lunes, 15 de junio de 2009

Crítica: Feast

Ante películas como "Feast", a uno no le queda mas remedio que quitarse el sombrero y hacer la correspondiente reverencia, estamos ante una jodida obra de arte, y lo mejor de todo es que tan solo es el comienzo de una prometedora trilogía, llevada a cabo por el debutante John Gulager, y producida por Wes Craven, Ben Affleck y Matt Damon.

"Feast" ofrece una experiencia terriblemente intensa, siguiendo la estela de películas como "Abierto Hasta el Amanecer", "Caballero del Diablo" o "La Noche de los Muertos Vivientes", donde un grupo de personas de lo mas variopinto, tendrán que colaborar entre si para resistir al cruel asedio de una fuerza infernal que empuja desde el exterior, intentando entrar para devorarlos a todos.


La película, si bien en las formas no es demasiado original, si en las maneras, donde es un alarde de personalidad que no dejará indiferente a nadie, ni para bien ni para mal, y digo esto por que estamos ante un filme realmente grotesco, de altísima violencia, con algunas secuencias bastante fuertes, no ya solo por el gore explícito, sino también por su "picante" sentido del humor que puede ofender a mas de uno. Así mismo, también tiene una fuerte dosis de auto parodia, haciendo referencia en varias ocasiones a muchos de los tópicos característicos de estos filmes, gags estos, que resultan terriblemente divertidos. De entrada podremos ver ya un claro ejemplo, cuando se nos presente a cada uno de los personajes cual concurso televisivo, donde nos darán su nombre, hobbies, y su expectativa de vida dentro de la película.

Los efectos especiales son de órdago, tanto la puesta en escena como el diseño de las criaturas, una especie de híbrido entre el Alien de Ridley Scott y Venom, dotados de un aspecto imponente, bueno, muy bien dotados en todos los aspectos....

En el reparto encontramos a un buen puñado de interesantes actores, Balthazar Getty ("Alias"), Navi Rawat ("Undead Or Alive"),Duane Whitaker ("The Devil's Rejects") Judah Friedlander (al que veremos también en la secuela de "Cabin Fever"), Clu Gulager (hermano del director), haciendo todos ellos un excelente trabajo, y destacando nuevamente al bueno de Henry Rollins, al que ya pudimos ver en "Wrong Turn 2", aunque aquí nos ofrecerá un registro muy diferente, en lo que es otro claro ejemplo de auto parodia.

En definitiva, "Feast" es una autentica joya vestida de anonimato, que de momento aún no se ha podido ver por estos lares, recordándonos de nuevo, lo tercermundista que sigue siendo este país en muchos aspectos, pues la cinta tiene ya tres añitos. Una película divertidísima y angustiosa a partes iguales, que sorprende tanto por su gran capacidad para hacernos reír y atemorizarnos, como por su perfecta factura técnica, y que con el tiempo, seguro se convertirá en un filme de referencia. Recomendadísima.


1 comentarios:

RUBÉN ARNAIZ dijo...

El concursante de una especie de •Gran Hermano” sobre cine ganó como premio la realización de un film y ese premio se convirtió en esto. Como el mismo título indica, este film es un autentico festín para los que sepan disfrutarlo sin ningún complejo. Ya desde los primeros e hilarantes fotogramas (homenajeando nada menos que a “La casa de los 1000 cadáveres de Rob Zombie), nos damos cuenta de que no estamos viendo un film de terror/gore/monstruos cualquiera. La premisa de sus hacedores es no marcarse ningún limite ni restricción, en principio algo contraproducente, sabiendo que los productores del mismo son los temibles hermanos Weinstein. Pero por suerte, no han metido mano esta vez. Así que vía libre para la destrucción total de los estereotipos en todo tipo de films (desde el típico héroe “mazas”, a la “rubia tonta”) no dejando títere con cabeza, literal y figuradamente. Todo ello rebozado con un humor negro y a veces cazurro, una puesta en escena surrealista y en ocasiones, incluso minimalista, y unos efectos de maquillaje (obra de Gary Tunnicliffe, el creador de los efectos de los cenobitas de “Hellraiser”) absolutamente efectivos. En lo puramente argumental, unas criaturas la mar de originales atacando (la mayoría de veces gratuita e ilógicamente) a los personajes en un único lugar (un bar), pero con giros de guión lleno de pequeñas sorpresas (sobre todo las comentadas criaturas) y los típicos fallos salvados de manera muy efectiva (atención al intento de explicación al origen de los monstruos). La verdad es que es un film que no d atregua desde que empieza hasta su divertido final (con uno extra al poco de empezar los créditos).

Lo mejor: La originalidad de la propuesta, dentro de los cánones del cine de género, así como la sorprendente seguridad de los actores.

Lo peor: Las ingentes incongruencias de los ataques de los monstruos. Único punto negro de un film que hay que ver.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.