domingo, 21 de junio de 2009

Críticas: Dead Air

¿Que fue antes, el huevo o la gallina? Esa es la primera pregunta que asaltó mi mente después de visionar esta esperada "Dead Air", nueva película de Corbin Bernsen, al que conocemos mas por su papel de saca muelas asesino en las dos entregas de "El Dentista" y por su participación en la serie "Psych", que por su faceta de director, donde después de probar primero con la comedia ("Carpool Guy") y después con la intriga ("Donna ond Demand") sin demasiados buenos resultados, se lanza ahora con uno de los géneros mas populares dentro del terror, el de los muertos vivientes (y prometo esforzarme por no mencionar a Romero en toda la crítica, poniendo un testículo en el fogón si termino cediendo al tópico).

Lo del huevo y la gallina, lo decía obviamente por el enorme parecido con la canadiense "Pontypool", que como se suele decir en estos casos, es más que razonable. Yo incluso me atrevería a decir que alguno de los dos proyectos ha sido "influenciado" por el otro, por que las posibilidades de que aparezcan al unísono, dos películas de zombies ubicadas en una emisora de radio, son poco mas que remotas (aunque en realidad estamos ante dos propuestas bien distintas y que incluso me atrevería a cuestionar si pertenecen al mismo género), pero bueno, tampoco vale la pena entrar a valorar este tipo de cosas, mas en un momento donde la industria del cine se ha vuelto de lo mas parasitaria y se dedica a sacar tajada de las ideas de otros a base de "influencias", precuelas, secuelas y remakes.


Para los que no hayan visto "Pontypool", os diré que "Dead Air" nos pone en la piel de un irreverente locutor de radio y sus compañeros de equipo, que una noche cualquiera en mitad del programa, comienzan a recibir llamadas de oyentes que relatan una serie de altercados y episodios de violencia que se están dando por toda la ciudad.

¿A alguien le suena de algo? ¡Exacto!, es exactamente el mismo punto de partida que el de la película de Bruce McDonald, la única diferencia es que a "Dead Air" le falta toda la imaginación e inteligencia que le sobró a "Pontypool", y que conste que esto no lo digo como algo peyorativo, pues ante todo quiero dejar claro que "Dead Air" me ha parecido un filme de muertos vivientes de lo mas decente, pero la grandeza de "Pontypool" fue precisamente reconocer sus limitaciones (me refiero al vil metal, claro) y buscar una fórmula que supliera este "handicap" tan importante (el resultado, como ya es sabido por todos, fue bastante brillante), mientras que "Dead Air" elige el camino recto y salta al ruedo en pelota picada (aprovecho la ocasión para denunciar esa barbarie a la que algunos descerebrados aun llaman "fiesta nacional" y que apelando al sentido común, espero se erradique algún día), intentando afrontar con su limitadísimo presupuesto y escasos recursos, una clásica película de muertos vivientes (en este sentido, la participación de Patricia Tallman es toda una declaración de intenciones).

¿En que se traduce todo esto? Pues evidentemente en una película cutre y con cierto regustillo a rancio. Esta realidad, que se disimula mas o menos bien en las escenas que transcurren en el edificio de la emisora (el 75% del tiempo), se acentúa, claro está, cuando la acción se traslada a las calles, donde lejos de los bombásticos "shows" apocalípticos a los que nos han acostumbrado cosas como "Amanecer de los muertos" e incluso productos menores como el popularmente defenestrado "Día de los muertos" de Steve Miner (y eso que la única cagada del pobre diablo fue titular su película igual que la de Romero, luego la "prensa rosa" de internet nos la acabó de vender como el remake que desde luego no era) y claro, aquí lejos de ese caos multitudinario y visualmente abrumador, lo que vamos a encontrar son unas calles desiertas (han tenido el detalle de filmar bien entrada la noche) y a algún que otro grupo de zombies (diez o doce unidades en el mejor de los casos) saliendo de algún oscuro callejón y corriendo hacia su víctima (algunos con mas "arte" que otros).

Pese a estas limitaciones obvias, hay que destacar el esfuerzo llevado a cabo con las caracterizaciones, que aunque sin alardes, cumplen con el mínimo exigible tirando de lentillas, ropas maltrechas, salpicaduras de sangre y mucha mala leche. Además hay que decir que esta "cutrez" general, puede llegar a tener un enfermizo encanto si se mira con los ojos adecuados y por momentos, consigue transmitir esa dosis de crudeza y "mal royo" que necesitan este tipo de películas para resultar efectivas.

En el reparto encontramos al bueno de Bill Moseley como maestro de ceremonias y único vínculo con el cine de élite, no en vano lo hemos podido ver al servicio de Rob Zombie en películas tan populares dentro del mundillo como "La casa de los mil cadáveres" o "Los renegados del diablo", por no mencionar su genial aparición en el musical de terror "Repo! The genetic opera" (la cual me pregunto cuando coño editarán en nuestro país), que como en el es habitual, nos ofrece una actuación mas que correcta (aunque lejos, muy lejos, de la genialidad de Stephen McHattie en "Pontypool"). A su lado, la citada Patricia Tallman, en lo que sin duda es un claro guiño para el aficionado y a la que se recuerda de aquella genial revisión del clásico de George A. Romero, "La noche de los muertos vivientes" que realizó Tom Savini en 1990, aunque para los seguidores de la serie de ciencia ficción "Babylon 5", siempre será la telépata Lita Alexander. Luego también podremos ver a algún que otro secundario crónico como Dan Lauria ("The Spirit"), Joshua Feinman ("Transformers") o al mismísimo Corbin Bernsen haciendo un pequeño cameo.

Conclusión, "Dead Air" y haciendo un símil futbolístico, es un segunda B intentando jugar en primera división, que pese a sus muchas limitaciones, consigue dar el pego lo suficiente como para tener al personal entretenido durante hora y media. Una película que aunque no resulta especialmente terrorífica (y que queda bastante lejos de su prima hermana "Pontypool"), si que contiene algunos buenos momentos de tensión, una insana atmósfera e incluso ese toque "político" y de denuncia social que caracterizó a las cintas de Romero (el origen de la infección en "Dead Air" es de lo mas oportuno), dando como resultado un acabado con cierto "encanto" y erigiéndose como una opción a tener en cuenta si te va todo el royo este de los podridos en su vertiente mas convencional. Yo por mi parte, voy a pagar mi apuesta y me voy a chamuscar un poco las pelotas.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.