viernes, 26 de febrero de 2010

Crítica: Lesbian Vampire Killers

Si había una película a la que hacía tiempo le tenía ganas, sin duda era esta, y es que su temática no podía ser más sugerente, un pueblo asolado por un grupo de vampiras lesbianas cachondas sedientas de sangre y sexo...Pero en el cine como en la vida, estamos sentenciados a llevarnos grandes desilusiones, y no es que la película sea mala, pero el globo de las expectativas se había inflado demasiado en estos últimos meses, y eso en mi caso, se ha notado, dejándome una sensación un tanto agridulce.

Con un argumento como el que nos ocupa, todo apuntaba a que la película de Phil Claydon iba a ser una propuesta atrevida, llena de erotismo, sangre a gorgotones y corrosivas gotas de humor negro, vamos, una película de lo más gamberra. En la práctica, la cosa es bastante distinta, pues estamos ante una comedia de terror muy al estilo "Noche de Miedo" e incluso a la popular y también inglesa "Shaun of the Dead", donde una historia tópica y simple sirve de escusa para poner a un grupo de gente normal y corriente como salvadores del mundo. La pareja protagonista (al igual que "Shaun of the Dead") formada por dos amigos Jimmy, el chico bueno y Fletch, el amigo gamberro de pocas luces que sólo tiene una cosa entre ceja y ceja, el vil deseo carnal. A su lado la chica virgen de turno y como no podía ser de otra forma, el sacerdote grotesco, particular homenaje de Phil Claydon al mítico Peter Vincent de la citada "Noche de Miedo".


Pero no nos engañemos, la poca originalidad y simpleza argumental no es lo que hace sonar las alarmas de la decepción, lo que realmente duele en "Lesbian Vampire Killers" es lo políticamente correcto que termina resultando el film. De entrada, olvidaos por completo del sexo, lo único que váis a encontrar son un par de morreos entre vampiras y un par de casi desapercibidos destetes, ese es todo el bagaje sexual de la cinta, si obviamos claro, los chistes sexuales a lo "American Pie" que nos van dejando caer durante toda la película, como siempre, algunos con más gracia que otros. El segundo foco de decepción reside en la carga de violencia, que haberla haila (y algunos momentos son muy cachondos) pero de forma incomprensible, no aparece ni una puñetera gota de sangre, substituyendo esta por una especie de líquido blanco espermático que supuran las vampiras al morir, lo que le da al filme un acabado de película dietética que termina por disipar cualquier atisbo de película de contenido "adulto" que pudiera quedar.

Todo esto no quiere decir que la cinta no sea atractiva visualmente, todo lo contrario, los FX son cojonudos, la ambientación está muy lograda y el repertorio de chicas guapas es prácticamente inacabable, por no comentar la cantidad de detalles "curiosos" de los que hace gala el filme, como la cámara rápida o la inserción de textos en pantalla en plan cómic (algo parecido a lo visto en la serie "Héroes").

Conclusión, "Lesbian Vampire Killers" no es la película gamberra e incluso subida de tono que muchos esperábamos, pero tampoco se puede negar que es una propuesta simpática que aún sin ser excesivamente graciosa, si contiene algunos momentos cachondos, lo que sumado a su cuidada estética, puede ser suficiente para hacernos pasar un buen rato en sus escasos ochenta minutos de duración. Si te gustaron películas como "Noche de Miedo", "Shawn of the Dead o "The Cottage", seguro que quedarás complacido con esta "Lesbian Vampire Killers".


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).