintado; "28 Días Después" dejó claro que los efectos de un virus podían ser igual o mas terroríficos que la propia vida después de la muerte y planteo una nueva cuestión, ¿son zombies o infectados?; con "REC" tuvimos la oportunidad de vivir la infección en primera persona y con "Pontypool" quedó bastante claro que la sangre no era ni el único, ni el mas peligroso medio de contagio.


Estas son algunas de las películas que han ido en mi opinión, aportando su granito de arena a un subgénero que ha permanecido muchos años estancado en sus propios tópicos y viviendo de la herencia de Romero. "Mutants", película que nos ocupa, forma parte y muy claramente de ese otro grupo de filmes que lejos de aportar ideas nuevas, nos llega con el "manual del zombie o infectado" bajo el brazo, en lo que a grandes rasgos podemos considerar la versión francesa de "28 Días Después", llenando así ese vacío que tenía el cine de terror galo en lo que a infectados se refiere, después de que "La Horde" del tandem Yannick Dahan y Benjamin Rocher hiciera no hace mucho lo propio con el de los muertos vivientes.
Morlet hace aquí su debut como director de largometraje después de haber firmado un par de cortos, y se nota que el tío ha querido apostar por el caballo ganador y dejar los experimentos para futuras ocasiones para ofrecernos un producto "clásico" y no demasiado personal, lo que no quiere decir en absoluto que estemos ante una mala película, todo lo contrario, pues en lo que a mí respecta y a pesar de todo, tengo que decir que he disfrutado como niño con zapatos nuevos cada minuto de metraje.

"Mutants" nos sitúa en un presente apocalíptico donde un virus a convertido a gran parte de la población en una especie de mutantes asesinos sedientos de sangre y nos pone en la piel de Sonia y Marco, una pareja de enamorados que viajan a toda leche por las afueras de alguna ciudad en una ambulancia, rumbo a la base Noé, un supuesto refugio seguro donde esconderse de las hordas de infectados que asolan la región. Las cosas se tuercen (más) cuando después de un desafortunado incidente, Marco resulta herido de gravedad y la ambulancia se queda sin combustible, lo que no le deja a Sonia otra alternativa que esconderse con su malherido compañero en un gran hospital abandonado en medio del bosque. Una vez allí, descubrirá que Marco ha sido infectado por el virus, dando comienzo así, una carrera desesperada para intentar salvar a su compañero.

La película está dividida en dos partes muy diferenciadas, la primera de ellas se podría decir que es la menos convencional, (si bien es innegable la influencia de otro clásico del fantástico, "La Mosca" de David Cronenberg) donde el Morlet mas atrevido nos ofrece una historia intimista sobre dos personas que se quieren y que tienen que hacer frente a una terrible situación que pone en peligro sus vidas, dejando de lado el caos que reina en el exterior y sin enseñarnos siquiera a un solo zombie aunque sepamos de buena tinta que están ahí. Esta es sin lugar a dudas la parte mas interesante de "Mutants", que utiliza de forma brillante el concepto de "terror psicológico" y lo tiñe de tintes dramáticos para crear una experiencia aterradora y deprimente a partes iguales, donde seremos testigos de como la enfermedad va consumiendo a Marco y nos pondremos en la piel de una desesperada Sonia, que ve como la vida de su amado se le escapa como arena entre los dedos.
Personalmente, me habría encantado que la película se centrase en esta historia, imaginad el juego que podría dar un inmenso edificio abandonado y una chica atrapada con un infectado. Las posibilidades eran infinitas y todas ellas aterradoras. Pero por el contrario, Morlet se desmarca de forma tajante y echa mano del manual para construir una segunda mitad donde la acción y los tópicos toman el control de la situación, relevando la relación entre Marco y Sonia a un discreto segundo plano y planteando el típico asedio zombie, donde tampoco puede faltar esa moraleja tan ocurrente en estos casos, que en medio de semejante desastre, el hombre sigue siendo el peor de los males, por que ahora si, el filme "apesta" a "28 Días Después", y la incursión en la historia de un grupo de supervivientes, hace que la historia resulte tediosamente calcada de la vivida en el último tercio de la cinta de Boyle, solo que con una diferencia, "Mutants" es incapaz de generar terror.

Este es el principal defecto del filme, su nula capacidad de atemorizar al espectador, todo lo contrario de lo que sucedía en "Amanecer de los Muertos" o la propia "28 Días Después", que eran películas realmente muy incomodas. "Mutants" no consigue esto en ningún momento, quizá por lo extremadamente tópico de las situaciones, quizá por el aspecto de los infectados (demasiado "fantástico" para mi gusto), no lo se.. El caso es que esta segunda mitad resulta bastante descafeinada y decepcionante a nivel argumental y de sensaciones, sobretodo si pensamos en todo lo que podría haber dado de sí enfocando la historia en otra dirección.

Por otro lado, tampoco se puede negar que esa falta de terror, queda en parte suplida por un vertiginoso ritmo lleno de persecuciones, violencia y gore de altísima factura, y es que "Mutants" luce un aspecto inmejorable en todo momento, que alcanza su zenit en las secuencias de lucha (la del tipo calvo del sable roza lo sexual), así como en la gran caracterización que acompaña la transformación de marco. Flojea un poco más en lo que se refiere al diseño artístico de los infectados, no por que estén mal realizados o resulten cutres, sino por que están más cerca de seres alienígenas que de humanos infectados, pero bueno, esta es una apreciación muy personal. Todo ello si, aderezado con una mas que correcta banda sonora.

Conclusión, "Mutants" es en general una buena película de zombies, pero no la "gran" película que pudo ser, un producto técnicamente impecable, con grandes dosis de casquería y que no puedo dejar de recomendar a los seguidores de los muertos vivientes y cia, pero que va claramente de mas a menos y donde después de una prometedora primera mitad, cae de forma demasiado descarada en los clichés del género zombie, solo que a diferencia de los grandes títulos del mismo, demuestra una total incapacidad de generar terror y resulta demasiado predecible, dejándonos esa decepcionante sensación de que se podría haber sacado mucho más jugo del que se le ha terminado sacando. De todas formas, aquello de "no se como no te aburres viendo estas películas, si son todas iguales" que se le suele aplicar al cine porno, le va al dedillo a "Mutants". Mas de lo mismo, si, pero me gusta.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.