martes, 26 de mayo de 2009

Crítica: Dark Ride

Claramente inspirada en "Fun House" ("La Casa de los Horrores") de Tobe Hooper, esta "Dark Ride"("La casa del terror"), es otra de esas películas que cogen una buena fórmula realizada con anterioridad, la mezclan con otros tópicos del género y finalmente tienen como resultado, una especie de plato precocinado, en los que en el primer bocado piensas que no está mal, en el segundo que se deja comer y en el tercero piensas que no hay nada como la cocina casera. "Dark Ride" contiene un principio que promete, luego te la ves venir y según avanza va defraudando.

Con un inicio bastante sugerente, en el que dos jóvenes hermanas se disponen a dar un viaje en cochecito de raíles por el interior de un túnel del terror, uno de esos que recrean toda clase de monstruos de cartón piedra, autómatas en situaciones endiabladamente malvadas, juegos de luces y sonidos desapacibles.... hasta que finalmente, las menores son brutalmente asesinadas, la película continúa la historia casi veinte años más tarde, donde por enegésima vez, veremos como un grupito de jóvenes estúpidos (en especial el rubio, que es para matarlo a tortas), se dirigirán de pleno en su inteligente viaje en furgoneta hacia la famosa "Casa del Terror", no sin antes recoger a una desconocida y rubia autoestopista de en medio de la nada, y que cuyo cerebro parece estar tocado por las drogas, con esta guinda tan poco original, ya tendremos al grupito completo metido de pleno en el matadero, quiero decir, en "la casa del terror".


Esta película que formó parte del After Dark Horrorfest, está dirigida por Craig Singer ("Una buena noche para morir"), y a parte de recordar bastante a "La Casa de los Horrores" de Tobe Hooper, contiene un momento que me recordó a "La casa de los 1000 cadáveres" de Rob Zombie, me refiero al momento en el que los jóvenes paran en una gasolinera y allí descubren el panfleto publicitario de la atracción, os juro que pensé que iba a aparecer el Capitán Spaulding en cualquier momento, por desgracia me equivoqué, pero no en vano, el viejo de dicha gasolinera aportó uno de los mejores momentos al film.

En esta ocasión, el asesino enmascarado, un ser deforme que se cubre la cara con una careta y que lo único que sabe hacer es matar sin parar a todo aquel que pille, resulta tan original como su fuga del psiquiátrico de alta seguridad. Este asesino tiene mucho que envidiar a Jason Vorges o a Michael Myers, ya que le falta carisma por todas partes, ni da miedo, ni impresiona, sólo se dedica a aparecer en el momento oportuno y en un segundo clavar el cuchillo a su victima, eso si, la criatura es creativa y hace lo posible para que cada muerte sea diferente y espectacular, desde cabezas abiertas a la mitad, degollaciones, etc...Es una pena que entre muerte y muerte, el filme resulte un poco pesado, le falta algo de ritmo, y aunque los decorados y la atmósfera están realmente bien realizados, no le han sabido sacar todo el partido a un lugar del que se puede sacar mucha miga.

En definitiva, una película con un argumento más que sobado, pero con buenos efectos sangrientos, buen ambiente, con unas actuaciones pasables, donde veremos a la actriz Jamie- Lynn Sigler ("Los Soprano") , y con un final un tanto estúpido y bastante predecible, en fin, un film que sin complicaciones te puede hacer pasar un rato entretenido.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.