sábado, 29 de agosto de 2009

Crítica: Book Of Blood

Basada en un relato de Clive Barker y dirigida por John Harrison ("Tales from the Darkside: The Movie"), nos llega "Book of Blood", una historia de fantasmas al más puro estilo del artista inglés, que nos plantea el eterno debate entre la ciencia y lo sobrenatural. Después del excelente sabor de boca que dejo la reciente adaptación cinematográfica de otra de sus obras, "Midnight meat Train", la que por cierto, ha sido editada hace poco en nuestro país bajo la fidedigna traducción de "El Tren de la Muerte", tenía ganas de volver a ponerme en manos de la enfermiza mente de este hombre, pero por desgracia, "Book of Blood" no ha cubierto mis expectativas, y eso que tanto el planteamiento inicial como la macabra y decadente puesta en escena de los primeros veinte minutos son innegablemente seductores, con una soberbia secuencia al más puro estilo "Hellraiser" incluida, que pone la piel de gallina, pero a partir de ahí la historia se va por derroteros demasiado convencionales, y que ya hemos visto antes en muchas ocasiones, poniéndonos en la piel de una doctora en fenómenos paranormales que con la ayuda de un joven al que se le atribuyen dotes videntes en su infancia, investiga la casa donde falleció una joven en extrañas circunstancias.


La historia se vuelve entonces en un constante enfrentamiento entre ciencia y misticismo cuando supuestamente el joven comienza a experimentar una serie de inexplicables episodios. Como en todos los casos de películas de fenómenos paranormales, uno espera encontrar el clásico repertorio de sustos fáciles (véase "Exorcismo en Connecticut"), o el no tan clásico repertorio de momentos terroríficos (véase "100 Feet"), pero ni uno ni otro es el caso de "Book of Blood", pues la historia se centra mucho más en la relación entre sus dos protagonistas que en enseñarnos realmente el horror del universo Barker, para lo cual tendremos que esperar hasta el tramo final de la cinta, punto en el que ya habremos sufrido el insufrible ritmo lento de una historia que parece no avanzar y que se dedica a divagar sobre la misma idea una y otra vez.

Lo mejor de "Book of Blood" lo encontramos en su apartado visual, pues hace gala de unos sobrecogedores efectos especiales (atención especial a la primera muerte, que seguro que despierta un poquito de nostalgia en todos los admiradores de ese señor calvito con clavos en la cara), que aunque en cuentagotas, consiguen subir el tono general del filme, así como la buena interpretación y el "feeling" entre la pareja protagonista, Sophie Ward (actriz que ha trabajado mucho en televisión, destacando su participación en la serie inglesa "Heartbeat") y Jonas Armstrong (tres cuartos de lo mismo, el cual popularizó su rostro en la serie "Robin Hood"), que incluso se marcan la licencia de mostrarnos algún momento subidillo de tono, digno de la "mejor" película española.

Conclusión, "Book of Blood" es una aceptable película de terror, pero demasiado irregular, un excelente inicio, un soporífero nudo, y un interesante y hasta cierto punto sorprendente desenlace, donde se desaprovecha demasiado una interesante situación centrándose en demasía en la psique de sus protagonistas y dejando el argumento en un irrelevante segundo plano, así como un total desaprovechamiento de los excelentes recursos visuales con los que cuenta el filme, restringidos prácticamente al inicio y al final del mismo. Si esperas el clásico festival bizarro de sangre del universo Barker, "Book of Blood" no es la mejor opción, pero si eres un enfermo de los fantasmas, y no te importa compartirlos con un melodrama telefilmero, ésta puede ser una opción interesante. A mí, dicho sea, me ha aburrido como una ostra.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.