lunes, 6 de julio de 2009

Crítica: Eden Lake

El Reino Unido se ha convertido en una factoría de excelentes películas de terror, filmes como por ejemplo "28 Días Después", "28 Semanas Después", "Dog Soldiers" o "The Descent", lo demuestran con creces. "Eden Lake" es otra de esas joyas británicas, pero esta vez, centra su historia en la más cruel y realista violencia social. Dirigida impecablemente por el debutante James Watkins, la película parte de una cotidianidad cercana, y nos muestra como una pareja decide pasar un fin de semana en un lago, pero estamos viviendo tiempos violentos, y lo que a priori no tendría que suponer ningún peligro, como ir de camping o de excursiónpor la montaña, ahora entraña un verdadero peligro, y si esto sucede en una película, lo más posible es que terminen todos muertos.

Pero no os confundías, no estamos ante la típica película de un grupito de jóvenes que va al bosque y que son atacados por algún ser irracional, aquí no hay ni monstruos, ni infectados, ni victimas del incesto, ni zombies, aquí todo es real como la vida misma. En "Eden Lake" tendremos a un grupo de adolescentes mal nacidos que nos harán pasar auténtico terror y mucha tensión, la cual no desaparecerá prácticamente en ningún momento de la obra.


Podría decirse que la película refleja la sociedad actual, una sociedad en la que va en aumento la violencia juvenil sin justificación, lamentablemente esta agresividad se está convirtiendo en algo cotidiano y ya no sorprende leer en la prensa casos de agresiones extremas provocadas por adolescentes. Tal vez sea porque vivimos en una sociedad violenta y muchos jóvenes crecen con una sensación de impunidad por culpa de unos progenitores permisivos que no les han puesto límites, una mezcla que resulta explosiva, eso bien lo saben los maestros de escuela, víctimas del índice de bajas por depresión mas alto de todos los tiempos (aunque esta depresión se recupera rápidamente con la cantidad de vacaciones que tienen al año).

Dejando a un lado esta crítica en forma de apunte sobre violencia juvenil que nos rodea y que veremos reflejada en la película, "Eden Lake" nos ofrece una atmósfera inquietante, una fotografía cuidada y una banda sonora en consonancia a las situaciones que veremos. No en vano ganó, esta opera prima de James Watkins, el que por cierto, escribirá el guión de la secuela de "The Descent", fue la ganadora del Premio Especial del Jurado en la pasada entrega del Festival de Sitges.

A parte de la historia cruda y realista que nos ofrece, la cinta también nos regala momentos de gran brutalidad y ensañamiento, de esos con gorgotones de sangre que ponen pelos de punta, se podría decir que "Eden Lake" es como una mezcla de "Deliverance" y "El Señor de las Moscas", así que ya os podéis imaginar por donde van los tiros. Protagonizada por el actor Michael Fassbender ("300", "Hunger") y por la actriz Kelly Reilly ("Una Casa de Locos","Orgullo y Prejuicio") y siendo ésta quien lleva prácticamente todo el peso de la película, logra transmitir a la perfección sentimientos tales como la rabia, el terror o el miedo, en una cinta que no dejará indiferente a nadie. Totalmente recomendable, una película que sorprenderá gratamente a los seguidores del género.


3 comentarios:

VALENTUAN dijo...

ME ENCANTO LA PELICULA,LA RECOMIENDO,LE DOY UN 9.
ME GUSTARIA QUE HICIERAIS LA CRITICA DE UNA PELICULA PARECIDA,LLAMADA ROGUE RIVER,LA VI HACE UNA SEMANA Y ME ENCANTO,ME TRANSMITIO ESA SENSACION DE AGOBIO Y TENSION QUE BUSCO Y ME ENCANTA DE ESTAS PELIS. GRACIAS

Darkotica dijo...

Valentuan, como ves a mi también me encantó Eden Lake, es de esas pelis que mientras la ves tienes el corazón en un puño, de las que dejan huella...

Veré lo que se puede hacer con Rogue River, yo aun no la he visto, curiosamente eres la primera persona que me dice que le ha gustado jeje!

Un saludo y gracias a ti.

Bieitols dijo...

Es sin duda una gran película.
Sí recuerda al Señor de las Moscas por la presencia de una tribu de niños sueltas en la naturaleza, con la impunidad que da estar lejos de la civilización
También recuerda a Long Weekend, por el planteamiento inicial. Aunque aquí la naturaleza es amable, siempre sale preciosa. Y no supone más amenaza que por su magnitude la que es difícil escapar. Aquí lo peligroso es siempre humano.
Pensé también por Quien puede matar a un niño, por aquello del debate moral que el propio título muestra a las claras.
Pero a mi me recuerda más a Deliverance. Por su opción naturalista. Renovada en cuanto a que aquí el problema no es el aislamiento de la población. Y su endogamia y pobreza intelectual. Sino el fruto de una sociedad cuya mayor crisis es moral. Capaz de engendrar aquello que los americanos llaman White Trash. Una mezcla malparida de patriotismo, individualismo malentendido, ausencia de código moral y hogares ya no desestructurados sino podridos. De cuyo máximo exponente sería August Underground.

Aquí la forma es mucho más formal. Claro. Nada de found footage. Cine clásico. Realmente sin inventar nada. Pero haciéndolo todo bien. El ritmo es perfecto. Las reacciones son todas humanas y coherentes. Está cargada de sutiles matices. Muy bien rodada. Bien iluminada. Y con un buen final.

Lo dicho, una muy buena película!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.