miércoles, 27 de mayo de 2009

Crítica: All the boys love Mandy Lane

"All the boys love Mandy Lane" o "Seducción Mortal" como se le ha llamado en nuestro país, en un derroche de imaginación, es una película dirigida por Jonathan Levine, que debutaba aquí con su primer larga duración después de tan solo haber trabajado en un par de cortos que además, nada tenían que ver con el terror, y eso se nota y mucho en esta "All the boys love Mandy Lane" una película del etiquetado "terror tennager", y esta vez el término no podría ser más apropiado, pues yo diría que la mayoría del reparto apenas ha terminado la secundaria en la vida real, lo que no quita que los muy cabrones estén poseídos por las hormonas adolescentes del diablo e intenten tirarse a todo lo que se menea.

Teniendo esto en cuenta, pues no hace falta tener demasiada imaginación para saber por donde van los tiros, un grupo de adolescentes drogándose, bebiendo y queriéndose en un solitario rancho, mientras un "desconocido" asesino les va dando pasaporte entre raya y paja, aunque de forma vulgar y lejos del estilismo de los grandes "matadores" del género, que acompañado de una total de ausencia de humor, hacen de esta película un coñazo bastante importante, que igual puede funcionar entre un público adolescente, donde los amoríos y la pornografía de instituto están a la orden del día, pero no con el resto de seres humanos de cerebro desarrollado.

No hace falta decir que la cinta carece totalmente de ningún tipo de tensión ni atisbo de terror, demostrando la total incapacidad del señor Levine en este aspecto, ni siquiera los tópicos del género le resultan efectivos en esta ocasión, y eso que tenemos a nuestra disposición a todos los "sospechosos habituales" del "slasher" adolescente, el guaperas ligón que se las cepilla a todas, el drogata, el negro, la chica inocente, las que se quieren tirar al guaperas ligón e incluso en "cabeza de turco" colocado estratégicamente para que podamos ganar nuestra particular partida de "cluedo", y por si alguno de la última fila, aún no tenía suficientemente claro quien es el asesino, este se nos desvela a mitad de la película, desapareciendo de esta manera el único punto de interés que le quedaba a la historia, porque ni siquiera el rocambolesco y absurdo final salva los muebles en este sentido.

Violencia? La justa y con bastante poca gracia, lo que resulta especialmente irritante en una película como esta, que ya que no ofrece nada interesante, en todas las demás facetas, por lo menos nos podría regalar un buen puñado de sangre gratuita, aunque fuera para echar unas risas, pero ni siquiera en esto han sido capaces de mostrar un poquito de imaginación. Lamentablemente, lo único destacable a nivel visual, es el bonito repertorio de técnicas cinematográficas y efectos videocliperos de los que se abusa constantemente a lo largo de la cinta, supongo que Levine quiso amortizar sus años de estudio en la escuela de cine.

Conclusión, "All the boys love Mandy Lane" es un "slasher" adolescente del montón, descafeinado, predecible y aburrido, una opción nada recomendable, más teniendo en cuenta la gran cantidad de oferta que hay en este subgénero. Pero, ¿estaba realmente tan buena Mandy Lane? Eso tendréis que descubrirlo vosotros.


2 comentarios:

Jesús Haro dijo...

De las pocas pelis que vi en Sitges 2006 (la edición de la oreja en la playa) y en la maratón del último día del Festival, "All the boys love Mandy Lane" no vale mucho pero en su momento fue entretenida, como la gran mayoría de pelis del certamen. Presentada en la sección Midnight X-Treme, el film es un slasher dirigido por un debutante americano, Jonathan Levine, que no ha llegado a ser un referente, como muchos otros. La historia se resume en la típica adolescente retorcida objeto de deseo y sus colegas. Drogas, alcohol, sexo y muertos.

Rector, tu crítica me parece corta y eso se me hace extraño. Coincido en lo que dices. No vale mucho.

El Rector dijo...

Jesús, pues si esta es de las pocas que viste, no tuviste mucho ojo, jeje. Y es que la película es flojita flojita e incluso lo de catalogarla de "slasher", le queda grande. Muy poco a destacar, por no decir nada. Si acaso, decir que a Amber Heard le valió como escaparate para darse a conocer a ojos de la industria, y de paso, de Johnny Depp... eso sí, su carrera, al menos hasta la fecha, no se puede decir que haya sido gloriosa.

Corta? Bueno, ¿De verdad era necesario más en este caso?

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.